Síguenos

«Tracers»: Cuidado, que te caes

Críticas

«Tracers»: Cuidado, que te caes

Thriller de sobremesa a mayor gloria de Taylor Lautner, que pasa de hombre lobo a hombre mono a las órdenes del español Daniel Benmayor. El trabajo del cineasta a nivel técnico es lo mejor/único destacable de una propuesta fugaz, muy fugaz.

Cam (Taylor Lautner) es muy joven, pero ya está de vuelta de todo: vive solo -es huérfano-, trabaja, mola en general… hasta le debe pasta a la mafia china de Nueva York. Muchachote. El políglota Daniel Benmayor prueba suerte en el mercado cien por cien USA con «Tracers», vehículo de lucimiento de su protagonista principal, un Lautner que no tiene pinta de ir a conseguir nada relevante en la industria cinematográfica universal. En fin. Lo bueno es que el trabajo técnico del realizador es lo más destacable de este thriller de tres y media de la tarde, así que lo mismo rasca algo valioso para su currículo de cara al futuro. Esperemos que así sea.

Tracers

«No firmé para esto». T.J. Scott, Kevin Lund y Matt Johnson. ¿De verdad hacen falta tres personas para pergeñar una historia rutinaria, arquetípica, en la que los personajes centrales ni siquiera pueden considerarse clichés de puro papanatas que son? Pues sí. Y además tres lustros después de que Luc Besson pusiese a los practicantes de parkour delante de una cámara de cine: el don de la oportunidad. Pero bueno, como decíamos lo mejor es el trabajo de Benmayor, que se demuestra más que capaz de aportar ritmo, consistencia estética, brío y fluidez a una aventura desgraciadamente carente de vida propia. Bien por él y su equipo.

Tracers

Si Taylor Lautner fuese peor actor los espectadores se quedarían ciegos directamente al ver su trabajo, pero hay que reconocer al muchacho, que evoluciona de hombre lobo a hombre mono -¡ya te queda menos!-, que se ha currado el trabajo físico al margen de dobles y especialistas en la mayor parte de las secuencias de acción. Pero vamos, no justifica la pérdida de tiempo que supone «Tracers» para quien observa pasmado cómo no pasa gran cosa, cabriolas al margen, a lo largo de los escasos noventa minutos de proyección. Yamakasis de saldo, alegato ñoño contra/sobre la rebeldía circunstancial, apología muscle de tres al cuarto. Que te caes…

Calificación: 4/10

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir