LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

FNAC
 

  EL CORTE INGLÉS
 

DVDGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

ANTES QUE ANOCHEZCA
(Before night falls)


cartel Dirección: Julian Schnabel.
País:
USA.
Año: 2000.
Duración: 125 min.
Interpretación: Javier Bardem (Reinaldo Arenas), Olivier Martinez (Lázaro Gómez Carriles), Andrea Di Stefano (Pepe Malas), Johnny Depp (Bon Bon / Teniente Víctor), Sean Penn (Cuco Sánchez), Michael Wincott (Herberto Zorrilla Ochoa), Najwa Nimri (Fina Correa), Olatz López Garmendia (madre de Reinaldo), Sebastián Silva (padre de Reinaldo), Héctor Babenko (Virgilio Pinera).
Guión: Cunningham O'Keefe, Lázaro Gómez Carriles, Julian Schnabel; basado en las memorias de Reinaldo Arenas.
Producción: Jon kilik.
Producción ejecutiva: Julian Schnabel, Matthias Ehrenberg y Olatz López Garmendia.
Fotografía: Xavier Pérez Grobet y Guillermo Rosas.
Música: Carter Burwell.
Montaje:
Michael Berenbaum.
Diseño de producción: Salvador Parra.
Dirección artística: Antonio Muñoz-Hierro.
Vestuario: María Estela Fernández.

 

CRÍTICA por
Fernando Bernal

Una actuación, una película

La biografía cinematográfica es uno de los géneros más complejos y también más propensos a la polémica, algo que emana del habitual conocimiento por parte del público de los acontecimientos y personajes que está viendo en pantalla. Por eso resulta extraño que Julian Schnabel, un pintor de bastante prestigio dentro del nuevo movimiento abstracto, optara (y arriesgara) por el ‘biopic’ como hilo conductor de su ópera prima ‘Basquiat’ (1996) y que repita en su segunda obra ‘Antes que anochezca’ (2000). En la primera ocasión, Schnabel se acercó de una manera casi familiar a la figura del controvertido Jean Michael Basquiat, un revolucionario artista que utilizó el graffiti como medio de expresión artística y de reivindicación personal. Los mejores pasajes del filme tenían su fuente de inspiración en el conocimiento directo del propio Schnabel del momento, el ambiente y los personajes retratados; algo que, por otra parte, no ocultaba la falta de un estilo propio ni de un deseo de aportar algo innovador al lenguaje cinematográfico (lo que se podía esperar a la vista del talento rupturista de Basquiat y de la obra plástica del propio Schnabel).

En ‘Antes que anochezca’, Schnabel se acerca a la vida del cubano Reinaldo Arenas a partir de sus recuerdos fragmentados y recogidos en un libro del que la película toma prestado su título. La vida pública de este poeta estuvo marcada por su reconocida homosexualidad y su oposición al castrismo, lo que derivó en un inevitable (forzado, como se explica en el film) exilio estadounidense, que culmina con una muerte propiciada por una mezcla de hastío vital y desarraigo. Schnabel repasa la vida de Arenas con un tono distante; desde un prólogo almibarado y poco creíble que intenta justificar el talento para el arte del protagonista, hasta un final en el que Schnabel demuestra haber perdido totalmente el control de su obra en detrimento de Javier Bardem. Porque es el actor español el verdadero motor, el alma, la fuerza de este largometraje. Más allá de métodos, y de estudios teóricos, el actor, que comenzó como un icono más del universo de Bigas Luna y ha forjado una carrera arriesgada y plagada de retos, afronta su personaje como un verdadero ‘tour de force’ interpretativo. Éste incluye el mimetismo (increíble el parecido entre el intérprete y el poeta cubano), la variedad de registros lingüísticos (cubano e inglés, cuando ninguno de los dos es su idioma natural) y una presencia física arrolladora que remite a cotas que sólo han podido alcanzar monstruos sagrados del Séptimo Arte. No se sabe si fue decisión premeditada y bien calculada del propio Julian Schnabel o algo natural, pero Bardem comienza a adueñarse de la narración hasta convertirse en el eje fundamental de la misma y conseguir que el espectador se olvide de la falta de ritmo de la película y de estilo de su máximo responsable en favor de un actor que completa un retrato perfecto y concienzudo de un poeta torturado y talentoso.

Reinaldo Arenas no fue una figura conocida entre nosotros, ‘Antes que anochezca’ ha conseguido que el público se identifique con el poeta cubano, que llevará ya para siempre los duros rasgos del rostro de Javier Bardem. Lo que se puede agradecer a Julian Schnabel es que pensara en el actor español y le regalara un papel que puede dar una dimensión superior a su carrera (por encima del Oscar, los cegadores flashes de la gloria y el falso triunfalismo que lleva implícitos el muy estudiado circo hollywoodiense). Bardem reivindica la figura de Arenas y lo hace consagrando su oficio, por encima de métodos y técnicas, sólo con el corazón y mucho talento. ‘Antes que anochezca’ es una obra endeble, que no pasaría de ser una correcta radiografía de un personaje -sin tomar partido en los hechos de su vida ni en los imprescindibles sucesos socio-políticos que la rodean, algo imperdonable en un biopic- si no fuera porque cuenta con un actor que siempre tiene claro hacia dónde tiene que discurrir la historia y que asume un rol hasta sus últimas consecuencias.


Imágenes de Antes que anochezca - Copyright © 2000 El Mar Pictures y Grandview Pictures. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos