Síguenos

«The reader»: La lectura como herramienta de purificación

Críticas

«The reader»: La lectura como herramienta de purificación

Estos días los judíos combaten desde los bosques, mientras la resistencia emerge con fuerza dentro y fuera de las fronteras alemanas. El cine continúa exprimiendo el filón de la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias en el pueblo o los dirigentes germanos, en una espiral creativa que parece no tener freno pero que al menos está buscando nuevos enfoques temáticos que en la mayoría de los casos se alejan un tanto de los campos de batalla, visitados hasta la saciedad por el público. Ahora, una vez más, hemos de referirnos a los desmanes de tamaña beligerancia, desde un prisma mucho más íntimo aunque igualmente demoledor.

the-reader-1.jpg

¿Qué importa más que la persona amada con devoción? Michael (Ralph Fiennes) hojea un libro que le trae numerosos recuerdos. Estamos en 1995, pero inmediatamente la visión de los garabatos escritos con letra indecisa nos lleva cuarenta años atrás, mediada la década de los 50, cuando conoce, siendo tan sólo un adolescente (con los rasgos de David Kross), a la atractiva e hipnótica Hannah (Kate Winslet), una mujer que le dobla la edad de la que no tarda en enamorarse perdidamente. Vivirán un fogoso romance, iniciático para él y extrañamente terapéutico para ella, una tórrida aventura que esconde un terrible secreto que será desvelado años después, con el muchacho convertido en un prometedor estudiante de derecho. “The reader” toca directamente al espectador con un ritmo tranquilo y vital, que oculta una profundidad abismal en lo humano pero que sabe diseminar despacio, con una calma que puede incluso resultar excesiva, las claves de una historia espantosamente creíble, un drama tremebundo que va mucho más allá de la inocencia o la culpabilidad del personaje que desglosa una estupenda Winslet, confirmada cada vez más como una intérprete imprescindible en el panorama cinematográfico actual y futuro.

the-reader-2.jpg
 
La pasión provoca una inevitable ceguera sentimental en un joven que madura demasiado pronto y llega a la adultez con excesiva rapidez, chocando frontalmente con sus compañeros de generación, desconocedores de primera mano de los trágicos acontecimientos de los que sus compatriotas han sido responsables tan sólo unos lustros atrás; al colisionar frontalmente con la verdad y con el acto, extrañamente pueril ─más derivado de la vergüenza que de la culpabilidad─, que hará virar para siempre el curso de la existencia de su antigua idolatrada, Michael se agarrota de manera definitiva en un bombardeo de emociones contradictorias entre la repulsa y la fidelidad a quien le abrió las puertas de la vida y cambió su percepción del mundo. El pesar general de la sociedad germana envuelve el abatimiento eterno de la pareja protagonista, y distintos serán los caminos elegidos para purgar el dolor de unos y otros. Ninguno funcionará: las heridas del horror nazi siguen supurando aún en la actualidad, y aún habrán de pasar largas décadas para que su sombra quede sepultada en las arenas del tiempo ─que no del olvido─; pero el daño, la ira, el sufrimiento de la dupla central del relato jamás abandonará sus almas.

the-reader-3.jpg

Sencilla en sus formas pero compleja en su fondo, brillante en su puesta en escena y sabiamente sostenida por una esplendorosa Kate Winslet y por un esforzado David Kross (no es pequeña su responsabilidad ni su dedicación a la hora de dar verosimilitud a su rol, a pesar de que su interpretación resulta forzada en ocasiones), la nueva propuesta de Stephen Daldry  invita una vez más a expulsar los demonios de la nación alemana, y lo hace con delicadeza, fragmentando la narración en dos segmentos claramente diferenciados que llevan al palco de un lado a otro sin abandonar ese halo a caballo entre lo conmovedor y lo inquietante que impregna un devenir que perdura en el recuerdo al abandonar la sala. Y en su honestidad está la clave, una claridad artística que subsana con creces algunas carencias rítmicas que en otras circunstancias podrían desequilibrar el resultado final; no es este el caso, y aunque no estemos ante un título redondo, podemos quedarnos con la valiosa lección humana que nos enseña ─nos recuerda, más bien─ lo endebles que podemos llegar a ser en esencia y, por ende, lo frágiles que somos de cara a los demás si no tenemos a nadie que nos arrope con su cariño cuando volvemos a casa.

Nota: 7/10

  • Más información sobre «The reader»
  • Ver fotos de la película (27)
  • Tráiler de «The reader»
  • Galardonada en los Premios del Sindicato de Actores
  • Kate Winslet arrasa en los Globos de Oro®
  • «The reader», entre las favoritas en los Oscar®
  • Cinco nominaciones a los BAFTA
  • Tráiler internacional de «The hurt locker», con Ralph Fiennes
  • Tráiler de «The Duchess», en la que también participa Fiennes
  • En las imágenes: Fotogramas de “The reader” © 2008 The Weinstein Company, Mirage Enterprises y Neunte Babelsberg Film. Fotos por Melinda Sue Gordon. Distribuida en España por On Pictures. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Subir