Síguenos

«Ultimátum a la Tierra»: Catástrofes a la baja

Críticas

«Ultimátum a la Tierra»: Catástrofes a la baja

Una advertencia previa para todo incauto lector que haya llegado hasta estas letras: no conozco la versión originaria de “Ultimátum a la Tierra”, la que dirigiera, allá por el ya lejano año de 1951, el todo-terreno Robert Wise, y que pasa por ser una de las grandes cumbres del género, con un marchamo de film de culto irrebatible; de ese modo, esta reseña carecerá de cualquier alusión comparativa, y no hará referencia a puntos de conexión (o desconexión) alguno entre una y otra. Eso sí, ya les puedo asegurar, con toda certeza, que esta versión “perpetrada” por Scott Derrickson no será colocada en ninguna de esas elevadas hornacinas alcanzadas por su predecesora: su vuelo no va más allá del de un rutinario y gastado blockbuster en el que cualquier pretensión de profundidad o alcance ha quedado sepultado bajo los imperativos categóricos de los que cuadran los balances. Y no abriguen temor alguno al respecto: les van a cuadrar, y la mar de bien…

Porque “Ultimátum a la Tierra”, eso sí, exhibe toda la parafernalia tecnológica en materia de F/X que cabe esperar de un film de este corte y presupuesto: un despliegue impresionante de explosiones, vuelos, eclosiones y descargas lumínicas de todo tipo y pelaje, para gusto y satisfacción de cualquier paladar, desde el más pedestre y rústico al más exquisito y delicado. No todo tiene un sentido claro, ni encaja adecuadamente en el desarrollo de una trama que se mueve, sin saber en ningún momento a qué carta quedarse, entre las situaciones casi pueriles de la típica trama catastrofista en la que todo lo que puede ser maniqueo, lo es —y sin ambages—, y aquellas otras que pretenden ofrecer una reflexión seria y profunda sobre la condición humana y su relación con el entorno planetario —que ríase usted del ecologismo de Al Gore—. Pero como se supone que de lo que se trata es de pulir una generosa dotación de fondos provistos para el capítulo correspondiente de las cuentas, pues se gasta, y todos contentos.

“Ultimátum a la Tierra” también nos ofrece todo el (ultra)tópico arsenal (y nunca mejor dicho; la impregnación militarista de toda su trama se mueve en las coordenadas habituales del cine de este género más reciente) de secuencias y episodios destinados a despertar en nuestro espíritu los más elementales sentimientos del repertorio afectivo en que le gusta moverse al cine más “palomitero”: el miedo, pero, eso sí, a lo bestia, o sea, a base de efectos de imagen y sonido tremebundos (las sutilezas, para los artistas, habrán pensado en el equipo de producción…); la pena, generada (o, al menos, eso se intenta…) por una subtrama familiar en la que se mezclan ausencias, afectos y desafectos de una manera tan obscena (esa secuencia del cementerio…) que dan ganas de abofetear a los guionistas; o el alivio final, basado en… Dejemos los detalles, por una cuestión de educación.

Para el “apartado final”, he dejado al trío protagonista. En primer lugar, el cabeza de cartel, Keanu Reeves: paradójicamente, su estolidez habitual, ésa que transmite la impresión de que quedó atrapado allá en los mundos virtuales de Matrix y aún no tiene muy claro si volver, o no —algunos pensamos que la Historia del Cine no iba a perder grandes cosas en el caso de que no volviera—, le viene como anillo al dedo para una excelente caracterización de su personaje en esta película. Al fin y al cabo, se supone que alguien que proviene de otro planeta debe andar por el nuestro un pelín apajolado. Reeves anda así, y no un pelín, sino toda una poblada cabellera… En cuanto a su partenaire femenina, Jennifer Connelly, su trabajo queda en un nivel bastante discreto; no se trata de un personaje que ofrezca mucho margen para el lucimiento, y ella lo despacha con solvencia y eficacia (no es mala actriz). Ya es bastante, dadas las circunstancias. En cuanto al pequeño, Jaden Smith, el “hijísimo”, pues… es muy guapo; y muy simpático; y vaya papás que tiene; y…

Si les digo a estas alturas que “Ultimatum a la tierra” no me ha gustado, y que, además, me ha parecido una película tremendamente flojita, incluso dentro de sus premisas, supongo que no les descubro nada nuevo, ya lo han podido deducir con facilidad de los cuatro párrafos anteriores. ¿Algo más? Pues sí; este viernes se han estrenado, junto a éste, ocho títulos más. Apetece ir al cine: hace frío fuera y la sala siempre es tan acogedora… Ya saben: blanco y en botella…

Calificación: 4/10

  • Más críticas de Manuel Márquez
  • Más información sobre “Ultimátum a la Tierra”
  • Tráiler español de “Ultimátum a la Tierra”
  • Fotos de “Ultimátum a la Tierra” (19)
  • Notas sobre cómo se hizo
  • Rueda de prensa en Madrid
  • Crítica de José Arce
  • Crítica de Joaquín R. Fernández
  • Scott Derrickson a examen ante el clásico de Robert Wise
  • Noticias relacionadas con la película y su equipo
  • En las imágenes: Fotogramas de “Ultimátum a la Tierra” © 2008 20th Century Fox y Earth Canada Productions. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Publicidad

    Novedades destacadas

    Guía de películas

    A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
    Subir