Síguenos

«The cove»: El día que mataron a Flipper

Críticas

«The cove»: El día que mataron a Flipper

FichaCartelFotosSinopsisTráilerNoticias
PreviaCríticasComentarios

«The cove» es un impresionante artefacto que arrastra y emociona al espectador desde el primer fotograma. El director emplea el registro del thriller para una de las propuestas militantes más inteligentes de los últimos años.

Vamos a decirlo con todas las letras: «The cove» es, ante todo y sobre todo, propaganda. Y está muy orgullosa de serlo: tiene un fin claro (denunciar la matanza secreta anual de 23.000 delfines en una recóndita cala de Japón) y pone todos los medios para conseguir la movilización del espectador para detenerla (como rezan los créditos finales, la siguiente y atroz campaña comienza el próximo mes de septiembre), llegando a la interpelación directa para que se involucre en las campañas.

¿Resta esto mérito a este documental galardonado con un Oscar®? No, por la sencilla razón de que su director, Louie Psihoyos, ha logrado montar en su debut como documentalista un impresionante artefacto que arrastra al espectador desde el primer fotograma, emocionándole, presentándole a un personaje tan singular como Richard O’Barry, el preparador de los delfines de la mítica serie televisiva «Flipper» que ahora reniega de aquel éxito catódico que disparó el número mundial de delfinarios y, en consecuencia, la explotación de unos animales que viven estresados en tanques mucho menores de lo que necesitan, sometidos a una triste existencia que llega a empujarles al suicidio (la narración que hace de uno de los que intervenían en la serie es de las que se quedan grabadas en la memoria de manera indeleble).

Paralelamente, el director emplea el registro del thriller (o incluso mejor, del robo imposible) para narrar cómo reúne a su singular equipo para conseguir grabar, de manera subrepticia, la matanza que tiñe las aguas de la cala de rojo. Y si, previamente, nos ha mostrado cómo los delfines son seres prácticamente equiparables a los humanos no tanto por su inteligencia (que también), sino también por su autoconsciencia y su individualidad, el horror está asegurado. Si a eso añadimos las hermosísimas imágenes de estos animales en libertad, estaremos ante una de las propuestas militantes más inteligentes de los últimos años, alejada del egocentrismo que hunde por la base muchas de las propuestas de Michael Moore, el director que ha hecho famoso, sin haberlo inventado, este tipo de documentales.

Como bien afirma su director, era necesario para concienciar a la gente encontrar un punto que convirtiera a los delfines en algo más que simples animales, porque el público sólo se moviliza ante lo que logra conectar con nuestra sensibilidad. Y uno puede decir que si “The cove” no lo consigue, no sé qué podría hacerlo. Personalmente, desconozco si los datos sobre los esfuerzos políticos de Japón para dejar sin efecto las limitaciones de caza de cetáceos de la Comisión Ballenera Internacional (y que, indirectamente, están tras el exterminio que ocupa la cinta), o la comercialización de la venenosa carne de los delfines (venenosa porque, al ocupar el lugar más alto en la cadena alimenticia, presenta unos niveles de mercurio letales para el ser humano) se dan como se muestra en la cinta, pero he de decir que, a partir de lo que aparece en pantalla, suenan más que convincentes.

Personalmente, tiendo a desconfiar de las propuestas en las que las personas de opiniones distintas aparecen reducidas a la caricatura o a su presentación como seres desalmados (aunque, al parecer, se ofreció sin éxito a los pescadores japoneses la oportunidad de que expresaran su postura al respecto). Pero mentiría si no reconociera que el visionado de este documental me ha impresionado profundamente, y que inevitablemente ya no será para mí lo mismo visitar un parque acuático que incluya entre sus atracciones a estos animales. En todo caso, es una propuesta honrada, que no esconde sus cartas y contiene, junto a las horrorosas imágenes de la matanza (aunque algo me dice que se deben haber ahorrado las más terribles), también retazos de triste belleza. Se vea por donde se vea, una propuesta imprescindible.

Calificación: 9/10

En las imágenes: Escenas de “The cove” – Copyright © 2009 Oceanic Preservation Society, Diamond Dopcs y Skyfish Films. Distribuida en España por A Contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir