Síguenos

«Un amour de jeunesse»: Primeras luces

Críticas

«Un amour de jeunesse»: Primeras luces

Obra de una delicadeza y sobriedad poco frecuentes que desborda alma por los cuatro costados de su construcción; un cuento desparasitado de melaza acerca del papel crucial de la memoria amorosa.

Durante una escena clave en el meridiano de “Un amour de jeunesse” (Mia Hansen-Løve, 2011) el profesor de arquitectura de Camille (Lola Créton) desgrana el secreto del alma de una casa: el rincón en el que converge una luz difusa, un resplandor en el que parece que algo permanece o que está a punto de nacer. La directora y guionista Mia Hansen-Løve, con sólo otros dos largometrajes a sus espaldas, consigue aplicar exactamente ese principio a su película, en la que se propone una lectura del primer amor como basamento de toda arquitectura vital. El romance quinceañero de Camille y Sullivan (Sebastian Urzendowsky) no es, entonces, el largo paréntesis central de la historia, sino que funciona a modo prólogo y desenlace de un camino hacia la madurez sembrado de incertidumbres molestas, como piedras e insectos.

Al contrario que la reciente aproximación de Gus Van Sant al mismo tema en “Restless” (2011), aquí Mia Hansen-Løve depura su relato de toda proposición esteticista y de otorgar a la fiebre juvenil la misma intensidad narrativa que posee desde el punto de vista de los protagonistas. El primer amor, según la cineasta, es como un paseo campestre que nunca se repitió aunque vinieran otros muchos después, igual de soleados, y observa ese proceso con pureza y sin pestañear a través de la mirada de una sobresaliente Lola Créton. De nuevo, el leitmotiv de la luz baña cada parcela interconectada de la película, en la que Camille debe viajar desde la celda monacal del amor obsesionado hacia espacios más abiertos y sociales, más tenues y menos obvios que esa fiereza adolescente con sus primeros celos, reproches y discusiones inmaduras que anuncian la formación de sabidurías adultas.

El material bordea peligrosamente el lugar común de la cinematografía del país vecino, y Mia Hansen-Løve no duda en bromear acerca de la composición previsible en toda pequeña película francesa. Y, con deslumbrante precisión, termina por revelarse como imprescindible ese retorno a las formas de antaño para narrar el desconsuelo que atraviesan todas las generaciones: el regreso del pasado y la irrupción de la nostalgia se ha convertido en tema común de un considerable grupo de obras recientes que ven en el tiempo actual un instante que no se decide a avanzar por completo.

Calificación: 8/10

Imágenes de “Un amour de jeunesse”, película distribuida en España por Paco Poch Cinema © 2011 Les Films Pelléas, Arte France Cinéma, WDR/Arte, Rhône Alpes Cinéma, Razor Film Produktion GmbH y Jouror Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir