Síguenos

«Whiplash»: Gente corriente

Críticas

«Whiplash»: Gente corriente

Una maravilla de intensidad inasumible, una batalla monstruosa por alcanzar algo tan inalcanzable como la Perfección. Su bicéfala criatura central rinde a un nivel espectacular, pero J.K. Simmons encuentra aquí un tótem inolvidable. Una película obligada.

Andrew (Miles Teller) estudia en el mejor conservatorio de música del país. Y quiere ser uno de los grandes. Al precio que sea. La gran maravilla que es el Arte nos enseña a interpretar mejor y valorar el mundo que nos rodea, a entender el caos en el que vivimos sumidos. Así que una película como «Whiplash» (ver tráiler), que apuesta por celebrar el Arte de la Creación Musical desde los parámetros del Arte de la Creación Cinematográfica, cuenta ya de entrada con un buen montón de papeletas para resultar atractiva, más aún tras las loas y alabanzas que ha levantado allí donde ha sido vista. La verdad es que una gozada poder decir que ha superado nuestras expectativas. No es estrictamente perfecta ─a veces se va de madre─, pero la experiencia de su visionado sí lo es.

"Whiplash"

«La clave es relajarse». Resumir la propuesta de Damien Chazelle en una palabra es sencillo: Intensidad. Con mayúsculas. Tras presentar perfectamente a sus dos personajes centrales en apenas cinco minutos, el espectador abandona rápidamente la sensación de que todo parece un poco demasiado, porque lo que vemos no es sino una batalla entre dos monstruos a la caza de la Perfección. Con mayúsculas también. Juntos/separados/juntos/separados recorrerán un camino tenso, irritante y demoledor a toda velocidad, sin parar casi un instante, una maratón con un ideal de fondo que se basa, tan sólo, en la lejana aspiración de tocar con la yema de los dedos ese Olimpo que les permita vivir por toda la eternidad en la memoria colectiva. Uf.

"Whiplash"

Pasmosamente editada y presentada, la emoción rebosa desde la interpretación de su bicéfala criatura central. Miles Teller hace un gran trabajo ─normal que esté alucinado con la recepción de su despliegue, aunque no tanto como para criticar el camino que le ha llevado hasta aquí─, pero lo de J.K. Simmons es verdaderamente demencial: totémico, titánico, tiránico, testosterónico, es el Diablo con el que pactar, es verdaderamente el precio a pagar. Un precio inasumible para la inmensa mayoría de nosotros, pobres mortales, ajenos como somos a lo que significa estar tocado por el verdadero don de la creación artística. «Whiplash» divierte, cabrea, machaca, fascina. Y nos hace más humildes. Porque sólo somos gente corriente.

Calificación: 10/10

Imágenes de “Whiplash”, película distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España © 2014 Blumhouse Productions, Bold Films y Right of Way Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir