Síguenos

«Una dulce mentira»: Tres eran tres…

Críticas

«Una dulce mentira»: Tres eran tres…

Ficha película Una dulce mentiraSinopsis Una dulce mentiraCartel Una dulce mentiraImágenes Una dulce mentiraTráiler Una dulce mentiraEscenas Una dulce mentira
Previa estreno Una dulce mentiraCríticas Una dulce mentiraComentarios Una dulce mentira

La comedia romántica francesa sigue regalando sorpresas a nuestra cartelera. El triángulo central articula una historia interesante, amena y llena de matices, gracias a un buen guion y un notable trabajo de los actores principales.  

Émilie (Audrey Tautou) recibe una apasionada carta de un admirador anónimo. Decide ignorar las intenciones de la misiva, que utiliza para reactivar el estado anímico de su madre, Maddy (Nathalie Baye), incapaz de superar la separación de su marido. Y funciona; el problema es que el firmante es el pobre Jean (Sami Bouajila), tímido empleado de Émilie, a la que ama perdidamente. Menos mal que, por mucho que se empeñe Hollywood en acabar con él, el género de la comedia romántica presenta aún muestras de salud fuera de los Estados Unidos ─y dentro también, es cierto, aunque escasean─: tras recibir la estimable “Los seductores”, Francia se supera a sí misma con “Una dulce mentira” (ver tráiler), en una demostración de sana competencia artística.

«Hay heridas que nunca se cierran. No todo se cura». No son pocos los méritos que se desprenden ya del mismo libreto, co-firmado por el director Pierre Salvadori junto a Benoît Graffin, que presenta una historia sustentada sobre tres patas atípicas, tres puntos interconectados a la caza de un amor que llegará salpicado de caos, venganzas y enredos bien hilados y presentados, atractivos por las pinceladas de inconformismo, de amoralidad incluso, que se desprenden de algunos de sus pasajes. Tras las cámaras, el cineasta se muestra muy cómodo a la hora de aportar frescura y rapidez a una propuesta que opta por una puesta en escena serena y sin complicaciones, con detalles bonitos ─la cámara que sigue el baile de los pies de Maddy es uno de los mejores ejemplos─ y repleta de luz, lo que si bien puede ser menester en estos casos, potencia aún más la indocilidad de una película que no permite dilucidar fácilmente de qué manera se va a desarrollar en su parte final.

Los protagonistas principales, perfectamente definidos en sus primeras apariciones en pantalla, encarnan con solvencia unos papeles que buscan amar desde aspiraciones y puntos de vista radicalmente distintos. Nathalie Baye está fantástica como la mujer madura que rejuvenece al sentirse deseada de nuevo; Sami Bouajila exprime los matices de su personaje con sorprendente honestidad; y Audrey Tautou se disuelve perfectamente en un rol ciertamente extraño como seco objeto de deseo. Los tres evolucionan notablemente, cambian de manera forzosa y/o voluntaria, y se abandonan sin darse cuenta a sentimientos y pasiones que provienen del desconocimiento, ya sea de la figura amada, ya sea de la figura amante. Revoltosa hasta su desenlace, “Una dulce mentira” establece una nueva baliza de esperanza para el género, y lo hace de manera inteligente, desprendiéndose de las amarguras que siembran el camino a la felicidad.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Una dulce mentira”, película distribuida en España por Golem © 2010 Les Films Pelléas, TF1 Films Productions y Tovo Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir