Síguenos

«Up in the air»: Con la mochila a cuestas

Críticas

«Up in the air»: Con la mochila a cuestas

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsEntrevistasPrevia
CríticasNoticiasComentarios

De nuevo Reitman no apuesta por una postura única ante la realidad, sino por la diversidad de opciones. Fresca puesta en escena y un montaje trepidante ilustradores del modo de vida de su protagonista. Una cinta interesante y ligera.

Que Jason Reitman comience «Up in the air» con varios individuos que miran a cámara cuando alguien les comunica que están despedidos… es toda una declaración de intenciones y también una provocación en estos tiempos de crisis y desempleo. Quien está enfrente de esos atribulados trabajadores es Ryan Bingham, un yuppie que se pasa los días viajando para formalizar reducciones de personal en empresas que requieren sus servicios. Su aspiración no es otra que llegar a los diez millones de millas en vuelos domésticos, y hacerlo libre de ataduras y compromisos personales. Pero las alturas le deparan dos nubarrones con nombres de mujer, que amenazan con perturbar su calculada estabilidad y soledad: son Alex, una ejecutiva madura de su misma cuerda, y Natalie, una jovencita idealista que trata de  implantar el sistema de despidos por video-conferencia.

Otra actividad de nuestro ilustre y superficial Ryan es la de dar conferencias en las que transmitir su personal filosofía existencial: ir por la vida con una mochila ligera de cosas y, sobre todo, de relaciones personales, y así evitar cargar con pesos y responsabilidades que obligarían a ir más despacio. No se le puede pedir más coherencia a Reitman en la construcción del guión y del personaje, así como de la puesta en escena. Por eso, nos presenta a un tipo inmaduro y egoísta aparentemente feliz, encantador y con éxito, que vive en el aire y en un entorno impersonal —basta ver la luz que invade las habitaciones en que para o los mismos aeropuertos—, que se dedica a romper vínculos empresariales simulando comprensión y vendiendo humo con prefabricados discursos de auto-ayuda. Un enemigo del matrimonio dispuesto a cualquier relación de un día… porque en el futuro nunca piensa.

Pero, como ya hiciera en «Gracias por fumar» y en «Juno», Reitman no apuesta por una postura única ante la realidad: fumar o no hacerlo, tener el bebé o abortar, casarse o vivir en soledad… son para el director opciones igualmente válidas y respetables. De hecho, no faltan en esta película parejas que se rompen, mentiras e infidelidades, dudas y miedos al compromiso… Quizá lo único que ponga en tela de juicio el director sea esa huída de la realidad, ese no enfrentarse al vacío de uno mismo —así ha querido llevar Ryan su mochila— y a las preguntas que es necesario plantearse para construir su mundo. El núcleo de su cine es el libre albedrío y el respeto por la diversidad de opciones, y siempre sobre cuestiones esenciales en la vida (el fumar no era sino un símbolo de la libertad).

Y su forma de hacerlo será el de la aparente ligereza y frescura de la puesta en escena, con un montaje trepidante que ilustre el modo de vida de quien va de flor en flor, de ciudad en ciudad —los reiterados rótulos de los destinos de los vuelos no son gratuitos—, sin fijar residencia ni relaciones; con unos planos cenitales propios de quien ve la realidad desde la distancia y sin comprometerse; con una fotografía fría de luz blanca e impersonal; con unos primeros planos reservados —salvo alguno necesario de Ryan y Alex— para unos fugaces y anónimos trabajadores despedidos que, curiosamente, son los más cercanos al espectador. Tanto George Clooney como Vera Farmiga o Anna Kendrick (darían mucho para analizar los modelos de mujer moderna que ofrecen) hacen buenos papeles, pero me quedo con los segundos de cámara en que aparece J.K. Simmons (el padre de familia despedido), un secundario de lujo.

«Up in the air» es una interesante película que retrata el mundo de Internet y de los aeropuertos como paradigmas de la modernidad y de la comunicación, tan repletos de contactos pero sin vínculos estables, pues su historia va más allá de la precariedad laboral y empresarial. Una visión, la de Reitman, nada superficial y con la suficiente ligereza como para que llegue al gran público y guste, para ofrecer a cada espectador la opción de ser un cisne, un tiburón o un simple paréntesis en la realidad del otro. Y de llevar la mochila llena, medio llena o vacía.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de «Up in the air» – Copyright © 2009 Paramount Pictures, Cold Spring Pictures, DW Studios, Montecito Company, Rickshaw Productions y Right of Way Films. Fotos por Dale Robinette. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir