Síguenos

«Tropa de elite». Acción cruda

Críticas

«Tropa de elite». Acción cruda

El marketing promocional es una herramienta peligrosa para cualquiera película que, por decisión ajena, se vea etiquetada con comparaciones con algún otro título, con la filmografía previa de algunos de los implicados o con máximas firmadas por grandes nombres de la industria cinematográfica o periodística. En el caso que nos ocupa, nacionalidad y espíritu han hermanado el trabajo de José Padilha con el de su compatriota Fernando Meirelles, responsable de la ya clásica “Ciudad de Dios”. Y es que, más allá de similitudes formales o temáticas, este proyecto supone un impulso internacional tan relevante como aquél para el cine brasileño, máxime viniendo avalado por el máximo galardón conseguido en el último Festival de Berlín.

tropa-de-elite-1.jpg

El capitán Nascimento (Wagner Moura) forma parte del BOPE, un destacamento especial de la policía dedicado a combatir el narcotráfico en las favelas de Río de Janeiro. Con su primogénito a punto de nacer, e inmerso de un mundo descarnado y cruel a ambos lados de la ley, el estrés empieza a apoderarse de él peligrosamente; para complicarlo todo aún más, justo cuando decide elegir un sustituto en el que delegar le encomiendan la limpieza de una de las zonas más peligrosas de la ciudad ante la inminente visita de Juan Pablo II. “Tropa de elite” consigue aunar de manera contundente y desoladora las virtudes del mejor género documental, con un aspecto crudo y granuloso, casi objetivo, con la potencia visual y el brío narrativo de una espectacular producción de acción de alto voltaje. A lo largo de un metraje que no da respiro al espectador, resulta imposible apartar la mirada ante tal sucesión de acontecimientos atroces rodados con una precisión realmente pasmosa, una soberbia demostración por parte de Padilha de su capacidad para dibujar un retablo terrible, trágico e insondable en fondo y forma, en el que ningún estrato social, económico o político queda fuera de su valiente punto de mira; así, la corrupción es la premisa básica sobre la que se asienta un sistema podrido incapaz de encontrar una motivación para luchar por un futuro mejor.

tropa-de-elite-2.jpg

Con la seca, desencantada, mecánica voz de Nascimento como hilo conductor, conocemos de primera mano la vida en las barriadas marginales, buceamos en la podredumbre que inunda parte del alma carioca, participamos de los debates suscitados entre la clase media y alta, y asistimos al feroz entrenamiento al que es sometido todo aquél que quiera entrar a formar parte del orgulloso batallón del título, incorruptible y tan feroz, si no más, como el enemigo al que combate a ambos lados de la ciega balanza que separa lo legal de lo que no lo es. Los distintos elementos que integran la obra se enlazan poco a poco gracias un montaje calculado al detalle, formando un todo abocado a un enfrentamiento final sabiamente orquestado y que mantiene hasta el último plano una escalofriante fidelidad a su esencia denunciadora y comprometida, evitando someterse a vacuas concesiones de cara a la taquilla o a una ilusoria reconciliación con alguna de las partes implicadas. Hipérbole de lo cotidiano y mensaje unidos de manera indisoluble en uno de los proyectos más contundentes de los últimos años, un torbellino al servicio de mostrar una realidad implacable, que remueve conciencias y turba el ánimo de quien contempla sobrecogido una trama que esquiva con acierto implicaciones morales, manteniendo una distancia suficiente como para que su juicio no se nuble. Imprescindible.

Calificación: 8/10.

  • Más críticas de José Arce
  • Más información sobre «Tropa de elite»
  • Ver fotos de la película (13)
  • Mejor Película en el Festival de Berlín 2008
  • Post relacionado
  • En las imágenes: Fotogramas de «Tropa de elite» © 2007 The Weinstein Company, Costa Films y Zazen Produçoes. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Publicidad

    Novedades

    Subir