Síguenos

“Transformers: El lado oscuro de la Luna”. Pearl Cyborg

Críticas

“Transformers: El lado oscuro de la Luna”. Pearl Cyborg

Ficha película Transformers 3Sinopsis Transformers 3Cartel Transformers 3Imágenes Transformers 3Photocall Transformers 3Tráiler Transformers 3Escenas película Transformers 3
Cómo se hizo Transformers 3Entrevistas Transformers 3Noticias Transformers 3Previa estreno Transformers 3Críticas Transformers 3Comentarios Transformers 3

La tercera megapelícula basada en los juguetes de Hasbro luce un aspecto visual brutal, potenciado por un 3D delicado y no abusivo. Pero es un tostón de cuidado, un plomo mastodóntico plano, confuso y sin pies ni cabeza.

Resulta que cuando Neil Armstrong dio aquel pequeño paso para el hombre en 1969 no lo hizo para dar esperanza e igualdad a la humanidad, sino porque el gobierno americano había descubierto una nave extraterrestre en nuestro satélite. Aquel hallazgo sirvió de base/excusa a las carreras espaciales yanqui y soviética, y también a algo mucho más inquietante: es el origen de “Transformers: El lado oscuro de la Luna” (ver tráiler y escenas), tercer sueño húmedo de Michael Bay basado en los juguetes de Hasbro. No podemos negar que, al igual que sus hermanas, esta mastodóntica producción va a hacer un favor bastante significativo a la titubeante cartelera mundial, pero tampoco vamos a tirarle flores. Es muy mala, muy aburrida. Como sus predecesoras, si no más. Chatarreros del mundo, temblad.

Ya el prólogo anticipa lo que se avecina para nuestras retinas durante dos horas y media. Un diseño de producción brutal, despampanante, de otro planeta ─¿de Cybertron?─, con una estupenda y delicada utilización de la tecnología tridimensional pensada para aportar nitidez, profundidad y volumen a la aventura. Bien. Lástima que el preámbulo sea lo único entretenido de una megapropuesta que pasará a la historia por tener uno de los ritmos más anodinos, confusos y densos que se recuerdan en el cine de palomitas. Un auténtico tostón recubierto de filigranas de acero y titanio, en el que el caos visual está garantizado por mucho que el realizador haya ralentizado un tanto los setecientos clímax chatarreros que contiene el nefasto guión de Ehren Kruger.

Al ritmo de una banda sonora horrorosa ─la musical, ya que la orquestada es idéntica a las anteriores─, y sin ayuda alguna desde un montaje aguado, sin sentido y volátil, el elemento humano del reparto, totalmente defenestrado en la secuela anterior, se abandona a ejercer de títere al son que marcan los titánicos cacharros. Al frente del elenco, un histérico Shia LaBeouf colado en esta ocasión por Rosie Huntington-Whiteley, nuevo florero en sustitución de la repudiada Megan Fox ─que se lleva aquí sus puyitas, por supuesto─; y corriendo de un lado para otro, los habituales, el peor John Turturro incluido, y sabrosos reclamos comerciales con las siluetas de John Malkovich, Frances McDormand ─clonados ambos de “Quemar después de leer”─ o el cinematográfico/televisivo/cinematográfico Patrick Dempsey. Aseguran que es la última con Bay tras las cámaras. Veremos.

Calificación: 3/10


Imágenes de “Transformers: El lado oscuro de la Luna”, película distribuida en España por Paramount Pictures Spain © 2011 Hasbro, Paramount Pictures y Bonaventura Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Guía de películas

Subir