Síguenos

«The fighter»: La épica (im)personal

Críticas

«The fighter»: La épica (im)personal

Ficha de la película The fighterSinopsis de The fighterCartel de The fighterFotos de The fighterTráiler de The fighterClips de The fighterNoticias de The fighter
Reportaje sobre The fighterPrevia de The fighterCríticas de The fighterComentarios de The fighter

«The fighter» entra en la mejor tradición del cine de boxeo con identidad propia y una reconstrucción magnífica de los combates que emitía la HBO en los 90. La película de Russell halla toda su personalidad en la épica personal de sus protagonistas.

Cuando críticos como Manny Farber alababan obras en las que la mano del director se intuía poco, siempre lejos del exhibicionismo del estilo, bien se podían referir a películas como «The fighter» (ver tráiler). Sensaciones de un cine olvidado, sin miedo al sueño americano. Un aura clásica y estoica, sin complejos de lo académico. Cine de actores y de guionista, antes que de autor. Así es el último trabajo de David O. Russell, uno de los hijos de Sundance y un extraño difícil de encajar, más aún en un filme que pareciera ajeno a su época, como extraído de un tiempo pasado de rutinas de grandes estudios con los Oscar® como objetivo anual.

Russell pone otro grano de arena en la inconformidad de esa filmografía, resistente a las clasificaciones y sorprendente a cada paso. «The fighter» es un escalón distinto al de la metafísica e incomprendida «Extrañas coincidencias» (2004), pero también al de la mordaz, brillante «Tres reyes» (1999). Es cine que hace de la corrección virtud, y que emplea toda su personalidad en las épicas particulares de sus personajes, aun a riesgo de aparentar impersonalidad en su conjunto. Basada en la historia real del boxeador irlandés Micky Ward (Mark Wahlberg) y su hermanastro Dick Englund (Christian Bale), ex boxeador y adicto al crack, la película de Russell trasciende los esquemas tradicionales de ascenso, caída y redención a través de su radiografía de las relaciones familiares de su protagonista, fundamentales para bien y para mal en el tortuoso proceso de superación personal y construcción del héroe local: es en los pasajes fraternales que el cineasta encuentra sus momentos más memorables —Englund alejándose calle abajo, mientras proclama que ya no es el héroe que fue para su hermano—, en los que la honestidad dramática de la cinta es más inspirada, alineándose con la de los hermanos La Motta de «Toro salvaje» (Martin Scorsese, 1980) o la de los Malloy de «La ley del silencio» (Elia Kazan, 1954); pero, también, es en los afectos devoradores de las mujeres del clan Ward donde halla sus mayores desequilibrios, incapaz de ordenar emociones en las escenas corales protagonizadas por las hermanas y la madre —impecable Melissa Leo— del boxeador.

Digna heredera de los mejores ejemplos de un subgénero en el que no faltan glorias, «The fighter» entra en esa tradición con pleno derecho e identidad propia, una que pasa por las magníficas reconstrucciones televisivas de los combates retransmitidos por la HBO. Russell los filma con fidelidad a la textura visual —elogio de lo analógico— y a la multicámara que empleaba el canal por cable en los 90, y sólo pone una excepción a la regla: un impetuoso travelling que sigue a cámara lenta el intercambio de golpes entre Ward y un oponente.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de “The fighter”, película distribuida en España por TriPictures © 2010 Paramount Pictures, Relativity Media, The Weinstein Company, Mandeville Films y Closest To The Hole. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir