Síguenos

«Tomorrowland: El mundo del mañana». Lista de espera

Críticas

«Tomorrowland: El mundo del mañana». Lista de espera

Lucido pero escasamente lúcido mostrenco industrial que aboga por mantener un espíritu joven para luchar por nuestro futuro. Un ideal muy bonito en esencia, pero aburrido, condescendiente y deslavazado en su materialización. Mal. Una lástima.

Casey (Britt Robertson) y Frank (George Clooney) tienen algo que contarnos. ¿Qué será? Tres años después de que Andrew Stanton se pegara el costalazo de su carrera con «John Carter», Brad Bird recoge el testigo y presenta «Tomorrowland» (ver tráiler), nadería de doscientos millones de dólares que no se percibe finalmente más que como un loa de Disney a sí mismo como todopoderoso estudio hipnotizador de masas, enfocado desde un positivo y condescendiente mensaje de amor a la validez individual de cada cual como salvador global si no pierde su espíritu joven y luchador. Pues en la taquilla USA no ha colado; el público, en primera y última instancia, siempre manda.

Tomorrowland

«Eso no es mío». Fácil de imaginar: lo mejor es la parte técnica. El diseño de producción es pomposo, esplendoroso y colosalista -pese a que no vemos demasiado ese lugar imaginado y supuestamente maravilloso del título-, un aluvión de luz y color estimulante en una consideración general. Vale, qué menos. Lo que no se entiende es que los estudios sigan regalando trabajos al industrialmente peligrosísimo Damon Lindelof -¿pero qué ha hecho bueno este tipo desde «Perdidos»?-, cuyo guion alberga intenciones esperanzadoras y alguna solución ingeniosa -una, en realidad- pero que no resulta demasiado interesante y se demuestra rápidamente como un monumental ejemplo de confusión e indefinición narrativa.

Tomorrowland

Como lazo de esta oquedad artística, el reparto central queda plano en el dibujo de sus personajes, rematando una irregularidad global en la que los más peques se perderán -el conjunto no es tan vibrante y atractivo como para que permanezcan boquiabiertos sus agotadoras dos horas de duración- y los adultos no tendrán un eje claro al que agarrarse: la salvación del mundo depende de los soñadores, y vivimos un presente que se va volviendo más cínico a medida que nos hacemos mayores. Bueno, hay verdad en ello. Pero también la hay en reconocer que no creemos que hubiera sitio para nosotros en Tomorrowland. Adiós.

Calificación: 4/10

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir