Síguenos

«We are what we are»: Dieta sin sal

Críticas

«We are what we are»: Dieta sin sal

La pareja creativa que forman Jim Mickle y Nick Damici regresa con una propuesta que se deja ver pero que patina demasiado en su ritmo, convirtiendo este drama antropófago en una pieza dura de digerir.  

Emma Parker (Kassie DePaiva) ha pasado a mejor vida. Deja esposo (Bill Sage) y tres hijos (Julia Garner, Jack Gore y Ambyr Childers). Y justo cuando empiezan los días de ayuno anuales en casa. Todo desgracias. Jim Mickle y Nick Damici regresan con «We are what we are», remedo USA de la charra «Somos lo que hay», dirigida por Jorge Michel Grau en 2010. Como drama de horror no funciona mal, aunque tiene un problema que nos resulta demasiado habitual: rítmicamente patina. Pero bueno, mantiene a la pareja creativa como una dupla interesante dentro del panorama de género tras «Stake land» (2010) y la espera de ver qué nos depara «Cold in July», que queremos ver ya mismo.

Bill Sage en "We are what we are"

«Eso es lo que hacemos. Continuar». Técnicamente, todo bien. Cámara bien puesta, fotografía y banda sonora, bien. Edición, bien. El equipo consigue acumular tensión aún a pesar de que no esconde sus cartas principales, proponiendo un clan sectario unido por la fuerza de la tradición durante unas jornadas de abstinencia que concluyen con un festín sopero en plato hondo aderezado con carne de origen, como no podía ser de otro modo, humano. El problema es que Mickle se recrea demasiado en un material de fondo que no da para más, está justificado por los pelos a base de flashbacks y corta por la tangente camino de una conclusión que podía haber sido, literalmente, más suculenta.

Michael Sparks en "We are what we are"

Pero bueno, como pesadilla nuclear no es mala cosa si el espectador se deja envolver por su tristeza autodestructiva, y los protagonistas principales responden bastante bien ─a excepción del pequeño Jack Gore, al que parece darle todo igual; no es culpa suya, es un niño─ acompañados del gran Michael Sparks ─aunque la secuencia de la investigación definitiva es lo peor de la película─ y la gran Kelly McGillis, que repite con el cineasta aportando un punto maternal externo que no viene nada mal a la historia. Eres lo que comes, eres los pecados que heredas. Eres lo que hay, una máxima impepinable que puede turbar, satisfacer o dejar indiferente. En esta ficción, un mixto de las tres vías. Vale.

Calificación: 6/10

Imágenes de «We are what we are» © 2013 Belladonna Prods., Memento Films International, Uncorked Prods., Venture Forth y The zoo. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad
Publicidad

Anna Karenina: La venganza es el perdón

Lo más leído

Subir