Síguenos

«The international: Dinero en la sombra». Más normalita de lo que aparenta

Críticas

«The international: Dinero en la sombra». Más normalita de lo que aparenta

«The international: Dinero en la sombra» es un simple entretenimiento, con un final decepcionante y algunas soluciones de guión sorprendentemente torpes y arbitrarias. La sombra de la trilogía de Bourne sigue siendo muy larga.

La nueva película de Tom Tykwer arrastra una aparente contradicción: tiene buenos actores, está rodada con acierto y hasta posee buen ritmo… y sin embargo, algo en ella no termina de funcionar, de enganchar a un espectador que no puede evitar sentir que cada uno de sus aciertos tiene reminiscencias de algún título anterior. Así, por ejemplo, la secuencia del tiroteo en el Guggenheim neoyorquino recuerda inevitablemente a la brillante persecución de la estación londinense de Waterloo de “El ultimátum de Bourne” (eso, por no hablar de los tejados de Estambul, hasta el punto de que uno casi termina esperando que los personajes salten de uno a otro, como ocurría en la Tánger de la misma película de Paul Greengrass), y hay en el tratamiento de los personajes, en la trascendencia y seriedad del planteamiento, una adecuación a la nueva ola de thrillers conspiranoicos que en los últimos tiempos llegan casi cada semana a nuestras pantallas.

Y es una lástima porque, por momentos, la película no carece de atractivos aislados: de planos tan estupendos como el cenital de la plaza de Milán, a la forma en cómo los edificios de alta arquitectura acaban convirtiéndose casi en personajes por ellos mismos (como símbolo del poder de las instituciones financieras que acogen en su interior), pasando por la pericia visual de Tykwer, siempre presente en sus filmes y también aquí entre lo mejor de la cinta. Junto a estas virtudes, un Clive Owen cómodo en otro de esos papeles de héroe-antihéroe que son casi marca de la casa (no en vano, Tykwer afirmó tener en la mente el que interpretara en “Hijos de los hombres”) y unos secundarios, desde su compañera de infortunios Naomi Watts a los villanos encabezados por Ulrich Thomsen, que cumplen con su cometido.

Ampliar imagen

Y sin embargo, el conjunto no arroja el resultado que cabría esperar, en parte por un guión cuyas costuras no soportan la sólo en apariencia densa trama, en parte por la carencia de un verdadero gancho que nos haga seguir la obsesiva investigación del personaje de Owen con el interés suficiente como para sentirnos involucrados en sus andanzas. Tan frío y, en el fondo poco empático, como el James Bond de Daniel Craig, la endeblez de su estructura, sólo disimulada por el brillante pero gélido envoltorio, llega a hacernos creer, a partir del prometedor arranque, que nos encontramos ante algo mayor de lo que finalmente se nos ofrece. Incluso, el hecho tramposo de que se haga publicidad de la adecuación de la trama a la actual crisis financiera termina volviéndose en su contra: en realidad, los tejemanejes del banco que el protagonista quiere desenmascarar son de naturaleza distinta a los que actualmente se encuentran en el disparadero de la atención mediática. Pero claro, cualquier estrategia promocional es buena para lograr hacerse un hueco en la atención del potencial espectador.

Ampliar imagen

En suma, “The international: Dinero en la sombra” se convierte en un simple entretenimiento, con un final decepcionante y algunas soluciones de guión sorprendentemente torpes y arbitrarias. Pero al menos no puede negarse que es elegante, y que fondo y forma coinciden más de lo que ocurría, por ejemplo, en la reciente “Duplicity”, también protagonizada por Owen pero de naturaleza muy distinta. Aunque eso sí, si de sombras hablamos, inevitable volver a referirse a la larga, muy larga, de la trilogía de Bourne, que ha tenido como consecuencia el esfuerzo de los realizadores para vestir mejor sus propuestas. En esto, Tykwer demuestra ser un buen profesional, pero la chispa que nos encandiló en sus comienzos no ha vuelto a sorprendernos como hubiese sido deseable. Curiosamente, ocurre aquí algo parecido a lo que le sucediera a Oliver Hirschbiegel en “Invasión”… incluida la frialdad. Casi invita al típico comentario fácil sobre su común origen alemán.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Escenas de «The international: Dinero en la sombra» – Copyright © 2009 Columbia Pictures, Relativity Media y Atlas Entertainment. Fotos por Jay Maidment. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir