Síguenos

«Teniente corrupto»: Herzog y Cage, alucinados

Críticas

«Teniente corrupto»: Herzog y Cage, alucinados

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasComentarios

Alucinada nueva versión de uno de los más recordados clásicos de Abel Ferrara. Werner Herzog y Nicolas Cage unen fuerzas para sumergir al espectador en un marasmo tan lisérgico como imposiblemente grueso de principio a fin.

Terence McDonagh (Nicolas Cage) es ascendido tras su heroico salvamento de un hombre atrapado tras el desastroso paso del Katrina por Nueva Orleans. Desde su nuevo cargo satisfará sus excesivas aficiones, todas ellas relacionadas con placeres alejados de las obligaciones de su trabajo. Tendencias, por otro lado, rayanas en lo psicótico. Quienes probablemente quedarán más sorprendidos ante el “Teniente corrupto” de Werner Herzog serán los conocedores del referente en el que se basa, aquel pequeño clásico homónimo de 1992 firmado por el aún entonces visceral Abel Ferrara con un Harvey Keitel musculosamente integral absolutamente entregado a un descenso a los infiernos personales de quien no tiene nada que perder, porque no encuentra nada a lo que aferrarse y por lo que luchar en un entorno carente de moral y valores de conjunto. Y es que las similitudes entre una y otra, improbables desde el mismo instante en el que el imposible Nicolas Cage hace su aparición en escena, se encuentran soterradas bajo la intención del cineasta de parodiar no ya ese título, sino buena parte de la industria y sus pautas genéricas.

Teniente corrupto-jose-1

Al margen de la voluntariedad del director de trasladar el libreto de William Finkelstein rebozando la puesta en escena y el avance de los acontecimientos de un humor muchas veces espontáneo, derivado de la exageración de su protagonista en una interpretación gris e inverosímil, la película, marciana hasta decir basta, destruye de manera sistemática lo aceptado como convencional y ofrece un espectáculo bizarro, de tintes trash incluso por lo tosco y retorcido; presentada intencionadamente como una banalización de sus fuentes, no puede el observador sino aceptar el juego de Herzog y tratar de buscar en la historia un encrespado sentido del humor en el patetismo existencial de McDonagh, suerte de nerd crecido y envalentonado al que todos permiten campar a sus anchas, en un ejercicio de indulgencia cinematográfica pocas veces visto y que convierte lo aleatorio en inexorable.

Teniente corrupto-jose-2

Al margen de comicidades involuntarias ─o no, la duda es constante─, sí supura “Teniente corrupto” mala uva en su dibujo de las perversiones que de principio a fin inhala un palco sumido en un viaje lisérgico y circular que culmina en un retorno a los orígenes del protagonista, purificado por la mano sanadora del realizador tras hacerle pasar un constante y encorvado tormento en el que incluso abundan lagartos que salpican el metraje aportando un elemento de ensoñación constante, de pesadilla recurrente, que hace dudar aún más acerca de las fangosas intenciones de un film aterrador en su incomprensión. Con todo, impagables resultan la mayoría de los secundarios que pululan en torno al desastrado eje de la trama, sucumbiendo todos ellos al anti-encanto de quien no espera nada pero parece conseguir todo, vegetando en un parque de atracciones urbano repleto de sexo, drogas y partidos amañados sin control ni limitaciones aparentes. Sembrará, además, la doble semilla de la perpetuación y el desconcierto en la bella y divertida Eva Mendes, nueva partenaire de Cage tras aquella castaña motorizada que sufrimos hace un par de años. Compleja, magistral, desastrosa, subjetiva como pocas. Pero agita, y merece una oportunidad.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “Teniente corrupto” © 2009 Millennium Films, Nu Image Films, Edwards R. Pressman Film, Polsky Films, Saturn Films y Osiris Productions. Distribuida en España por Wide Pictures y Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir