Síguenos

«Toad road»: Menudo pedo

Críticas

«Toad road»: Menudo pedo

Los cazadores de rarezas tienen en el debut tras las cámaras de Jason Banker una propuesta de lo más interesante. Drogas y leyendas urbanas se mezclan en un cuento oscuro que seduce al tiempo que advierte de los peligros de la experimentación alucinógena.  

James (James Davidson) deambula por el arcén de una carretera en un paraje nevado. Es raro, desde luego. Los amantes de las marcianadas de género y aledaños tienen una cita ineludible con “Toad road”, debut en la dirección de largos de ficción de Jason Banker que aporta un estimulante soplo de aire alucinado al catálogo de producciones bizarras ajenas al circuito y las intenciones comerciales habituales. Incluso dentro de ser cine para pocos, es cine para pocos, para menos aún. Merece una oportunidad, desde luego, y satisfará a quienes, como nosotros, agradecen el esfuerzo de algunos para turbar a la mayoría. Lo consigan o no, muchas veces ni siquiera depende de ellos. 

James Davidson en "Toad road"

«¿Tienes amigos por aquí?». El cineasta, que (casi lógicamente) también firma el guion, invita al espectador a un buen viaje a partir del mal viaje de los protagonistas, básicamente un flipado de la vida encantado de poder vagar como un Peter Pan eterno gracias a las drogas y una Caperucita (Sarah Anne Jones) que se convierte en lobo pasado de vueltas a partir de su estreno fisiológico en los fantásticos mundos del LSD y derivados. Leyendas urbanas, portales de la mente en constante expansión y un discurso que parece apostar por lo positivo de la experimentación controlada al tiempo que advierte de los peligros de la irrealidad que torna física cuando no tenemos el dominio de nosotros mismos. Menudo pedo.

Sarah Anne Jones y James Davidson en "Toad road"

No queremos desvelar demasiado de esta rareza indie que es “Toad road”, aunque sí hemos de señalar que luce una lógica irracional que engancha casi desde el primer momento gracias a una puesta en escena que cabalga entre el falso documental ─que no lo es, ni en forma ni en fondo─ y una pesadilla del Terrence Malick más telúrico imaginable. El camino del sapo impacta en la desnudez de su desarrollo general, y potencia sus virtudes en unos fantásticos James Davidson y Sara Anne Jones volcados en dejarse llevar por este alegato a favor y en contra de todo. Y lo mejor es que las puertas del Infierno siguen esperando quien las atraviese. Si lo conseguís, contadnos qué tal.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Toad road” © 2012 Random Bech Prods. y The woodshed. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir