“Tetro”: Coppola después de Fellini

Escrito por el 01.07.09 a las 18:25

“Tetro” es un dilatado capricho que quiere pertenecer a otro tiempo, que el director parió acordándose de las sesiones de cineclub que miraban al cine europeo de los 50 y 60. Es, digámoslo así, la autoría soñada, la cuenta pendiente de Coppola.

“Tetro” es Coppola de arte y ensayo. Ese cineasta que forjó su leyenda librando monumentales batallas con los grandes estudios y que hoy da rienda suelta a sus ínfulas de auteur más aplacadas. Su última película es, efectivamente, una de la más personales de cuantas ha firmado, si no la que más. Una radiografía del autor, del genio en el seno del competitivo contexto familiar que nos remite irremediablemente a la saga misma de los Coppola (piensen en Eleanor y Sofia Coppola y acertarán). “Tetro” es, por qué no, un dilatado capricho que quiere pertenecer a otro tiempo, que el director parió acordándose de las sesiones de cineclub que miraban al cine europeo de los 50 y 60. Es, digámoslo así, la autoría soñada, la cuenta pendiente que el director de “La conversación” tenía consigo mismo y con los admirados de su juventud. Y sí, por supuesto, tiene mucho de homenaje que se traduce sin ir más lejos en menciones a “Las zapatillas rojas” y “Los cuentos de Hoffman” de Michael Powell y Emeric Pressburger.

Ampliar imagen

Y luego está Fellini. Menciona Coppola “La dolce vita” en sus notas y no es por casualidad. Hay reminiscencias del maestro italiano desde la autoría atormentada al vodevil de los excesos, un teatrillo bonaerense de mala muerte que escenifica la razonable pero no deliciosamente grotesca “Fausta”, reverso femenino de la obra goethiana. Encima irrumpe Carmen Maura y su personaje resulta ser un hijo bastardo de Fellini, una crítica literaria de nombre Alone, paradigma de la pose intelectual y altivo muñeco de cera bien ejecutado por la madrileña. Pero es este sólo un adelanto, un preludio al clímax y conclusión de “Tetro”: el Festival de la Patagonia es ese escenario definitivo en el que se pretenderá el cuadro fatídico de cierta aristocracia cultural, las miserias expuestas de la alta sociedad sin la hiriente, casi terrorífica crueldad felliniana. Es decir, Coppola fagocita a Fellini, y “Tetro” termina siendo más un sentido homenaje que una poderosa emulación al riminés.

Lo furiosamente personal de “Tetro” resulta en no pocas ocasiones contraproducente, lejano cuando no reconocemos a esa versión argentina de Coppola, chapurreando una tragedia familiar del mismo modo en que Vincent Gallo chapurrea español, empeñado en hundir lo mejor de su saga con giros casi telefilmescos. El drama exacerbado (y a veces hasta postizo), no obstante, se sustenta en las buenas interpretaciones de su elenco, a saber una Maribel Verdú siempre destacada y un Alden Ehrenreich convincente en su debut. Y en cuanto a los flashbacks e incisos operísticos en color, estos son colofón de la desatadura creativa del realizador, pasajes de plasticidad extrema y subrayada fuerza cromática para representar la “Coppélia” de Hoffman o recuperar el personaje magnífico de Klaus Maria Brandauer. En fin, secuencias alternantes de violento, desnudo drama y fantasías ensimismadas del firmante. De un Coppola más autor que nunca. Y nunca menos portentoso que aquí.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Tetro” – Copyright © 2009 American Zoetrope, Tornasol Films, BIM Distribuzione y Castafiore Films. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.



Sorry, the comment form is closed at this time.



 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Agencia de comunicación y marketing de cine - Valencia

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.