LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

FNAC
 

  EL CORTE INGLÉS
 

DVDGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL HALCÓN INGLÉS
(The limey)


cartel Dirección: Steven Soderbergh.
País:
USA.
Año: 1999.
Duración: 90 min.
Interpretación: Terence Stamp (Wilson), Peter Fonda (Terry Valentine), Lesley Ann Warren (Elaine), Luis Guzmán (Ed), Barry Newman (Avery), Joe Dallesandro (tío John), Amelia Heinle (Adhara), Nicky Katt (Stacy), Melissa George (Jennifer).
Producción: John Hardy y Scott Kramer.
Guión: Lem Dobbs.
Fotografía: Ed Lachman.
Música: Cliff Martinez.
Montaje: Sarah Flack.
Diseño de producción: Gary Frutkoff.
Vestuario: Louise Frogley.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN

El Webster's Dictionary define "Limey" como "palabra de argot para el marinero británico, así llamado debido a la obligación que tenía de ingerir zumo de lima sirviendo en la Marina con el fin de combatir el azote del escorbuto." Sin embargo, en EL HALCÓN INGLÉS, de Steven Soderbergh, el personaje a quien hace referencia el título intenta defenderse de un tipo distinto de escorbuto: aquellos que asesinan a los inocentes. En el presente film, el "Inglés" (Limey) es un forastero que anda suelto por Los Angeles, devorado por la rabia, sediento de venganza.

Bajo la dirección de Soderbergh, el famoso actor británico Terence Stamp da vida a ese forastero, el agitado ex-presidiario británico Wilson. El Wilson de Stamp es un hombre fuera de lugar tanto en lo temporal como en lo espacial: un individuo que se ha consumido en prisión durante los últimos nueve años, muy lejos de Los Angeles, básicamente sin contacto alguno con el mundo en el que ahora penetra para exigir su venganza.

Yéndose de Londres por primera vez después de casi una década tras los barrotes, no comprende ni la ciudad ni la época, y escasamente el idioma que se habla. Con todo, viaja a Los Angeles para averiguar qué le ocurrió a su querida hija Jenny, que murió "bajo circunstancias misteriosas", según una nota que recibió de uno de sus amigos mientras estaba todavía en prisión. Sin embargo, lo que sí comprende es que el "affaire" amoroso de Jenny con el productor de discos Terry Valentine, encarnado por Peter Fonda, la llevó directamente a una muerte que fue cualquier cosa menos accidental. Para cuando Wilson logra desenmarañar el misterio e imponer su justicia, algunos de los criminales más duros de Los Angeles -aquéllos que han sido lo suficientemente afortunados como para sobrevivir- no olvidarán jamás su encuentro con el "Inglés".

UN REPARTO PARA LA PUGNA

Soderbergh, que irrumpió en la escena cinematográfica internacional en 1989 cuando su SEXO, MENTIRAS, Y CINTAS DE VÍDEO logró la codiciada Palma de Oro en el Festival de Cannes, se une a dos iconos del cine de los años 60, Stamp y Fonda, para crear un singular cuento con asesinato, venganza y redención en EL HALCÓN INGLÉS.

La película, la octava de Soderbergh, se distingue en diversos aspectos, y viene a sumarse con gran dignidad al volumen de trabajo del realizador. Entre sus méritos destacan los intentos del director por analizar los conflictos entre culturas e idiomas, por enfrentarse al rápido paso del tiempo, por examinar el ansia de un padre por reunirse con la hija que dejó atrás, pese a la barrera de su trágica muerte.

En el éxito de EL HALCÓN INGLÉS es fundamental el estratégico reparto de Soderbergh, que incluye a Stamp y Fonda, dos actores nominados para el Oscar [Stamp por BILLY BUDD (LA FRAGATA INFERNAL, 1962), y Fonda por coescribir EASY RIDER (BUSCANDO MI DESTINO, 1969) y por actuar en ULEE'S GOLD (1997)] en los roles de Wilson y Valentine. Sus interpretaciones en EL HALCÓN INGLÉS reflejan en muchos aspectos papeles importantes que cada uno de ellos encarnó en el pasado y, de un modo más general, el impresionante lugar que ambos se han forjado desde que hace más de 30 años empezaron a destacar simultáneamente en continentes distintos.

