Síguenos

«Un profeta»: Malik El Djebena

Críticas

«Un profeta»: Malik El Djebena

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasNoticias

Jacques Audiard presenta la evolución de un alma en principio débil y frágil. Un estremecedor y realista relato que huye de efectismos y se sostiene con valor sobre el trabajo de un soberbio Tahar Rahim.

Malik El Djebena (Tahar Rahim) ha sido condenado a seis años de prisión. Analfabeto, frágil, solitario, arrinconado por los más fuertes de la cárcel. Pero a lo largo del tiempo que pasará encerrado aprenderá mucho, y rápido. “Un profeta”, la nueva y estremecedora película de Jacques Audiard, es recorrida por una corriente eléctrica de principio a fin, una descarga tan constante y sostenida como el pasmoso tono narrativo con el que el realizador nos sumerge en un micromundo activo y peligroso, en el que la esperanza existe, desde luego, pero teñida de oscuridad.

Sustentada a partir de un paradoja terrible y retorcida, que presenta el ascenso en el escalafón criminal de alguien que, de no ser encerrado, no habría tenido ningún propósito en la vida, Audiard se aleja de una caligrafía que incida en el aspecto social y marginal de la historia, para elaborar un contexto vívido, real, cercano, en el que reconocer a un puñado de personajes constantemente al filo de sus posibilidades. Códigos tan estrictos como imposibles se siguen a rajatabla, en un entorno en el que el servilismo, tema subyacente de manera inmutable en el film, se presenta de las formas más terribles y variadas a ambos lados de las rejas.

Captura el cineasta la atención del observador con extremo realismo, ajeno a superficialidades; su conciencia es tal, que incluso las abundantes escenas oníricas en las que Malik (soberbio Tahar Rahim) es perseguido por sus fantasmas y recuerdos lucen en perfecta integración con la línea principal, centrada en la supervivencia a cualquier coste. Clara en su reflejo de la situación de los presos, así como en la peligrosidad de una reinserción corrupta y forzosa, se aleja de parámetros más propios del thriller o del drama, sumida en la búsqueda de invitar a la reflexión. Y a ello se somenten el elenco interpretativo, la aplicadísima banda sonora de Alexandre Desplat o la fotografía, densa y desesperada, de Stéphane Fontaine. Fabulosa, deslumbrante, desgarrada, “Un profeta” tiene vida propia.

Calificación:
8/10

En las imágenes: Fotogramas de “Un profeta” © 2009 Chic Films, Page 114, Why Not Productions, France 2 Cinéma, UGC Images, BIM Distribuzione y Celluloid Dreams. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir