LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Recibirás cada semana
los últimos estrenos de cine

 

EL PLAN (UN GOLPE A TODO VOLUMEN)
(Stark raving mad)


cartel Dirección y guión: Drew Daywalt & Dave Schneider.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 90 min.
Interpretación: Seann William Scott (Ben McGewen), Timm Sharp (Rikki Simms), Patrick Breen (Jeffrey Jay), John B. Crye (Jake Nealson), Suzy Nakamura (Betty Shin), Lou Diamond Phillips (Sr. Gregory), Dave Foley (Roy), Kavan Smith (Michael Frakes), Paul Hungerford (Scott), Monet Mazur (Vanessa), Adam Arkin (Don).
Producción: John Baldecci.
Fotografía: Chuck Cohen.
Montaje: Hughes Winborne.
Diseño de producción: Keith Brian Burns.
Dirección artística: Keith Brian Burns y Cheryl Marion.
Vestuario: Alisa Krost.
Estreno en España: 23 Agosto 2002.

 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 TriPictures

"Por definición las macrofiestas son salvajes y fuera de control y pensamos que un escenario como éste sería de un gran potencial para la comedia, especialmente como trasfondo de un crimen que tiene que organizarse con gran precisión", señala Schneider. Con respecto al protagonista, Drew Daywalt opina que "funciona como el típico héroe serio. Juego con fuego durante toda la noche donde gran parte del humor de la película se deriva de su obsesión por alcanzar el objetivo en medio de un caos total".

Con su mezcla de comedia, música e intriga, EL PLAN (UN GOLPE A TODO VOLUMEN) pareció perfecto al Newmarket Capital Group, que en 1999 compró una opción sobre los derechos del guión. "Nos encantó la idea", explica el productor ejecutivo Aarón Ryder: "es inteligente y divertida y un proyecto muy comercial".

Los ejecutivos de Newmarket tampoco veían dificultades en que EL PLAN (UN GOLPE A TODO VOLUMEN) fuese el debut como directores de los dos guionistas: "Nuestro objetivo es hacer las películas que imaginan los escritores cuando escriben el guión," explica Ryder. Eso es lo que hicimos con Christopher Nolan en "Memento" y decidimos adoptar el mismo procedimiento con Drew y Dave porque tenían una idea muy clara de lo que querían conseguir. Nos limitamos a seleccionar a las personas adecuadas para hacer realidad su visión".

Una de esas personas fue el productor John Baldecchi, con quien Ryder había colaborado en "The Mexican" (Gore Verbinski). Lo que le atrajo a Baldecchi del proyecto fue la posibilidad de contar la historia de distintas maneras: "Por una parte hay una versión oscura y dramática que se podría hacer sin modificar muchas cosas y por otra parte está la versión cómica. Me gustó el hecho de que Drew y Dave optasen por contarla de un modo que me hizo reír".

Mientras Newmarket desarrollaba el proyecto, Ryder y Baldecci sugirieron que los codirectores escribieran y dirigieran un cortometraje para prepararse para los rigores de un largometraje. El resultado fue "Hate", que más tarde ganó el segundo premio en el Festival de Comedia de Aspen. En la opinión de Ryder, el que Drew y Dave estuvieran a la altura del reto del cortometraje es una indicación de su gran talento: "Para ellos Hate se ha convertido en una excelente tarjeta de visita en la industria".

Después de pulir el guión los directores comenzaron a buscar al actor capaz de expresar tanto la fuerza de Ben como su vulnerabilidad. En lo que establecería la pauta para sus futuras decisiones sobre el reparto, Daywalt y Schneider eligieron al candidato que en principio parecía el menos apropiado: Seann William Scott. Daywalt creía que, como lo hace tan bien, Scott se había quedado encasillado en papeles de amable perdedor: "Sin embargo, tiene mucha profundidad como actor y se tomó muy en serio el personaje de Ben".

Conocido por sus intervenciones en comedias como "American Pie" y "Colega, ¿donde está mi coche?", Scott no quiso dejar pasar la oportunidad de cambiar de registro: "Ben se parece más a mí que otros personajes que he interpretado. Es callado, solitario y piensa mucho las cosas. Al mismo tiempo me intrigaba su necesidad de venganza, algo que nunca he sentido".

Interpretar a Ben le ofrecía a Scott otra nueva experiencia: "Para adentrarme en la mentalidad criminal hice una gran labor de investigación sobre los timadores," comenta el actor. "Además, había engordado unos diez kilos para "American Pie 2" y decidí ponerme en forma porque imaginé a Ben como la clase de hombre que se entrenaría durante seis meses para llevar a cabo una operación de una sola noche".

