LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

DVD
DVD

Banda sonora
BANDA SONORA

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

9 DÍAS (BAD COMPANY)
(Bad company)


cartel
Ampliar cartel

Dirección: Joel Schumacher.
Países:
USA, República Checa.
Año: 2002.
Duración: 116 min.
Interpretación: Anthony Hopkins (Gaylord Oaks), Chris Rock (Jake Hayes / Kevi Pope), Matthew Marsh (Dragan Adjanic), Kerry Washington (Julie), Peter Stormare (Adrik Vas), Garcelle Beauvais (Nicole), Gabriel Macht (Agente Seale), Brooke Smith (Oficial Swanson), Daniel Sunjata (Oficial Carew), DeVone Lawson jr. (Oficial Parish), Will Robbins (Oficial McCain).
Guión: Jason Richman y Michael Browning; basado en un argumento de Gary Goodman y David Himmelstein.
Producción: Jerry Bruckheimer y Michael Browning.
Música: Trevor Rabin.
Fotografía:
Dariusz Wolski.
Montaje: Mark Goldblatt.
Diseño de producción: Jan Roelfs.
Dirección artística: Alan Gilmore, W. Steven Graham y Jindrich Kocí.
Vestuario: Beatrix Pasztor.
Estreno en España: 26 Julio 2002.


 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 Buena Vista International

1. La película

La idea de “Bad Company” (9 días) surgió hace más de una década, a finales de los años ochenta. Para el productor Jerry Bruckheimer, dar forma al guión es el problema más importante que plantea una película: “Es realmente lo más complicado. Durante años, hemos barajado una multitud de ‘grandes ideas’, pero transformar una idea en un guión interesante es un proceso muy largo y te obliga a prestar mucha atención a los detalles, incluso si se trata de una comedia. Creo que especialmente si se trata de una comedia. Una vez que tenemos el guión, nos centramos en quién va a protagonizar la película, quién va a encargarse del guión y mejorar lo que ya está sobre el papel”.

El director Joel Schumacher declara: “Creo que Jerry Bruckheimer ha tenido una idea brillante al escoger a Anthony Hopkins y Chris Rock. La perspectiva de trabajar con ambos actores y Jerry era irresistible”. En la extensa lista de créditos de Schumacher se incluyen los éxitos de taquilla “Batman Forever”, “Falling Down” (Un día de furia) y “A Time to Kill” (Tiempo de matar), así como los éxitos de crítica “Flawless” (Nadie es perfecto) y “Tigerland”.

Y añade: “Jerry Bruckheimer y yo somos amigos desde que dirigí ‘The Lost Boys’ (Los niños perdidos). Me llamó porque le gustó la película y, desde entonces, hemos hablado de trabajar juntos en numerosas ocasiones. Este proyecto era la excusa perfecta para trabajar con Jerry, además de Anthony y Chris. Los tres forman una combinación fantástica”.

El productor Jerry Bruckheimer explica: “Este proyecto necesitaba actores especiales como Anthony, Chris y Joel”. Los largometrajes de este productor han recaudado más de 12.000 millones de dólares en todo el mundo, con películas maestras del género de acción como “Top Gun”, “Armageddon”, “Con Air” (Con Air. Convictos en el aire), “The Rock” (La roca) y las últimas sensaciones de la gran pantalla “Pearl Harbor” y “Black Hawk Down” (Black Hawk derribado). Además, Bruckheimer lanzó la carrera de Eddie Murphy como rey de la taquilla con “Beverly Hills Cop” (Superdetective en Hollywood), al igual que las de Will Smith y Martin Lawrence con “Bad Boys” (Dos policías rebeldes).

Y añade: “Creo que hemos logrado una película magnífica al combinar el talento para la comedia de Chris Rock y el portento interpretativo de Anthony Hopkins, el actor ganador de un Premio® de la Academia. En cuanto a Joel Schumacher, ya ha demostrado de sobra su enorme talento como director”.

Y explica: “Joel está siempre a la última en los avances de la cultura pop. Es muy moderno y tiene la habilidad de reinventar un género. No es sólo un magnífico director, también es escritor, diseñador y un visualizador brillante, además de tener un gran sentido del humor. Me encanta jugar con el estilo de un director que es conocido por su talento para un género determinado. Si son tan creativos como Joel, le dan un nuevo enfoque y le imprimen su propio estilo”.

Schumacher nos cuenta: “‘Bad Company’ (9 días) es una película de acción trepidante. No diría que es una película de colegas en el sentido tradicional del término, porque los dos personajes no se llevan nada bien. La presencia de Anthony y Chris deja claro que hay un elemento extraño en esta historia de espías. Sin embargo, creo que la combinación supera el ámbito de un solo género. Hemos creado algo único, nuevo, fresco y muy de nuestro tiempo”.

Los agentes Oakes y Kevin Pope son compañeros y dos agentes de alto nivel de la CIA que llevan mucho tiempo trabajando para hacerse con un arma nuclear insertada en una maleta que ha caído en las manos equivocadas. Y el único modo de lograrlo es hacerse pasar por compradores. Kevin Pope finge ser Michael Turner, un tratante de antigüedades de Praga que se gana la confianza de Adrik Vas, un ruso que se dedica a comerciar en el mercado negro interpretado por Peter Stormare. Pope presenta a Vas y Oakes, que se hace pasar por un posible comprador multimillonario.

Kevin Pope es muy educado e inteligente e increíblemente joven para ser un agente tan brillante. Es hijo adoptado de una familia encantadora y honrada que lo crió en colegios privados. Después de pasar por la Academia Naval fue reclutado por la CIA. Oakes y él están muy unidos. Oakes lo admira y le tiene mucho cariño, por eso queda realmente afectado cuando lo asesinan.

Oakes es una de los mejores miembros veteranos de la CIA. Su mujer falleció, por eso el trabajo lo es todo para él. Aunque da una imagen muy fría y es evidente que daría la vida por su país, también es un hombre compasivo.

Kevin es asesinado nueve días antes de que se celebre la venta del arma nuclear, y Kevin es la única persona en la que confía Adrik Vas. Para que la misión no se vaya al traste, la CIA decide encontrar a Jake, el hermano gemelo de Kevin, que fue separado de su hermano al nacer, para que Oakes lo entrene y se haga pasar por Kevin.

Jake también es muy inteligente, pero en un nivel diferente, el de la calle. A diferencia de su hermano gemelo, a Jake lo enviaron a un orfanato y de ahí pasó a distintas casas de acogida. Jake resulta ser mucho más astuto de lo que Oakes cree en un principio. Vive en Nueva York, donde está muy ocupado haciendo trampas en partidas de ajedrez en Washington Square Park, revendiendo entradas para acontecimientos deportivos y trabajando como pinchadiscos en un club nocturno. Está muy enamorado de su novia, Julie, interpretada por Kerry Washington, pero todavía no se han casado porque no tienen dinero suficiente. Ella trabaja como auxiliar de enfermería en un hospital, pero no está contenta con su trabajo y quiere mudarse a Seattle para buscar algo mejor.

Schumacher habla sobre el personaje: “Lo último que hubiera imaginado Jake es que un día trabajaría para la CIA. Le mienten sobre la muerte de su hermano y no le hablan sobre la misión ni por qué lo necesitan. Simplemente, le ofrecen dinero. Debe ser muy agradable que los agentes de la CIA se presenten en tu casa para decirte que te necesitan, que tu país te necesita y que te ofrezcan miles de dólares en efectivo. Jake acepta, pero comete el error de creer que podrá marcharse cuando quiera”.

Por supuesto, con tantos compradores deseosos de hacerse con el arma nuclear es difícil que el plan salga a las mil maravillas. Aunque toda la CIA, además de otras fuerzas de seguridad, ayudan y vigilan a Oakes y Jake, deben confiar el uno en el otro como compañeros.

Los productores Jerry Bruckheimer y Mike Stenson y el productor ejecutivo Chad Oman desarrollaron el proyecto a partir de un historia de Gary Goodman y David Himmelstein. El guión es de Jason Richman y Michael Browning.

Schumacher nos comenta el casting: “Lo normal es que te den el guión y después busques el reparto. Esta es la primera vez que ya me daban los actores… y menudo regalo”.

Bruckheimer continúa: “Anthony Hopkins ha demostrado en múltiples ocasiones su poder y su versatilidad como actor. El papel que interpreta en ‘Bad Company’ (9 días) nos muestra una nueva faceta de un actor que el público respeta y adora”.

Hopkins declara: “Soy fan de las películas de acción, como las de Schwarzenegger o Harrison Ford en ‘Indiana Jones’. Son puro entretenimiento y me encantan. No soy muy dado a sentarme a ver cosas serias. Me aburro. No resulta fácil trabajar en una película de acción pero, por otro lado, es diferente y muy divertido”.

Hopkins, que ganó un Oscar® por su papel de Hannibal Lecter en “The Silence of the Lambs” (El silencio de los corderos) acaba de retomar el papel en la secuela “Hannibal”, que también ha arrasado en las taquillas. Asimismo, ha sido nominado al Oscar® al mejor actor por sus interpretaciones en “The Remains of the Day” (Lo que queda del día) y “Nixon”, así como al Mejor Actor Secundario por “Amistad”.

Hopkins habla sobre el dilema al que se enfrenta su personaje en la película: “Oakes y la CIA dependen de Jake para salir del atolladero en el que se han metido con la desaparición de Jake. Se crea una situación muy irónica y cómica para Chris Rock que, por supuesto, interpreta a ambos hermanos”.

Y añade: “Oakes está chapado a la antigua y tiene muy claro lo que quiere. Ya ha tratado con chicos como Jake antes y tiene mucha paciencia con ellos porque es capaz de ver las cualidades que esconden. Sabe que tiene que manipular, tratar mal y ser muy duro con este ‘joven punk’, como él lo llama. Tiene que ponerlo en forma y pulirlo para que pueda sustituir a su hermano. Jake es muy ingenioso y tiene mucha experiencia en la calle, pero está asustado. Cuando los persiguen, a Chris le toca el papel de cobarde y lo hace realmente bien, es realmente divertido”.

Rock nos explica que la oportunidad de trabajar con el famoso productor Jerry Bruckheimer fue lo que le decidió a participar en la película: “Jerry Bruckheimer es una excelente persona, y he aprendido mucho de él. Cuando vas al cine con tus palomitas quieres ver una película de Jerry Bruckheimer porque estás seguro de que va a ser muy buena. Jerry hace que merezca la pena gastarse el dinero de una entrada”.

Rock está en su mejor momento gracias a los múltiples premios Emmy y Grammy que ha recibido por sus interpretaciones en el género de la comedia. También ha coescrito y ha protagonizado “Down to Earth” (De vuelta a la tierra), y acaba de aparecer en “Nurse Betty” (Persiguiendo a Betty), un largometraje que se ha metido a la crítica en el bolsillo.

Rock nos habla de su personaje: “Jake Hayes se gana la vida haciendo trampas en partidas de ajedrez, revendiendo entradas y trabajando como DJ. Es de ese tipo de personas que hacen miles de trabajillos al mismo tiempo. Cuando asesinan a su hermano gemelo, Kevin, Jake tiene que hacerse pasar por él para continuar con una misión”.

Y añade: “Jake y Kevin se criaron en ambientes opuestos. En la televisión se ven muchos casos de gemelos que fueron separados al nacer y que sin embargo acabaron siendo idénticos. Yo creo que un niño de Harlem que salta sobre un colchón viejo es tan feliz como uno de Beverly Hills que salta sobre un trampolín, mientras ambos tengan qué comer y se sientan queridos”.

Rock continúa: “Los trabajos de Jake no son estables y su novia Julie está harta de la situación. No quiere perderla. Intenta hacer lo correcto, por eso acepta esa locura del espionaje, para ganar dinero y conservar a su chica”.

Y subraya: “Es verdad que Jake lo acepta en principio por el dinero, pero también quiere hacer lo correcto. Y añade, bromeando: “El resto de los personajes tampoco trabajan gratis, y nadie arma tanto escándalo porque ellos reciban un salario”.

Schumacher nos cuenta: “Conocí a Chris a través de un manifiesto que realicé sobre la educación pública, y soy su fan desde que hacía espectáculos de comedia, porque es un joven de mucho talento. Es uno de esos cómicos de humor realista e inteligente. Es enormemente interesante charlar con él porque se puede hablar de cualquier tema. Tiene una mente privilegiada. Siempre dice cosas que uno hubiera querido haber pensado antes que él porque expresan a la perfección lo que uno siente en ese preciso instante, ya se trate de política, sexo o violencia”.

Y añade: “La comedia de Chris es increíblemente buena, siempre está al límite de lo aceptable. Pero es muy inteligente y un auténtico caballero. Tiene muchas cosas en común con el personaje de Jake Hayes. Y ahora en serio, ha hecho un trabajo magnífico, creo que él mismo está sorprendido”.

Schumacher habla sobre el personaje de Rock: “Kevin Pope es un joven muy digno, serio y elegante, y Chris Rock lo ha interpretado a las mil maravillas. También ha tenido que interpretar un tercer papel, el de la falsa identidad de Kevin Pope: Michael Turner, un marchante de antigüedades. Con la inteligencia que tiene Chris, sabía que aunque no se sintiera cómodo actuando, aprendería deprisa”.

Rock declara: “Anthony Hopkins es un auténtico profesional. Realmente ha vivido la vida, ha estado en todo el mundo y ha trabajado con todo el mundo. He aprendido mucho sólo de estar cerca de él. Ha sido como aprender por osmosis”.

Y añade: “Anthony no es de ese tipo de estrellas que te dicen: ‘Soy de Londres y allí hacemos las cosas de esta forma y así es como tienes que hacerlo”.

Hopkins declara: “Soy una persona mucho más accesible que el estereotipo británico, y así es como he enfocado mi interpretación del personaje“.

Rock continúa: “No tuvimos que interpretar a personas opuestas o que no tienen nada en común. No importa si estás en Londres o en Brooklyn, lo importante es esforzarse. Somos sólo dos hombres, no hay tantas diferencias entre nosotros. Como nuestros personajes, al principio no nos caímos nada bien, pero teníamos una misión que cumplir y logramos llegar hasta el final”.

Hopkins aclara: “Chris Rock es muy divertido. Admiro a los actores de comedia, aunque no es a lo que yo me dedico. Yo no soy Chris Rock y no soy cómico. Soy ingenioso y tengo un sentido del humor irónico, relajado, lacónico. Admiro a las personas que consiguen que te rías a carcajadas y son siempre resultan graciosos, pero es más cómodo ser el serio, el que se queda en la sombra”.

Rock reconoce: “Anthony y yo no tenemos nada en común. Trabajar con él ha sido tan agradable como hacerlo con cualquier otra persona, de cualquier edad, blanca o negra. A ambos nos apasiona nuestro trabajo y él es muy bueno en su campo, la comedia. Sabe que, en su caso, para ser gracioso no tiene que actuar de un modo cómico, y eso es todo un arte. La comedia es muy difícil, y para que una broma funcione tiene que llamar la atención. Cuando yo hacía alguna locura o algo fuera de lo común, Anthony decía la frase exacta que hacía que la situación fuera aún más graciosa”.

Schumacher declara: “Anthony Hopkins es uno de los mejores actores del mundo y se le da muy bien la comedia. Cuando estás con él te das cuenta que es muy ingenioso y que hace comentarios sumamente inteligentes y cuenta historias muy interesantes. Creo que cometemos un error al tratar de encasillar a las personas, al pensar que un actor serio no tiene sentido del humor y, a la inversa. Creemos que una persona que tiene sentido del humor no puede ser un buen actor serio. Y no siempre es así”.

Y añade: “Durante la producción, Anthony Hopkins y yo pasamos mucho tiempo juntos charlando de nuestra vida y ahora tenemos una relación estupenda, de esas que sólo se comparten con personas de tu misma edad. Hablamos sobre el pasado, sobre experiencias similares, sobre lo que hemos aprendido en la vida, sobre los errores que hemos cometido y cosas así. Es una amistad fantástica”.

Hopkins habla del director: “Es muy fácil trabajar con Joel Schumacher porque es muy paciente, además de amable. Joel siempre tiene el cargador listo y dispara muy rápido. Deja que los actores improvisen y aporten sus propias ideas sin que se cree el caos. El director es el que está al mando y el que tiene autoridad para controlar la situación”.

Rock dice del director: “Joel nos permitió improvisar pero sin que nos apartáramos de la escena o de la historia. No es excesivamente estricto con el guión, prefiere que el diálogo fluya de un modo natural. Pero, al mismo tiempo, sabe controlar la película”.

Hopkins reconoce: “No me gusta demasiado improvisar. Puedo aportar un par de líneas pero no me gusta cargar con el peso de la improvisación en una escena. Corres el riesgo de perder de vista el objetivo y la escena no terminaría nunca”.

Schumacher cuenta: “Chris improvisa porque está acostumbrado a hacer comedia en solitario, y los demás actores tuvieron que acostumbrarse. También Anthony improvisó en alguna ocasión. Yo animo a los actores a improvisar todo lo que puedan mientras funcione. Si no es así, me ciño al guión, pero a veces las improvisaciones son lo mejor de una película”.

Rock declara: “En la comedia en solitario, si se te ocurre una broma la cuentas. Si el público se ríe, es que es buena, si no, es que es mala. En la película, cuando digo alguna frase que se supone que es graciosa tengo que controlarme para que no parezca que tengo un micrófono en la mano”.

Schumacher señala: “En una película, la mejor herramienta que tiene un actor es otro actor. En ‘Bad Company’ (9 días), Chris trabaja todo el tiempo junto a Anthony Hopkins y, además, está rodeado de un grupo de actores magníficos. Kerry Washington, que interpreta a Julie, la novia de Jake, es una actriz maravillosa, al igual que Garcelle Beauvais-Nilon, que da vida a Nicole, la periodista novia de Kevin. Es un reparto excelente, desde el equipo de la CIA, con Gabriel Macht, John Slattery y Brooke Smith, a Peter Stormare, que procede de la compañía de actores de Ingmar Bergman y Matthew Marsh y que es un actor británico fantástico, tanto de cine como de teatro”.

El elenco de actores representa a la perfección las intenciones de Schumacher: “No quería que Oakes fuera el típico veterano gruñón que lleva siglos en la CIA porque creo que ya está muy visto. Prefería que fuera moderno y que le gustara aprender cosas nuevas y mejorar. Así que, en lugar de rodearlo de los buenos chicos de siempre, le dimos un equipo joven, inteligente y dinámico. Gabriel Macht es el agente Seale, Brooke Smith la Agente Swanson, Daniel Condon el agente Carew y Shea Whigham el agente Welles”.

Gabriel Macht nos describe a su personaje: “El agente Seale es un especialista en vigilancia y la mano derecha de Oakes. Es un recluta de Delta Force y yo diría que el más preparado del grupo. Es un joven muy ambicioso al que le gusta hacerse cargo de cualquier misión que se presente y hacerla bien. Tiene fe ciega en Oakes y él lo respeta y también confía en él plenamente. Seale es consciente del momento tan duro que está pasando Oakes tras la muerte de Kevin y, sin embargo, discute y se enfrenta a él porque no quiere que la misión se resienta”.

Y añade: “Seale tenía muy buen concepto de Kevin Pope como agente y su pérdida le afecta mucho. Además, es el único miembro del equipo de la CIA que anima a Jake Hayes desde el principio. Es imposible que Jake se transforme en Kevin, el hermano que nunca conoció y que, además, asuma su identidad falsa en tan sólo nueve días. Pero Seale le dice: ‘Todos te apoyamos’, con lo que en realidad le está aconsejando que tenga confianza en sí mismo. Y creo que Seale lo cree de verdad”.

Para prepararse para el papel, Macht se informó sobre la CIA y la Delta Force. Nos lo cuenta: “Hablé con un par de chicos que han estado dentro. Me enseñaron algunos aspectos técnicos como caminar con la pistola y lo que hay que hacer si la situación se complica”.

Y añade: “Anthony Hopkins es una persona fascinante y trabajar con él ha sido una experiencia fantástica. Es un hombre muy sencillo que no se cree una estrella. Para él, la interpretación es un trabajo. En una ocasión estuvimos charlando sobre la actuación y me dijo: ‘No hablemos de eso, lo mejor es dejar que adueñe de tu mente y de tu subconsciente’”.

Macht continúa diciendo: “Anthony trabaja de manera instintiva. Está tan relajado que te hipnotiza. Sólo tienes que dejarte llevar. Es una persona muy especial. Nunca había sentido nada igual con ningún otro actor. Es muy generoso y me ha enseñado mucho. Como por ejemplo a valorar la puntualidad y a aprenderse bien el guión. Pero también me ha enseñado que hay que relajarse, divertirse, jugar y no tomártelo demasiado en serio”.

Macht reconoce: “Soy un gran fan de Chris Rock. Es una de las grandes figuras de mi generación. Tiene una visión muy positiva de la vida y de la sociedad. A veces me impresionaba su talento, porque estábamos trabajando y de repente Chris improvisaba y yo pensaba: ‘no estoy viendo la televisión, estoy aquí viendo a Chris en vivo y en directo’. Tiene una mente muy aguda”.

Peter Stormare fue el elegido para interpretar a Adrik Vas, uno de los personajes del lado oscuro de la realidad de Oakes y Jake. Stormare ya ha trabajado antes con el director Joel Schumacher en “8mm” (Asesinato en 8 milímetros), junto a Nicolas Cage. También ha colaborado anteriormente con Jerry Bruckheimer en el éxito de taquilla “Armageddon”.

Bruckheimer dice del actor: “Disfrutamos mucho con él en ‘Armageddon’, donde interpretaba a un astronauta ruso bastante loco. Cuando descubrimos a un actor con talento, nos gusta darle distintos papeles. A Peter le encantó el guión y quería interpretar a un malo, así que lo subimos a bordo. Para mí, uno de los aspectos más agradables de hacer películas es tener la oportunidad de trabajar con personas que admiras en proyectos muy diferentes”.

Schumacher explica: “John Slattery interpreta a Roland Yates, el director de la CIA. El trabajo de Yates consiste en poner fin al terrorismo a cualquier precio, sin importar las vidas que tenga que sacrificar… y concienciar al equipo de que muchas vidas son más importantes que una sola”.

Kerry Washington se mete en la piel de Julie, la novia de Jake Hayes. Schumacher nos habla de la actriz: “Kerry es una de las jóvenes actrices más brillantes del momento. La vi interpretando a una ladrona en una película de bajo presupuesto titulada ‘Lift’ y estaba magnífica”. Washington ha recibido el aplauso de la crítica por sus papeles en “Save the Last Dance” y “Our Song”.

Washington recuerda: “Cuando me llamaron para entrevistarme con Joel creí que me iban a dar el papel de Nicole, el que interpreta Garcelle Beauvais-Nilon. Para dar vida a Nicole buscaban una supermodelo muy alta y sofisticada y la verdad es que yo no tengo esas características. De todas maneras, decidí acudir a la audición y hacerlo lo mejor posible. Me arreglé lo mejor que supe, pero Joel me dijo que en realidad estaban pensando en Julie, un personaje que acababan de crear. Me emocionaba mucho la idea de pensar que iba a participar en la película porque es muy compleja, con muchas historias y niveles diferentes”.

Y añade: “Julie está muy enamorada de Jake, por eso le cuesta tanto explicarle que quiere cambiar de vida. Vive con su hermana y la ayuda con los niños. Le asusta pensar que su vida está en un punto muerto. Necesita un cambio drástico. Quiere terminar sus estudios y conseguir un trabajo mejor, lograr ser la mujer que siempre ha deseado”.

Y añade: “Jake es una persona maravillosa, inteligente y divertida que ha logrado sobrevivir en las calles. Me encanta la forma en que la historia refleja la influencia del entorno en las personas. Jake es tan inteligente como Kevin, pero Julie opina que no ha sabido utilizar su inteligencia. No entiende qué está pasando cuando Jake empieza a comportarse de un modo misterioso y la convence para que se quede en la ciudad unos días más”.

La actriz continúa diciendo: “Chris Rock tiene una inteligencia prodigiosa y ve las cosas de un modo fascinante y exagerado, y le gusta compartirlo con los demás. Creo que muchos actores cómicos no son capaces de dejar de lado la actitud que utilizan cuando están en escena y están interpretando continuamente. Supongo que se debe a la inseguridad, pero esto no le sucede a Chris. Es un actor comprometido. Por muy diferentes que sean Anthony Hopkins y él, ambos tienen un talento y una inteligencia increíbles. Ha sido todo un placer trabajar con ellos”.

Rock habla del personaje de Nicole: “Garcelle Beauvais-Nilon interpreta a Nicole, la novia de Kevin Pope. No sabe que Kevin ha muerto porque Jake esta ahí y actúa y se comporta como él. Jake se enfrenta a un verdadero dilema, porque Nicole es una mujer muy atractiva que además cree que él es su novio”.

Schumacher aclara: “Es posible que el público conozca a Garcelle Beauvais-Nilon por ‘Double Take’ (Menudo bocazas) o ‘The Jamie Foxx Show’. Tanto Garcelle como Kerry son muy guapas y tienen mucho talento. Ambas son inteligentes y tienen aptitudes para la comedia, y esto no siempre se ocurre".

Matthew Marsh, un veterano con veinticinco años de carrera en el teatro, la televisión y el cine, fue el elegido para dar vida al malvado Dragan.

Marsh nos habla de su personaje: “Dragan es un hombre muy desgraciado y frío. Cuando cayó la antigua Yugoslavia, su tierra natal sufrió las consecuencias. Parte de su familia murió y eso hizo que se acentuara su naturaleza psicopática. Por eso, se dedica a crear problemas y se junta con la peor calaña de cada país, todos ellos decididos a hacérselo pasar mal al Tío Sam”.

Marsh bromea mientras describe, orgulloso, a su malvado personaje: “Oakes y Jake se pasan de listos cuando tratan de jugar con Dragan. Es como si se hundieran en las profundidades mientras Dragan hace círculos a su alrededor como un tiburón, esperando el mejor momento para devorarlos”.

Y añade: “Me gusta interpretar papeles diferentes. Al principio no me daba cuenta, pero hace tres años, Joel Schumacher me vio en una producción londinense en la que interpretaba a Werner Heisenberg, el físico cuántico alemán, uno de los grandes genios del siglo XX. Así que he pasado de dar interminables discursos sobre filosofía y física, a perseguir a gente y saltar por encima de los coches... estoy encantado”.

Marsh recuerda: “Recuerdo cuando fui a ver a Anthony Hopkins en una obra clásica en un teatro londinense. Todavía estaba en el colegio. Poco después empezó a trabajar en Estados Unidos y en mi opinión, el modo en que ha enfocado su carrera ha servido de inspiración a toda una generación de actores británicos que han abandonado ese esnobismo inglés que desprecia el cine. En Inglaterra es una figura por la influencia que ha ejercido en muchos actores. Ahora que lo conozco y he trabajado con él puedo decir que es un ejemplo magnífico de cómo se puede ser una gran estrella y al mismo tiempo una persona encantadora”.

La actriz Brooke Smith dice de su personaje: “Diane Swanson es una agente especial de la CIA, se le dan muy bien los idiomas y es una experta en Europa del Este. Lleva ya un tiempo trabajando con Oakes y se ha enamorado perdidamente de él. A muchas personas les atrae la gente que es muy buena en su trabajo. En realidad, ni Swanson ni Oakes tienen vida privada, están absorbidos por su trabajo. Para ella, Oakes es la persona más humana y más honesta consigo misma que hay en la CIA”.

Smith subraya: “A pesar de estar rodeada de hombres, Swanson demuestra una gran profesionalidad sin perder un ápice de su feminidad”.

Y añade: “Swanson trabajó con Kevin Pope durante mucho tiempo, por eso, cuando aparece Jake, se mezclan muchos sentimientos extraños y complicados en su interior. Todavía estamos llorando la desaparición de Kevin y no creemos que Jake pueda sustituirlo. Tenemos que educarlo desde cero, enseñarle checo y todo lo posible sobre antigüedades”.

Macht habla sobre la actriz: “Brooke Smith es una actriz maravillosa. He disfrutado enormemente trabajando con ella. Cuando empieza el rodaje de una película, siempre esperas hacerte amigo de algún actor. En cierto modo, Brooke es como una hermana mayor para mí. Es encantadora”.

Smith también tiene palabras de halago para otro de los agentes de la CIA: “Conozco a John desde hace muchos años. Es una de las personas más divertidas que he conocido en mi vida”.

La actriz no puede esconder su admiración por Hopkins: “Anthony Hopkins es un hombre muy entero y sabes que siempre está ahí si lo necesitas. ‘The Silence of the Lambs’ (El silencio de los corderos) fue una de las primeras películas en las que trabajé, aunque nunca llegué a compartir el plató con él. Me sentaba y lo observaba mientras interpretaba a Lecter. Era increíble”.

Y continúa diciendo: “Durante esta producción, tuve la oportunidad de improvisar con Anthony. Joel, Anthony y yo hablamos sobre una escena en la que Swanson le confiesa a Oakes lo que siente por él. Joel me dio algunas instrucciones, las comentamos e hicimos la escena. Fue muy agradable”.

Y añade: “Hace siete años, Joel Schumacher me llamó para que nos viéramos. Me había visto en ‘Vanya on 42nd Street’ (Vania en la calle 42), una película de Louis Malle. Me dijo que le había gustado mucho y que quería trabajar conmigo, aunque el proyecto al final no resultó. Yo también soy realizadora, así que me gusta tener datos sobre la película, pero con Joel no tuve que preocuparme por eso, sabía que estaba en buenas manos”.

Y acaba alabando al director: “Joel es fantástico. Sabe cuándo necesitas ayuda y cuándo debe dejarte sola. Se da cuenta de cuándo tiene que intervenir y darte algún consejo. Y siempre acierta, siempre te dice exactamente lo que necesitas”.

Washington declara: “Joel tiene mucha experiencia en proyectos de distinto tipo, y eso se nota. Podría dedicarse a realizar tomas con muchas explosiones y humo y, sin embargo, su enfoque es creativo. Nunca pierde el espíritu artístico, sabe cuándo debe dejar que un actor desarrolle su propia creatividad. Le habría resultado muy fácil perderse entre tantos disparos y efectos pirotécnicos, pero con él es distinto, resulta una gran inspiración para cualquier actor”.

Matthew Marsh insiste: “Joel estaba muy relajado y confiaba en los actores. Tanto fuera como dentro del plató, se molestó en comentar los distintos aspectos, no sólo en seguir el guión. Supo crear un ambiente muy civilizado en el que todo el mundo sentía que podía aportar algo y, al mismo tiempo, tiene una gran presencia y sabe imponerse a los cientos de personas que trabajan en un plató”.

Macht añade: “Ha sido un verdadero placer trabajar con Joel Schumacher, porque he crecido viendo sus películas. Me encantan las primeras que hizo, como ‘Car Wash’ (Car Wash, un mundo aparte), ‘Flatliners’ (Línea mortal) y ‘The Lost Boys’ (Los niños perdidos). Se nota que tiene grandes conocimientos de cine. Sabe lo que quiere y lo consigue, pero es muy considerado con los actores y sabe tratar a los más jóvenes. Consiguió crear el ambiente más relajado en el que jamás he trabajado. Nos permitía jugar y probar”.

Rock declara: “Una película implica colaboración, y eso me gusta porque trabajo muy bien en equipo. Creo que lo mejor que puedes aportar cuando trabajas con otros actores es estar bien preparado, saberte el guión y preocuparte por el trabajo. Lo mejor de trabajar en una película es tener la oportunidad de colaborar con personas divertidas y creativas. Y ‘Bad Company’ (9 días) es un ejemplo perfecto, con profesionales como Jerry, Joel, Anthony, Gabriel, Kerry y Garcelle”.

1. La película
2. La producción
3. El reparto


Imágenes y notas de producción de "9 días (Bad company)" - Copyright © 2002 Touchstone Pictures y Jerry Bruckheimer Films. Distribuidora en España: Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal de "9 días (Bad company)"
Añade "9 días (Bad company)" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Condenado (City by the Sea)     Taxi 3     La verdad sobre Charlie (The truth about Charlie)     Sin motivo aparente (No good deed)     Un oso rojo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos