Síguenos

«Territorio prohibido»: Un cóctel amargo

Críticas

«Territorio prohibido»: Un cóctel amargo

Ficha de la película Territorio prohibidoSinopsis de Territorio prohibidoCartel de Territorio prohibidoFotos de Territorio prohibidoNoticias sobre Territorio prohibidoPrevia de Territorio prohibidoCríticas de Territorio prohibidoComentarios de Territorio prohibido

Wayne Kramer apelotona personajes y situaciones en un metraje atolondrado y aburrido. El director pasa sobre la superficie de los temas que propone, sin despertar intereses excesivos y resultando demasiado evidente.

Max (Harrison Ford), un agente especial afectado por su trabajo; Taslima (Summer Bishil), discriminada por opinar con honestidad sobre el 11-S; Claire (Alice Eve), aspirante a actriz dispuesta a todo por la tarjeta de residencia; Gavin (Jim Sturgess), buscavidas que se sirve de una religión que no practica para obtener un empleo… “Territorio prohibido” (ver tráiler), la nueva película del irregular e impreciso Wayne Kramer, propone un crisol cultural, racial y religioso que bulle en Los Angeles en torno a la siempre compleja ─y, en parte por ello, recurrente─ cuestión de la inmigración más o menos legal en los Estados Unidos. La lucha por los sueños se libra de nuevo en la pantalla, y otra vez lo hace reducida a su más simple expresión.

El director propone temas no por manoseados menos atractivos: la identificación de Islam y radicalismo, el lógico desgaste anímico de las fuerzas de la ley, las obligaciones familiares versus las obligaciones laborales, la corrupción en los estamentos reguladores, y un amplio etcétera que no consigue hacer atractivo por lo facilísimo de sus resortes, personajes y situaciones. Con aspiraciones de ser estilísticamente hermana de “Traffic” (2000) o “Crash” (2004), Kramer estructura su narración en pequeños compartimentos que forman parte de un todo mucho más amplio y ambicioso: la humanidad misma y la arbitrariedad implacable que rige nuestro mundo y nuestros destinos. Pero la ausencia de ritmo choca frontalmente con una edición que pasa de un lugar a otro con brusca velocidad, de manera que no puede profundizar en ninguna de sus historias cruzadas, quedando en la superficie de cada caso particular.

Además, el guión, también firmado por el realizador, tiende progresivamente al melodrama tremendista, estableciendo conexiones imposibles y azarosas limítrofes con el absurdo. La moralina que el libreto desprende por un lado se descompensa con las erráticas decisiones elegidas para dar conclusión a algunas de las historias clave que componen la película, de manera que papeles interesantes se desmenuzan, al tiempo que otros parecen optar por el camino más rápido para quitarse de en medio. Un cóctel amargo, en definitiva ─artísticamente hablando, claro─, que en parte refleja el caos mismo de la verdad que retrata, aunque no lo pretenda. Pero un cóctel aburrido y pavisoso, con un discurso interno y externo que no aporta soluciones ni mensajes relevantes a una problemática inagotable.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “Territorio prohibido”, película distribuida en España por Vértice Cine © 2009 The Weinstein Company, Kennedy/Marshall Company y Movie Prose. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir