“Un método peligroso”: La Nueva Psique

Escrito por el 29.11.11 a las 18:47

Con “Un método peligroso”, David Cronenberg consigue una película brillante, lúcida y turbadora hasta lo indecible, una inagotable fuente de reflexión que está conducida de manera magistral por tres actores extraordinarios.

En una de las escenas claves de “Un método peligroso” (ver tráiler y escenas), Sigmund Freud (Viggo Mortensen) y Sabina Spielrein (Keira Knightley) se reúnen una vez ambos han superado, cada uno a su manera, a Carl Gustav Jung (Michael Fassbender). La conclusión alcanzada en su encuentro es contundente y también determinante en el rumbo del psicoanálisis: la íntima conexión entre sexo y muerte se impone como resultado definitivo sobre otros puentes entre placer y humillación, carne y autodestrucción. Mucho antes, en otra secuencia que narra una de las primeras conversaciones entre Freud y Jung, el primero ya ponía en aviso al segundo: una vez abierta la Caja de Pandora, las ideas que saldrían de ella no encontrarían aceptación ni entonces ni un siglo después.

Siguiendo el tortuoso proceso de asimilación y aceptación del psicoanálisis y la curación por la palabra, el cine de David Cronenberg no ha necesitado de una centuria para hallar reconocimiento, pero sí un viraje evidente en la cuestión formal para ser aceptado como lo que en realidad ya era en los 80: uno de los grandes directores de nuestro tiempo. Que ciertas reconsideraciones críticas hacia el canadiense se dieran a partir de “Una historia de violencia” (2005) sólo indica que buena parte de su filmografía anterior había sido sometida a lecturas de lo más superficiales. Cronenberg, sin embargo, lleva hablando de lo mismo desde su seminal “Vinieron de dentro de…” (1975), incluso desde su experimental díptico previo formado por “Stereo”  (1969) y “Crimes of the future” (1970): la indisoluble —y fatal— unión de la psique y la carne. La diferencia radica en que antes, el género fantástico se prestaba como caldo de cultivo del bioterror, transgresiones anatómicas varias y disquisiciones sobre el horror body que hacían ver al realizador más como un divertido mad doctor que como el exquisito teórico que se descubriría en “Inseparables” (1988) y, sobre todo, en este su último trabajo.

De esta manera, “Un método peligroso” es en esa carrera relevante al menos por dos motivos: 1) confirma la trayectoria anterior del director de “Videodrome” (1983) como permanente registro de pulsiones bajo las leyes de la Nueva Carne; y 2) abandona toda derivación genérica —básicamente, es una película sin género— para reconocer las bases freudianas de dichas pulsiones y acceder a una nueva dimensión dialéctica en la que el individuo y la historia quedan forzosamente enfrentados. En su relato del primer gran cisma del psicoanálisis, las referencias a las repercusiones históricas son constantes y sus protagonistas no podrían ser más conscientes de las consecuencias de sus investigaciones y diálogos. En esa encrucijada capital, Cronenberg opta, sin embargo, por la misma asepsia científica que se desprende del marco estético propuesto: mantiene las distancias con las teorías ganadoras que consolidan  Spielrein y Freud, pero lejos de desechar las desviaciones de Jung hacia investigaciones telepáticas e intereses místicos, le regala un estremecedor pasaje en que la narración de un sueño anticipa el desastre que está a punto de asolar Europa. La relación de los personajes con la historia no termina ahí: el destino trágico se alía con la condición socio-cultural de cada uno, pero también con su posición concreta en este triángulo del psicoanálisis, desde la moral burguesa y aria de Jung a la natural —y desafiante— autoridad de un Freud lastrado profesionalmente por su contexto familiar y clase social, pasando por la sumisión de Spielrein al primero y sus alianzas con el segundo. Más allá de lo particular, ese diálogo de rendiciones y autoridades encuentra estremecedoras resonancias en los comentarios sobre Wagner, la búsqueda de la perfección, el mito de Sigfrido y el ejercicio de registro de las emociones de la masa ante la escucha de sus imponentes valquirias.

Diáfana en su puesta de escena, con la misma clarividencia visual que la que demuestra como inagotable fuente de reflexión, la interacción de ese diseño de producción con la profundidad de campo o los desequilibrios en la planificación del encuadre, marca otra dialéctica intensa a la altura de los duelos interpretativos que dominan el metraje. En ese apartado, Fassbender consigue una composición tan memorable como tortuosa, junto a una Knightley bellísimamente atormentada y un Mortensen breve pero incontestable. El extraordinario trabajo del trío, sin embargo, no trascendería sin la riquísima densidad psicológica de cada uno de los personajes para ingresar con excelencia en un nuevo estadio del cine de Cronenberg: si hasta ahora la psique era tanteada con placeres epidérmicos y cabezas que explotaban sin previo aviso, la Nueva Psique no participa de estos juegos, pero se filtra irremediablemente y con largo recorrido en cualquier espectador abierto a una severa introspección del yo.

Calificación: 9/10


Imágenes de “Un método peligroso”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2011 Recorded Picture Company, Lago Film, Millbrook Pictures y Prospero Pictures. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



2 - Joaquín R. Fernández - 2:47 - 03.12.11

Sí, Gabriel, ya la ha rodado, se trata de “Cosmópolis”.



1 - Gabriel - 20:04 - 29.11.11

Cronenberg lo ha vuelto a hacer. Gran critica! Por cierto ¿Se sabe por cierto cual sera su proximo trabajo?



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.