Debido a la presencia de esas dos estrellas, y al sostén creativo de la película, Soderbergh considera la cinta "un film de venganza muy sencillo con mucho bagaje de los años 60." El golpe de efecto de un reparto en que Stamp se enfrenta a Fonda juega a favor de esa alienación cronológica que se hace constante a lo largo de todo el metraje. Ambos hombres irrumpieron en la escena cinematográfica en los años 60 con reconocidas interpretaciones. Los personajes que crearon entonces definieron muchos de sus papeles futuros.

En el caso de Stamp, "mi primera película fue BILLY BUDD. Aquel personaje quería presentarse como un ángel caído, un joven que llega a la Tierra con influencias angelicales fuertemente impregnadas en su ser. Más tarde, mi segunda película fue THE COLLECTOR (1965), en donde encarné al primer asesino en serie del cine, un personaje cuya conciencia estaba completamente reprimida. Con esos dos personajes, mostré el alcance de mi capacidad. A medida que los años pasaban, iba siendo contratado para encarnar cualquiera de esos dos papeles. No se presentaba a menudo la oportunidad de interpretar un rol donde esos dos extremos estuvieran a la vez en un mismo personaje; sin embargo, Wilson es uno de esos personajes."

Pero la personalidad de Stamp de los años 60 no sólo deja su impronta en su papel de EL HALCÓN INGLÉS, de hecho se observa directamente en el film. Utilizando una estrategia narrativa sin precedentes, Soderbergh compró los derechos de POOR COW, un film de Ken Loach de 1967, en donde Stamp encarna a un joven ladrón británico cuyo nombre, y no casualmente, es Wilson. El director intercala en EL HALCÓN INGLÉS planos del actor procedentes de POOR COW en los frecuentes momentos de introspección que tiene Wilson a lo largo de la película. Este recurso permite a Soderbergh ilustrar el pasado del personaje y mostrar al público la naturaleza del dolor que Wilson siente por la muerte de su hija. Este procedimiento contribuye al método del director consistente en reflejar simbólicamente a sus personajes a través de un prisma, exponiendo los cuantiosos pedazos del presente y del pasado que constituyen el todo.

"Pensamos que sería sorprendente si lográbamos pasar directamente de planos de Terence tal y como es en la actualidad a otros en que se ve tal y como era hace 30 años" -informa Soderbergh-. "No recuerdo que se halla hecho esto recientemente, ni quizá nunca. Estaba diciéndole a Lem Dobbs, el guionista, que me gustaría encontrar ese material, y él me envió un fax al día siguiente informándome que sabía exactamente en qué película podríamos obtenerlo."

De igual modo, el papel de Valentine es consecuencia del camino que Fonda empezó a forjarse hace más de 30 años. Su personaje en BUSCANDO MI DESTINO define la alegría de aspirar a una libertad sin trabas y sin delimitaciones claras propia de toda una generación de la década de los 60. Aquel tiempo y su correspondiente búsqueda del placer es exactamente el mundo que da origen a Valentine. Quien una vez fuera un famoso productor de discos en los 60, ahora se ve no tan rico y triunfador como pretende; se codea con traficantes de drogas y criminales tras una búsqueda de pingües beneficios que trágicamente acaba mal. Su profunda añoranza de los "viejos tiempos" impregna todo el film.

Fonda está convencido de que Valentine "fue concebido para mí. Es alguien apasionado, con gran gusto en cuanto a jovencitas, y se muestra accesible, incluso amistoso, al principio del film. Más tarde, vemos el arco y cuán enorme ha sido su caída realmente. Se trata de un personaje diametralmente opuesto al de Ulee Jackson (el papel por el que fue nominado en la película ULEE'S GOLD)."

Wilson y Valentine son los ejes en torno a los que la película gira. Dobbs y Soderbergh tenían a Stamp en mente desde el principio, cuando daban forma al papel y "desarrollaban" el anhelo primario de Wilson por satisfacer una venganza justificada.

"Diseñamos la película en función de Terence" -nos dice Soderbergh-. "Percibíamos que Terence comprendería que su personaje está reincorporándose al mundo tras haber estado ausente durante cierto tiempo. En Valentine, parecían converger los aspectos concretos de las trayectorias de Peter y Terence. A lo largo de su carrera, Terence ha tomado decisiones muy poco convencionales, y se ha hecho un importante lugar en lo contracultural. Obviamente, Peter ha hecho lo mismo, y eso es verdaderamente importante. Cuando esos dos personajes se dan de cabeza, en verdad que se trata de un choque de titanes."

