Síguenos

«Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas»: La experiencia Apichatpong

Críticas

«Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas»: La experiencia Apichatpong

FichaSinopsisCartelTráilerNoticiasCríticasComentarios

Apichatpong Weerasethakul lleva las estructuras del cine hasta casi pulverizar cualquier forma de acceder al sentido. Esta historia de fantasmas crea una poderosa fascinación que hace asomar lo extraño, lo inquietante.

Apichatpong Weerasethakul es de los pocos nombres que, en un panorama en el que se suceden los estrenos más o menos parecidos, y en el que el riesgo de las apuestas tiende a ser el mínimo, es capaz de realizar y estrenar cintas que desafían hasta al espectador más enamorado del cine. Y «Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas» —una traducción bastante estúpida del original ya que, ¿por qué no traducir también “uncle” por “tío”, cuando de hecho así se habla del protagonista en la cinta?— ha terminado de consolidar su nombre. Si uno está interesado en el cine más allá de la condición de mero espectador palomitero, deberá tener una opinión sobre él. Si aspira a ser admitido en lo más selecto de la cinefilia, tendrá que adorarle. No hay otra: hoy en día, el grado máximo de los expertos en cine pasa por él, como en otras épocas pasó por Godard, Antonioni o Tarkovski.

Como ellos, Weerasethakul lleva las estructuras del cine hasta un límite tan radical que está a punto de pulverizar cualquier forma de acceder al sentido. Esta historia de fantasmas —pues no es otra cosa, al menos en un principio, con un protagonista que, retirado a una finca cercana a la selva tailandesa para morir, recibe las visitas de su esposa muerta y de una extraña criatura que dice ser su hijo— crea una poderosa fascinación que hace asomar lo extraño, lo inquietante, incluso en el prólogo del búfalo que intenta escaparse. Porque la cámara sabe observar el entorno natural y construye una atmósfera que acaba disipando la frontera entre lo real y lo irreal, lo onírico y lo físico, lo cotidiano y lo trascendental. Por eso, adentrarse en sus fotogramas puede ser una experiencia totalmente fascinante o, por el contrario, llevar a la frustración de quien no encuentra resquicio alguno por el que atacar la cinta.

“Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas” reconcilia a quien esto firma con un autor que, hasta el momento, era demasiado críptico. Aquí, las imágenes subyugantes que ya aparecían en su anterior película, “Tropical malady” (2004), contribuyen mejor a una sinfonía visual y auditiva —la utilización y persistencia de los sonidos de la selva, los ruidos de la vida diaria o, por el contrario, la ominosa banda sonora que acompaña el camino hacia la gruta—, en la que, lejos de comprender, uno se siente inmerso en un mundo en el que la transmigración, la reencarnación, es posible. Un entorno amenazado por la frialdad de los medios de comunicación, de un modo de vida que roba la magia y mata la capacidad de ver y hablar con los espíritus de los que nos antecedieron.

«El cielo está sobrevalorado. Allí nunca pasa nada», dice uno de los fantasmas de la cinta. Porque en realidad, al morir, no está muy claro qué hay que hacer, hacia dónde hay que dirigirse, no existe un manual de instrucciones para la otra vida, que se asemeja más a un dejarse llevar sin rumbo fijo. Lo mismo, en realidad, que exige Weerasethakul a quien se atreva a sentarse ante una pantalla que le desafiará y exigirá al máximo. Y el premio está ahí, esperando, en lo que es una de las propuestas más singulares y radicales que pueden verse hoy en el cine… sin ser, eso sí, la piedra de toque de la cinefilia: se entra o no se entra, pero en ningún caso el tailandés espera con una espada flamígera para decidir quién merece el paraíso o quién no.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Escenas de “Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas” – Copyright © 2010 Kick The Machine Films, Illumination Films Past Lives, Anna Sanders Films, The Match Factory, Hans W. Geissendoerfer, FemsehProduktion y Eddie Saeta. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir