Síguenos

«The Runaways»: La aburrida transgresión

Críticas

«The Runaways»: La aburrida transgresión

FichaSinopsisCartelFotosTráilerNoticias
PreviaCríticasComentarios

«The Runaways» es aburrida, previsible y poco estimulante. Una película tediosa e indolente que pretende ser rompedora y no lo es, que nunca está al nivel de provocación del material original del que parte.

¡Hay que ver cómo puede uno acostumbrarse a todo! Incluso a lo que se supone que debería ser rompedor, provocativo, alternativo, rockero… Difícilmente a nadie podría ocurrírsele una cinta que domesticase más el poder subversivo del rock que esta “The Runaways”. Y eso que sobre el papel hay material más que suficiente para construir una historia sobre la capacidad revulsiva de la música: un grupo compuesto sólo de chicas capaces de crear sonidos nada complacientes, conciertos en los que les llueve de todo (excrementos inclusive), una cantante de quince años que ve despertar su sexualidad mientras cata toda clase de drogas, una incipiente relación de lesbianismo… No está mal, ¿no?

Pues bien, con todo esto Floria Sigismondi levanta una película que sólo puede ser calificada de aburrida, previsible y poco estimulante. En parte, y quizá, por la presencia en el reparto de estrellas como Kristen Stewart y Dakota Fanning, procedentes de la saga vampírica más importante del momento, porque no se atreven a estar al mismo nivel provocador del material original (la secuencia de lesbianismo es todo un quiero y no puedo, muestro pero no muestro, no vaya a escandalizarse nadie); y en parte, también, porque apenas vemos nada que distancie la historia de The Runaways de la vista, leía y oída una y mil veces, hasta el punto de que la sorpresa brilla por su ausencia.

Si a ello añadimos que es difícil identificarse con las protagonistas, pese al esfuerzo de Fanning por hacerse con un papel adulto, y que lo mejor reside en la selección musical (no sólo del grupo original, sino de nombres de primer orden como David Bowie o Iggy Pop) y en la reconstrucción visual de los efervescentes setenta californianos, tendremos la mayor parte de la explicación de por qué nos invade el tedio ante esta cinta. Una indolencia de la que, todo hay que decirlo, sólo despierta (ocasionalmente) la interpretación de Michael Shannon, el breve pero inolvidable desequilibrado de “Revolutionary Road” (Sam Mendes, 2008), aquí en el papel del productor y descubridor del grupo, que permite dar rienda suelta al enorme potencial histriónico del actor.

Pero ni siquiera ese matiz de colorido logra solventar una planificación sin imaginación, una narración ramplona y salpicada de supuestos momentos creativos (o imitativos de lo lisérgico, no está muy claro), y unos mohines de dura de la Stewart que resultan más bien cansinos. Quizá por eso lo mejor que se puede decir de “The Runaways” es que parece demostrar que la grandísima actriz infantil que era Dakota Fanning, la misma capaz de merendarse a compañeros de plano como Denzel Washington, Robert de Niro o Tom Cruise, puede convertirse en una estupenda actriz adulta. Desde luego, momentos como el playback de la canción de Bowie o su capacidad para expresar inocencia y dispersión, indican que no es mala idea seguirle la pista. Pero eso sí, tendrá que ser en cintas mejor logradas que esta; y si de lo que se trata es de ser rompedora, mejor que sea en una película que lo haga a tumba abierta. Para quedarse en medias tintas y en tierra de nadie, mejor especializarse en otro tipo de películas más convencionales y del montón. De todas maneras, mucho peor parece tenerlo Stewart: hoy por hoy, parece muy difícil que se libere del corsé de ser, para millones de personas, Bella Swan.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Escenas de “The Runaways” – Copyright © 2010 Linson Etertainment, River Road Entertainment, Road Rebel y Runaway Productions. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir