Síguenos

«Twixt»: Las ejecuciones del vampiro

Críticas

«Twixt»: Las ejecuciones del vampiro

Francis Ford Coppola confirma su flojera con esta pequeña historia de fantasmas y recuerdos atrapados que parece tener un trasfondo personal. No se hace pesada, aunque es bastante pobre y sus méritos parecen destinados al formato doméstico.

Hall Baltimore (Val Kilmer), novelista de segunda, «un Stephen King de saldo», está de gira promocional de su nuevo trabajo, una historia de brujas que cuesta 19.99 dólares. No le va muy allá. Hace tiempo que Francis Ford Coppola, grande entre los grandes, hace lo que le viene en gana. Y eso está muy bien, nada que reprochar al maestro, con todo lo que nos ha dado. Por eso tampoco importa demasiado que “Twixt” (ver tráiler v.o.) sea una mala película, un pobre regreso del director a los tiempos de Corman y Poe, de la demencia de serie B, del sentido gamberrismo estructural comercialmente más o menos atinado. Coppola decae, pero sigue siendo un gustazo ver una cartela de American Zoetrope en pantalla. Desde luego.

Elle Fanning en "Twixt"

«Puede que esto sea lo que necesito». El cineasta también firma el guion de una propuesta de base no muy original, integrada en el subgénero Escritor Bloqueado, subsubgénero Atrapado en un Misterio Local, subsubsubgénero Me Llevan los Demonios. Abiertamente cómica ─los pasajes humorísticos, de hecho, funcionan mejor que los terroríficos─, la odisea de este hombre enfrentado a un presente insulso a partir de un pasado trágico torna epopeya onírica que alterna el blanco y negro con el color ─como innecesario elemento diferenciador de dimensiones─, salpica secuencias bastante cutres en 3D y juega con verdades y mentiras presentadas con intermitente lucidez en un conjunto de aspecto y méritos directos a vídeo.

Val Kilmer y Ben Chaplin en "Twixt"

Pero bueno, “Twitx” no se hace pesada ─no demasiado, al menos─, carece de cualquier intencionalidad mercantil y parece contener un elemento de purga personal para el realizador, lo cual siempre aporta un punto de interés metacinematográfico. Val Kilmer, mutado en Steven Seagal rubiales, comparte delirios y dejadeces con el titánico Bruce Dern, la espectral Elle Fanning y el virgiliano Ben Chaplin, juntos de la mano entre novenas puertas, bocas del miedo, cuervos, relojes de seis caras y abundantes planos de lunas llenas camino de unos rótulos finales que se antojan tan divertidos como liberadores a ambos lados de la pantalla. Pasa la vida, pasa la muerte, pasamos a otra cosa.

Calificación: 4/10

Imágenes y sinopsis de “Twixt” © 2011 American Zoetrope. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir