Síguenos

«The international: Dinero en la sombra». El espejismo de la justicia

Críticas

«The international: Dinero en la sombra». El espejismo de la justicia

Como thriller político de intriga, «The international: Dinero en la sombra» mantiene una narración ágil, dinámica y clara. Al fin y al cabo, lo que el espectador espera es intensidad dramática en una acción trepidante, y eso está más que conseguido.

No salimos de las sombras del poder de la semana pasada para seguir escarbando en la corrupción político-financiera que sostiene, en este caso, el crimen organizado y los conflictos internacionales: un banco está en el punto de mira, y la venta de armas y el juego de la deuda es la estrategia para el enriquecimiento personal. En «The international: Dinero en la sombra» el alemán Tom Tykwer firma un thriller de conspiración política al más puro estilo americano, haciendo una enmienda a la totalidad del sistema capitalista, donde acción u omisión propician negocios corruptos ante un individuo que queda indefenso y ahogado por la maraña de intereses ocultos. De nuevo, sólo algunos hombres íntegros quieren la verdad y la justicia… aunque hayan otros sin escrúpulos que no permitirán que nada les salpique.

Ampliar imagen

Salinger y Whitman son, respectivamente, un agente de la Interpol y una asistente de la fiscalía del Distrito que llevan a cabo una investigación que incrimina al banco BCCI, con sede central en Luxemburgo e intermediario interesado en la venta de armas a países del tercer mundo. Asesinatos bien organizados y mejor encubiertos, tramas con francotiradores y ex-agentes comunistas atrapados en la red de la corrupción, políticos oportunistas y banqueros ambiciosos de doble moral… todos en un mundo globalizado que permite al director llevar a la pareja de justicieros por Berlín, Milán, Nueva York o Estambul siguiendo pesquisas que les conduzcan al ojo del huracán en un viaje sin retorno, en el cual las sorpresas están a la vuelta de la esquina. Como thriller político de intriga, Tykwer mantiene una narración ágil, dinámica y suficientemente clara, a pesar del embrollo de personas e instituciones implicadas en la trama, y de un exceso de subtítulos de localización. Mejora si se contempla como película de acción, con escenas espectaculares como la del Museo Guggenheim, entre espejos e imágenes audiovisuales que «contemplan» impertérritas un tiroteo rodado antológicamente.

Ampliar imagen

No hay caídas de ritmo y el espectador asiste desarmado al bombardeo de fotones y balas que invade la pantalla. Los inevitables ases que el director saca de la manga para generar giros insospechados en la trama hay que entenderlos como licencias del género, como elementos de un cine mainstream que precisa de protagonistas sagaces y con un infalible olfato para lo turbio o para reconstruir intuitivamente un atentado. Elementos capaces de identificar al delincuente con sólo mirarle —es lo que hace la cámara en el primer atentado y poco después—, o hacerle salir a escena en el momento preciso para que sus perseguidores le sigan hasta el museo —no es el azar de «Corre, Lola, corre» sino artificio hollywoodiense—. Son momentos increíbles y casualidades necesarias para mantener una historia de complicidad e impotencia ante la corrupción, de escepticismo que lleva a justificar el pasarse al otro lado del terreno para acabar con la injusticia.

Ampliar imagen

Aunque la clave y lo definitorio de la cinta están en el guión y en la espectacularidad de su puesta en escena, Clive Owen y Naomi Watts resuelven con solvencia sus papeles de heroicos agentes. La pena es que la acción no les deje momentos para transmitir vida ni sentimiento personal, mientras que el veterano Armin Mueller-Stahl sí que dota a su personaje Wexler de una resignación y cansancio en la mirada de los que carecen el resto de las interpretaciones. Pero, al fin y al cabo, lo que el espectador espera es intensidad dramática en una acción trepidante, y eso está más que conseguido. Es una lástima que Tykwer muestre su cara más pesimista y no deje una puerta abierta a la esperanza de justicia porque… ha demostrado durante dos horas saber mostrársela a sus personajes cuando, acosados y en solitario, marchaban por un callejón sin salida.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Escenas de «The international; Dinero en la sombra» – Copyright © 2009 Columbia Pictures, Relativity Media y Atlas Entertainment. Fotos por Jay Maidment. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir