INICIO          PELÍCULA          DVD          BANDA SONORA
  Ficha           Sinopsis           Cómo se hizo           Críticas           Imágenes           Premios           Enlaces      
 


 EL CORTE INGLÉS       FNAC         DVDGO        

 
 


 ◊ Ficha


Sinopsis


Cómo se hizo


Críticas


Imágenes


Premios


Enlaces


 

     
Cómo se hizo
Notas de producción 1 / 5 
 
   
 
   

1. Hayao Miyazaki, el último emperador

  Hayao Miyazaki lleva 20 años en la vanguar-dia de cineastas de animación en Japón. Fue uno de los pioneros de la industria y actual-mente es su creador más destacado. Su filmo-grafía muestra una asombrosa unidad de visión y una enorme integridad a pesar de la gran variedad de trabajos que ha llevado a cabo. Esta honestidad puede ser la clave del éxito del que disfruta hoy día. Productor, diseñador, director, dibujante y es-critor, Miyazaki es un artista genial y de los más brillantes de su generación.

  Su carrera abarca 39 años y durante este tiempo ha abordado todos los te-mas y ha explorado todos los registros. Con tono satírico, épico o elegíaco ha pasado del retrato al cine de género y ha expresado con una simplicidad ejem-plar las grandes pasiones, entregándose al lirismo del alma y a los juegos en-cantadores de la fantasía... Más que un simple cineasta, Miyazaki es un poeta, un trovador que da fe del fin de siglo y del amanecer de un nuevo milenio. Su sacrificio, su rigor y su pasión por el trabajo le han llevado a desarrollar hasta el límite su particular percepción y su capacidad cinematográfica. Es un verdade-ro artesano. Sus películas son edificios monumentales construidos como las catedrales: con una devoción y fervor casi religiosos. Escrupuloso, meticuloso e inflexible, durante su larga carrera Miyazaki ha luchado ferozmente contra los aforismos débiles y la sofistería intelectual. Su trabajo es un tributo deslum-brante al triunfo de una imaginación extraordinaria.

2. Un retiro prematuro

  En 1997, cuando La Princesa Mononoke causaba sensación en la industria, y cuando Hayao Miyazaki disfrutaba del mayor éxito en su carrera, sufrió una crisis debido al agotamiento nervioso y físico. Aun así el cineasta no pudo abandonar su trabajo porque los estudios Ghibli dependían de él para su futuro. Miyazaki se vio obligado a superar la enfermedad para asegurar la continuidad de la productora. Tras un esfuerzo hercúleo declaró que había llegado al final de su carrera. En ese momento la recaudación de La Princesa Mononoke se acercaba a la de Titanic en las taquillas japonesas. Sin embargo, hace tres años Miyazaki decidió volver a trabajar y, arriesgando de nuevo su salud, rodó El viaje de Chihiro. Resultó ser una acción valiente y pers-picaz: el director japonés volvió a conquistar al público, atrayendo a más espectadores que Titanic en la mitad del tiempo.

Cartel de "La princesa Mononoke" - Copyright © 1997 Buena Vista International  “Me di cuenta de que había anunciado dema-siado pronto mi retirada del cine”, confiesa Hayao Miyazaki. “Cuando trabajaba en La Princesa Mo-nonoke creí de verdad que iba a abandonar. Es-taba cada vez más débil y no sabía qué hacer. Como el trabajo de director requiere en primer lu-gar talento y no fuerza física, luché por acabar la película especialmente porque la estabilidad fi-nanciera de la productora dependía del estreno del filme. Cuando se dio a conocer mi retiro, la noticia se extendió como un reguero de pólvora. Aunque La Princesa Mononoke no estaba termi-nada, ni mucho menos, los periodistas siempre empezaban la entrevista preguntando si tenía pla-neada la siguiente película. Mi vida personal cobró más importancia que la película y con ello se cuestionó el futuro de Ghibli. Un día estaba un poco alte-rado y contesté que La Princesa Mononoke sería mi última película. Hasta me convencí a mí mismo de que había terminado mi carrera. Invertí todas mis energías en la batalla final, incrementando mis expectativas y exigiendo cada vez más a mis colaboradores. Ya estaban bajo una presión enorme y mi acti-tud dejó agotados a los empleados de Ghibli. Muchos sufrieron crisis nervio-sas. Estaban resentidos. Yo seguía convaleciente y aún sentía el peso de mu-chos años de trabajo pero afortunadamente todos estos sacrificios no fueron en vano. La Princesa Mononoke consiguió un éxito mucho mayor de lo que hu-biéramos podido soñar”.

 



www.elviajedechihiro.com

   La Butaca           Vértigo Films                 Planeta Junior  

© 2003 LaButaca.net © 2003 Vértigo Films. Todas las imágenes y material original de la película son
propiedad de Vértigo Films.  Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.