INICIO          PELÍCULA          DVD          BANDA SONORA
  Ficha           Sinopsis           Cómo se hizo           Críticas           Imágenes           Premios           Enlaces      
 


 EL CORTE INGLÉS       FNAC         DVDGO        

 
 
       


 ◊ Ficha


Sinopsis


Cómo se hizo


Críticas


Imágenes


Premios


Enlaces


 

  Críticas                
Crítica por Joaquín R. Fernández
 
   
 
   

  A pesar del reciente «boom» de la animación ja-ponesa en Occidente, todavía existe cierto sector del público que, acostumbrado a la espectaculari-dad y a la exagerada candidez de los dibujos ani-mados de Disney, teme acercarse a un tipo de ci-ne que equivocadamente asocia al sexo y a la vio-lencia. El «anime» no es algo uniforme y monote-mático, sino que presenta variadas vertientes, por lo que confundir a Goku con Pokémon o a Ranma con Kaneda sólo puede significar dos cosas: o uno es un verdadero ignorante en la materia (nada hay que objetar a esto, pues... ¿hay alguien que nazca aprendido?), o, lo verdaderamente lamentable, es-coge de forma sesgada ciertos contenidos de de-terminados «anime» para luego despotricar contra ellos sin ver siquiera la obra completa o, peor aún, sin tener intención alguna de comprenderla. Por ello, los importantísimos premios que ha obtenido "El Viaje de Chihiro" pueden ser un estupendo aliciente para que un gran número de personas se acerquen sin te-mor a esta película y se maravillen con una fábula mágica y tierna que, de paso, sirve para que tengamos un poco más presente la atractiva cultura japo-nesa.

  Y es que "El Viaje de Chihiro" es una deslum-brante epopeya en la que una niña se ve inmersa en un mundo de fantasía al que pronto habrá de acostumbrarse. Sus padres, transformados en cerdos por invadir un recinto exclusivo de dioses y espíritus, no la podrán ayudar a superar un reto que desborda cualquier irrealidad que alguna vez ella haya podido dibujar en su imaginación. Como si fuera un hermano gemelo de la protagonista, el espectador va introduciéndose poco a poco en la peculiar casa de baños que forzosamente se convertirá en el nuevo hogar de la pequeña. Ante nuestros ojos y ante los de ella irán desfilando una serie de estrafalarios personajes que provocarán un sinfín de situaciones; el llanto, la amistad, el amor, la comedia, todos ellos elementos que se suceden a través de hermosas estampas que, sin prisas, se cobijan bajo una trama de una compleja sencillez. Semejante oxímoron se explica porque, a pesar de la densidad de algunas de las pro-puestas planteadas (las historias de fantasmas o la importancia de lo espiritual en nuestras vidas no son temas que abunden en el cine actual), la naturalidad es la característica que mejor describiría el desarrollo de un argumento como el de "El Viaje de Chihiro".

  Sin necesidad de demasiadas explicaciones, uno enseguida comprende el sentido (o mejor di-cho, los sentidos) que Hayao Miyazaki ha queri-do darle a su obra. El sentimiento de desprotec-ción que ahoga a Chihiro al sabérselas sin el cálido amparo de sus padres, pronto se disipa cuando la pequeña Sen va ganándose el respeto y el cariño de los seres que pueblan la casa de baños. La tolerancia, cualidad que ya desprendía el anterior trabajo del director, "La Princesa Mononoke", se descubre con fuer-za según avanza la cinta. El afán materialista de los trabajadores de Yubaba, que se vuelven codiciosos cuando ven un poco de oro, se derrumba ante lo ver-daderamente importante: el amor, un afecto que, por ejemplo, será el que en verdad logre apaciguar la ansiedad del dios Sin Cara. Y la amistad, represen-tada primordialmente en el personaje de Haku, único habitante del lugar dis-puesto a socorrer a Chihiro en su nostalgia, encontrará una inesperada corres-pondencia cuando la niña ponga todo su empeño en salvar la vida de aquél que supo comprenderla desde un principio.

  Es difícil, pues, describir las bondades de una película tan peculiar como és-ta. Puede que para algunos no tenga ni pies ni cabeza, y puede que otros sim-plemente la alaben porque ha ganado un importante premio en un reconocido festival (seguro que los mismos que despreciaron a "La Princesa Mononoke" ahora se rinden ante las virtudes de "El Viaje de Chihiro"). Sin embargo, les aseguro que aquellos que en verdad deseen ser cautivados por la be-lleza de una purificada utopía o por un afectivo cuento repleto de las más variadas emociones, saldrán fascinados del cine tras ver esta pelí-cula.

  Hermosa y dulce, la banda sonora de Joe Hi-saishi es en parte responsable de la sensación de recogimiento que nos invade al visionar "El Viaje de Chihiro". Fiel a su estilo (su música evo-ca a otras de sus composiciones pasadas), el au-tor japonés subraya con brillantez algunos de los mejores momentos del filme (la presentación de Chihiro y sus padres, la llegada a la casa de ba-ños, los primeros trabajos que ha de realizar la ni-ña). Es una partitura que, aunque en puntuales ocasiones sobrepasa a las imá-genes, durante la mayor parte del metraje las acompaña con perfección, tal y como se puede comprobar en el precioso poema visual que contemplamos cuando Sen y sus nuevos amigos cogen el tren que los llevará hasta el hogar de Zeniba, la hermana gemela de Yubaba. La melancolía de este pasaje ape-nas puede ser descrita con palabras, es algo que hay que ver y escuchar...

  En definitiva, viajar con Chihiro significa perderse en los frondosos bosques de magia que Miyazaki mece con su cálido aliento, nadar en las límpidas aguas que se mueven al compás de las olas que animan los artistas de Ghibli o volar en libertad junto a las notas de un piano con las que Hisaishi cubre los cielos de una tierra de ensoñación. Es una extraña experiencia que nos recuerda cuán importante es la imaginación humana para saciar nuestras inquie-tudes más quiméricas, aquellas que desgraciadamente muchos han de-jado atrás, allá en su lejana infancia...

 

 



www.elviajedechihiro.com

   La Butaca           Vértigo Films                 Planeta Junior  

© 2003 LaButaca.net © 2003 Vértigo Films. Todas las imágenes y material original de la película son
propiedad de Vértigo Films.  Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.