Por supuesto que EL HALCÓN INGLÉS ofrece más que dos interpretaciones impresionantes. Lesley Ann Warren (Elaine), Barry Newman (Avery), Amelia Heinle (Adhara), Luis Guzmán (Ed), Nicky Katt (Stacy), y Joe Dallesandro (Tío John) completan un brillante reparto. Todos encarnan a duros habitantes de Los Angeles. Algunos deciden ayudar a Wilson, otros darle caza, pero todos tienen algo en común: sus vidas experimentarán un cambio definitivo una vez que el "Inglés" ha llegado a la ciudad.

EL ENTORNO COMO PERSONAJE

La propia California del Sur ejerce de imprescindible co-protagonista junto a ellos mientras el misterio va desentrañándose. La película se rodó a lo largo de Los Angeles -desde Hollywood Hills al barrio hispano de Boyle Heights, desde el paseo marítimo de Long Beach al opulento Griffith Park y el corazón del San Fernando Valley. Más tarde, la película culmina en los acantilados cubiertos de secoyas mirando al Pacífico, en el Big Sur del Norte de California.

La película también contiene dos localizaciones absolutamente singulares que son cruciales para la historia. Ambas son mansiones propiedad de Valentine que dan indicio del estilo propio del personaje y de su fortuna, a menudo conseguida con malas artes. La primera aparece en la producción por sugerencia del guionista, Lem Dobbs: una mansión que en realidad perteneciente al primer director del Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, Maurice Tuchman. Esa casa, situada en Hollywood Hills, contiene pinturas del padre de Dobbs, el afamado artista R.B. Kitaj. Su singular arquitectura y uso de la luz y del espacio rezuma exactamente ese tipo de lujo y arrogancia que encaja a la perfección con el personaje de Valentine.

La segunda mansión se consiguió por medio del equipo de localizaciones de la película, tras una pormenorizada búsqueda entre las casas disponibles a lo largo de la línea de costa del Big Sur. En este caso, hallaron un "medio castillo, medio cabaña" rodeado de secoyas y situado en los acantilados, sobre el arreciante océano. El edificio ofrece el aspecto de un refugio fácilmente salvaguardado -el lugar perfecto para que Valentine se oculte, y para que Wilson le de caza, tal y como el guión exige-.

EL ESTILO DE SODERBERGH

La combinación de los ingredientes, por supuesto, es obra del premiado director Steven Soderbergh. Como en SEX, LIES, AND VIDEOTAPE (SEXO, MENTIRAS, Y CINTAS DE VÍDEO, 1989), THE UNDEREATH (THE UNDERNEATH: BAJOS FONDOS, 1995), KAFKA (KAFKA, LA VERDAD OCULTA, 1991) y GRAY'S ANATOMY (1996), la película muestra a los protagonistas principales desde distintos puntos de vista; ninguno de ellos resulta retratado sólo en blanco o en negro, sino más bien en una variada gradación de grises. En EL HALCÓN INGLÉS, el protagonista principal, por ejemplo, es un criminal de carrera cuyo cómputo de fechorías es cuanto menos tan grande como el del hombre a quien da caza. Sin embargo, Wilson también es un padre que quiere a su hija. En uno de los numerosos giros que da la película, Wilson descubre que Valentine -el hombre a quien quiere eliminar- también la amaba.

Este tipo de evolución en los personajes y en la historia resulta típica de las películas de Soderbergh, y no hay duda de que es una de las principales razones por las que el film fue invitado al Festival de Cannes de 1999.

"Steven permite que la película sea orgánica, deja que crezca, que lo que sucede sea interpretado, en lugar de imponer un enfoque determinado" -dice Scott Kramer, uno de los productores de la película. "Como guionista y antiguo montador, Steven confía en su talento para reflejar eso, pero también permite que los actores y el equipo creativo aporten su propia visión y capacidades a la producción."

John Hardy, otro productor del proyecto, subraya ese aspecto: "Cuando se ve EL HALCÓN INGLÉS se contempla la obra de un realizador consumado que cree en su material escrito y, con todo, se muestra absolutamente entusiasmado con los protagonistas que encarnan los papeles principales del film. Los emplea y trabaja con ellos para forjar una cinta que explore aquellos extremos de un modo nunca afrontado hasta ahora."


Imágenes y notas de producción de El Halcón Inglés - Copyright © 1999 Artisan Entertainment. Fotos: Bob Marshak. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos