Síguenos

«Terminator salvation»: Futuro incierto

Críticas

«Terminator salvation»: Futuro incierto

«Terminator salvation» es una heredera sin el alma de sus predecesoras, sin el incansable pulso épico de Cameron o el brío y fina ironía de Mostow. Christian Bale resulta fatalmente eclipsado por un destacado Sam Worthington.

Se enfrentaba «Terminator salvation» al terrible reto de continuar una saga cumbre en la ciencia-ficción, al desalentador desafío de no salir derrotado tras la impresionante narrativa de James Cameron o el brío y fina ironía de Jonathan Mostow. Se enfrentaba, también, al no menos complicado asunto de proponer, de una vez por todas, ese futuro post-apocalíptico del que tanto nos habían hablado y que sólo podíamos intuir a partir de los flash-forwards de la guerra entre las máquinas y los hombres. «Terminator salvation» puede presumir, y no es poco, de salir razonablemente airosa de dichos retos y particularmente victoriosa en lo estético de esa guerra, en esas vastas planicies arenosas y pobladas de chatarra que no se olvidan de George Miller, en ese cromatismo sucio hiperrealista, incómodo, que asiste al incomparable espectáculo de gigantescas moles de metal en búsqueda y aniquilación de la especie humana.

Ampliar imagen

McG firma una heredera que carece del alma de sus predecesoras, del incansable pulso épico de Cameron o su inteligencia al abordar los derroteros más sentimentales de sus aventuras (el discurso de John Connor a la resistencia se ve despojado de cualquier emotividad). En su lugar, propone una suerte de cine bélico futurista, convencido de que el triunfo llega con planos secuencia imposibles (la escena del helicóptero) y mucha, mucha carne en el asador. Es decir, acción multiplicada, elevada a la enésima potencia y servida con frenetismo visual para asegurarnos que estamos ante la última experiencia Terminator. Sin embargo, hasta el más acérrimo y el menos nostálgico de los seguidores de la saga intuyen que algo hay de irreemplazable que no han de encontrar aquí. Y es el propio McG quien se encarga de recordárselo, al convertir su final en casi un homenaje a los respectivos de las dos primeras entregas.

Ampliar imagen

«Terminator salvation» es un órdago a la grande en permanente piloto automático. Es decir, ofrece un incesante espectáculo de magnitudes crecientes que, sin embargo, no goza de la artesanía de sus anteriores. Christian Bale dibuja un John Connor sorprendentemente olvidable, falto del carisma que se le presupondría al actor, fatalmente eclipsado por un destacado Sam Worthington, quien desempeña a un Marcus Wright acertadamente introducido como personaje-variable del futuro previsto. Su personaje puede presumir de más aristas, de ser el inesperado protagonista pese a las reducidas oportunidades que le brinda la ascendente aparatosidad de la acción (desmesuradamente brillante la persecución del robot gigante). También de marcar un posible desvío al determinismo promulgado desde «Terminator 3: La rebelión de las máquinas», el de un futuro para la saga que demuestra el recorrido que aún podría gozar. Si bien ese futuro ya no se presenta, ni mucho menos, tan prometedor.

Calificación: 6/10

  • Más información sobre «Terminator salvation»
  • Tráiler español de «Terminator salvation»
  • Fotos de «Terminator salvation» (45)
  • Crítica (7/10): El protagonista es Marcus Wright, por J.R. Fernández
  • Crítica (7/10): Un buen punto de partida, por J. Arce
  • Tráiler del videojuego basado en la película
  • Noticias relacionadas con la banda sonora
  • Noticias relacionadas con la película y su equipo
  • En las imágenes: Escenas de «Terminator salvation» – Copyright © 2009 The Halcyon Company, Moritz Borman Production y Wonderland Sound & Vision. Fotos por Richard Foreman e Industrial Light & Magic. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Publicidad

    Novedades destacadas

    Guía de películas

    A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
    Subir