LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

FNAC
 

  EL CORTE INGLÉS
 

DVDGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

VERY BAD THINGS


cartel Dirección y guión: Peter Berg.
País:
USA.
Año: 1998.
Duración: 95 min.
Interpretación: Jon Favreau (Kyle Fisher), Leland Orser (Charles Moore), Cameron Diaz (Laura Garrety), Christian Slater (Robert Boyd), Jeremy Piven (Michael Berkow), Daniel Stern (Adam Berkow), Jeanne Tripplehorn (Lois Berkow).
Producción: Cindy Cowan, Diane Nabatoff y Michael Schiffer.
Producción ejecutiva: Ted Field, Michael A. Helfant, Scott Kroopf y Christian Slater.
Música: Stewart Copeland.
Fotografía:
David Hennings.
Montaje: Dan Lebental.
Diseño de producción: Dina Lipton.
Dirección artística: Michael Atwell.
Vestuario: Terry Desbrach.
Decorados: Kathy Lucas.

 

CRÍTICA
por Josep Alemany

AUTOAYUDA, BODA Y CADÁVERES

Very Bad Things se dedica a coleccionar los cromos más actuales del american way of life («estilo de vida americano») para, a renglón seguido, dinamitarlos a lo bestia. Cuando digo cromos me refiero a personajes y situaciones característicos, casi alegóricos, de nuestra sociedad. Y, como es lógico, todo gira en torno a un momento mágico por excelencia: la boda de la joven pareja que forman Laura (Cameron Diaz) y Kyle (Jon Favreau).

Kyle se va con sus amigos a Las Vegas a celebrar la despedida de soltero tal como dictan las normas. Y, de repente, se encuentran con un fiambre en el cuarto de baño. Dicho cadáver será el desencadenante de los acontecimientos. Con su actitud, los integrantes del grupo revelarán de qué materia están hechos. Es decir, con qué molde los han fabricado.

Como todo régimen capitalista, la sociedad actual se basa en la producción en serie, tanto de coches como de personas. El tan cacareado individualismo del mundo moderno, o posmoderno, yo no lo veo por ningún lado. Lo que sí abunda, en cambio, es el conformismo y el borreguismo. El gran acierto de Very Bad Things consiste, precisamente, en ofrecer un catálogo de los novísimos ejemplares del zoo humano: los personajes encarnan las últimas tendencias del comportamiento posmoderno. Robert Boyd (Christian Slater) es un comunicador, ha realizado cursos de autoayuda y dispara una verborrea arrolladora. Adam Berkow (Daniel Stern) es el adalid de la nueva religiosidad (que, por cierto, no tiene nada de nueva: se trata de un refrito, o un reciclado, de los dogmas más trasnochados). Kyle es un pelele manejado por Robert y por la novia, dice amén a todo. Laura sueña con una boda de lo más convencional. Es una chica tan, tan estándar que sólo falta que la veamos leyendo el Cosmopolitan.

Mediante un humor negro, incluso macabro, Peter Berg (director y autor del guión) somete los estereotipos de la vida americana a un tratamiento irreverente. A una demolición desenfrenada. Tres ejemplos, tomados al azar: 1) los preceptos religiosos que, según Adam, deben observarse a la hora de enterrar los cadáveres; 2) la oración fúnebre que improvisa Kyle de noche, en el desierto; 3) Adam y Michael Berkow constituyen la mejor plasmación cinematográfica del mandamiento bíblico «amaos como hermanos».

GALERÍA DE MONSTRUOS

En esa selección de personajes, los más normales, los más «listos» son los más monstruosos: Robert Boyd y Laura. Y no es ninguna casualidad que acaben enfrentándose. Robert Boyd utiliza el lenguaje y las dotes de comunicador para manipular a los demás. Su actitud, en apariencia desenvuelta, no es más que una máscara de las peores intenciones. Laura, por su parte, está dispuesta a hacer lo que sea preciso para llegar el día señalado ante el altar. Lleva muchos años concentrada en dicho objetivo. Y, una vez alcanzado, exige más sangre para hacer de Kyle un hombre nuevo adaptado por entero a sus caprichos. La ambición de Laura origina la última catástrofe. El final es atroz. El sueño americano acaba en pesadilla.

(Aunque por comodidad, y por motivos geográficos, utilizo el adjetivo americano, mis comentarios también se refieren a Europa y a gran parte del mundo, porque, a fin de cuentas, el estilo de vida imperante coincide, en lo esencial, con el americano.)

¿Tiene algún sentido discutir sobre el mal gusto y el buen gusto? En algunos casos sí. A propósito de Very Bad Things no. El tono disparatado de algunas escenas está más que justificado por el carácter iconoclasta de la película, se inserta sin desentonar en el conjunto de la narración.

Obra superficial e intrascendente, Very Bad Things dinamita sin embargo los clichés del conformismo social y muestra los monstruos que se ocultan detrás de la «vida normal». La película, en definitiva, no está mal.


ENLACES

Datos en la IMDB


Imágenes de Very bad things - Copyright © 1998 BallPark Productions, Initial Entertainment Group y Interscope Communications. Fotos: Robert Zuckerman/Polygram Films. Todos los derechos reservados.

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos