“Un tipo serio”: No apta para gentiles

Escrito por el 11.01.10 a las 14:27

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasComentarios

Más cercana a “Fargo” que a otros filmes de los Coen, “Un tipo serio” acarrea consigo el problema de una narrativa morosa, monótonamente repetitiva en sus rimas internas y en la exposición de su aburrida pesadilla kafkiana.

Los hermanos Coen aplican esta vez su particular visión al interior de una familia judía norteamericana de los años sesenta, probablemente inspirada en la misma en la que crecieron. Una familia a cuyo frente, aparentemente, está Larry Gopnik (interpretado por Michael Stuhlbarg), un profesor universitario de matemáticas que, repentinamente, ve cómo las grietas amenazan con derrumbar el edificio entero de lo que él creía una cómoda y equilibrada existencia: su esposa le anuncia que quiere divorciarse para irse con un viudo conocido por toda la comunidad, un estudiante surcoreano le presiona para que acepte un soborno y le apruebe, tiene que cuidar a su hermano desequilibrado que le mete en continuos problemas, y además descubre que sus dos hijos y sus problemas son unos completos desconocidos para él.

Como un moderno Job, Larry, que enseña en la universidad el principio de incertidumbre de Heisenberg y se considera un tipo normal que no ha hecho nada que se salga de lo estipulado, ve cómo su fe en la comunidad y en sus principios se ve puesta a prueba de una manera total. Y a lo largo del metraje de toda la película intentará hallar una respuesta, que no le llegará ni de su abogado ni de sus compañeros ni de su familia ni de ninguno de los tres rabinos a los que acudirá. No parece haber motivo para sufrir una especie de maldición que le va poco a poco apartando del camino, dejándolo a un lado sin que a nadie parezca importarle demasiado. Y así, el final no deja de ser, en cierta forma, la profecía autocumplida: en el último momento, cuando termina cayendo de manera efectiva en la tentación, el telón final parece más cerca que nunca.

Más cercana a “Fargo” que a otras películas de los Coen, “Un tipo serio” acarrea consigo el problema de una narrativa morosa, monótonamente repetitiva en sus rimas internas y en su exposición de la especie de aburrida pesadilla kafkiana (si es que esos dos adjetivos pueden ir juntos) en la que se ve sumido. Y además, el espectador no judío tiene en todo momento la sensación de estar viendo las tribulaciones del protagonista sin llegar a saber exactamente qué pasa: todos los códigos, las expresiones y los modos de comportamiento de la comunidad hebrea del Medio Oeste norteamericano se convierten más en una barrera insalvable que en una herramienta para acceder a lo narrado.

Y así, a pesar de que los Coen vuelven a demostrar la elegancia de su caligrafía fílmica, las buenas interpretaciones que saben arrancar a unos actores que incorporan a personajes tocados por la leve excentricidad que llega a ocultarse en la rutina diaria, y su capacidad imaginativa para hallar lo inquietante tras los hechos más cotidianos, “Un tipo serio” se convierte en una cinta que exige demasiado, incluso, de los más enfervorizados seguidores de la pareja. Cierto que otras de sus películas, como “Barton Fink”, ofrecían igualmente un juego en el que lo narrado no era más que la llave para enfrentarse a contenidos y reflexiones mucho más profundas; pero, comparada con aquella, “Un tipo extraño” se abisma más en sí misma, dando por sentadas demasiadas cosas con respecto al espectador. Sin embargo, persiste la noticia positiva de que estos chicos, aun codeándose con lo más importante del star system de Hollywood, siguen manteniendo la independencia creativa que les permite firmar un proyecto tan a contracorriente como este. Sólo cabe esperar que, la próxima vez que se dejen llevar por ella, no vuelvan a olvidar de manera tan tajante que, sentados ante la pantalla, les esperan muchos ávidos seguidores que no disfrutan aburriéndose viendo a sus hermanos cinematográficos favoritos.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Escenas de “Un tipo serio” – Copyright © 2009 Focus Features, StudioCanal, Relativity Media y Working Title. Fotos por Wilson Webb. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



6 - Manuel Martínez - 5:50 - 07.03.10

Saludos. Si ciertamente me esperaba algo muy parecido a lo que encontré en este filme, no dejo de sorprenderme con la profundidad a la que se llega en cada secuencia, y es que, quizás, se les siguen dando oportunidades a los hermanitos Coen, dado que ellos talvez desean adentrarse en lo más recondito de la absurda cotidianidad, y con ello, dejarnos ver lo afortunados que otros pueden ser. Sencillamente, quien haya encontrado sentido lógico a la frase que acabo de expresar, encontrará sentido a la hora y 40 minutos de metraje a la cual nos referimos. Excelente crítica, más que por calificativa, apropiada, sin menospreciar la calidad técnica y artística, agradezco la aclaratoria que se reconozca que (lógicamente) este NO es un filme comercial (y quienes esperaban eso, pues nada les costaba no entrar a la sala). En fin, la tentación nos hace encontrarle sentido (o no) a los acontecimientos de la vida. Muchos saludos desde Venezuela.



5 - Urbinaga - 9:00 - 24.01.10

Buena critica. Demasiado realista para los “gentiles”. No tiene el ritmo de holywood,es original,para esta epoca de remakes suficiente,aunque nos deje un mal sabor.Buena parabola del mundo actual. Antes pasaron el trailer de la última de Matt Damon, nada que ver.



4 - xurde - 20:32 - 18.01.10

Solemne gilipollez de los Coen. Tal vez por ser ellos, se les deba perdonar todo, pero hay que ver la cara de tonto que se le queda a uno después de haberla visto.

Cine rebosante, con público muy definido en edad y gustos, y la opinión unánime, ¡a ver esto hemos venido!

En fin, sólo se la recomendaría a mi peor enemigo.



3 - Raul - 17:11 - 17.01.10

Lo mejor de la pelicula sucede durante los 15 primeros minutos, a partir de ahí todo se convierte en una lucha del espectador por no dormirse encima del señor de al lado.



2 - luis - 20:49 - 14.01.10

Francamente sois muy benevolos, a mi se me ha acabado el credito de los Coen, sus dos ultimas peliculas son dos lastres demasiado pesados como para seguir confiando en la cretividad de los antaño ingeniosos hermanos.

saludos



1 - Bedua - 16:25 - 11.01.10

Si señor, se puede decir mas alto pero no mas claro : una de los Coen que aburre. Al salir del cine la sensación no era el cabreo que tienes cuando te has tragado una americanada o te han tomado el pelo durante dos horas. Era solo tristeza: tanto tiempo esperando, tantos meses deseando que estrenasen la última de estos los dos de Minneapolis. El cine a rebosar hasta la primera fila, un ambiente sacado de los antiguos grandes estrenos. Nadie llega tarde, la devoción se respira en el patio de butacas; durante la proyección silencio total: ni móviles, ni cuchicheos, no toses, ni bolsas crujientes de palomitas. Un público devoto en comunión con dos fantasticos chiflados. Pero no. Al salir los titulos de credito no hay esa sensación de “lo han vuelto hacer”; han vuelto a crear algo genial y totalmente personal. Sales del cine y no se ha producido el milagro al que nos han malacostumbrado. Esperaremos a la proxima. Con la misma expectación, con la misma excitación. No lo olvidemos, son los Coen.



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.