Los productores encargaron a Allison Jones la búsqueda de los otros miembros del reparto. Irónicamente su trabajo se vio facilitado por una inminente huelga de actores, porque tenía a muchos intérpretes interesados en conseguir papeles antes de un posible parón. En opinión de Schneider, "Allison nos abrió muchas puertas, permitiéndonos conocer a numerosos actores estupendos que posiblemente no hubiéramos conocido de otra manera".

Daywalt, Schneider y Jones estuvieron de acuerdo en dar los papeles a actores que normalmente no interpretan esa clase de personajes. Así es que contactaron con Lou Diamond Phillips – habitualmente el bueno de la película – para dar vida al amenazante Mr. Gregory: "Queríamos encontrar a alguien que normalmente interpretara al malo y transformarlo," explica Daywalt. "En la película, Lou es toda una revelación, con su mata de pelo blanco y el bigotito negro. Sabíamos que si jugábamos con su imagen beneficiaría a la película".

El film también se benefició de la decisión de los directores de enviar el guión a Dave Foley, que aceptó interpretar cualquier papel que los directores considerasen apropiado. "Drew y Dave me dieron el guión sin tener en mente ningún personaje en particular", señala el actor. "Me gustó tanto que les llamé para decirles que estaba dispuesto a interpretar a quien quisieran". Finalmente le asignaron el papel del agente del FBI, lo cual le permitió explorar sus instintos más innobles. Foley describe a su personaje como "una rata asquerosa y violenta. Creo que puedo decir con toda certeza que no tenemos nada en común".

Para el papel de Rikki Sims – compañero de faena de Ben – los cineastas buscaban a una persona a la vez simpática y atolondrada. Encontraron el equilibrio perfecto en el actor Timm Sharp. A Schneider le recordaba a Nicholas Cage de joven: "Tiene talento por la comedia física y es simpático en su infortunio".

El personaje de Rikki le ofreció a Sharp un contraste con su trabajo en la serie de la Fox "Undeclared": "Rikki es simplemente un delincuente dulce e inocente pero pasa por una gama increíble de emociones, lo cual fue un reto al que me alegré de enfrentarme. Todo los espectadores se van a poner de su lado porque siempre se lleva la peor parte".

El hecho de que nadie se pondría de parte de la manipuladora Vanessa fue algo que le parecía perversamente irresistible a la actriz Monet Mazur: "No oculta nada. Deja muy claro quién y qué es – toda una mujer – y no es nada simpática. Me divertí mucho con el vestuario: a Vanessa no le gusta mucho la típica moda de las macrofiestas y al final acabé con un traje estilo ciber Barberella".

Pocos días antes de la fecha de inicio del rodaje quedaba por asignar el papel del propietario de la discoteca, Don Partridge. Durante una fiesta de pre-producción en Vancouver los directores se encontraron por casualidad con Adam Arkin, que estaba en la ciudad trabajando en otra película. "Fue un golpe del destino", afirma Daywalt, "porque a Adam no le gustan mucho las fiestas de Hollywood. Estuvimos encantados cuando aceptó el papel y fue un gran lujo que se incorporara al proyecto un gran profesional. Bordó su papel".

Dar vida a un personaje raro no es una experiencia nueva para Arkin y le entusiasmaba la idea de explorar la difícil personalidad de Partridge: "Este papel fue tan inesperado que todo lo demás ha sido como un regalo. Drew y Dave me dejaron hacer lo que quería con el personaje, aunque puedo decir que no se basa más que en el producto de mi imaginación enloquecida". Vancouver tiene el segundo barrio chino más grande de la costa oeste y resultó ser el ambiente ideal para rodar una película llena de iconografía asiática. Sin embargo, al igual que con el reparto, los directores y el diseñador de producción (Keith Brian Burns) se esforzaron por romper con lo estereotipos: "Queríamos evitar la imagen convencional del barrio chino," explica Keith Brian Burns. "Por este motivo utilizamos el color azul en vez del rojo y pusimos mucho neón para subrayar el ambiente amenazante".

Amenazante es lo mínimo que se puede decir para describir el "Chou-Wong Pavilion", guarida nocturna de Mr. Gregory. Burns se divirtió muchísimo con el diseño del restaurante: "Se suponía que era un sitio muy cutre, un verdadero antro, así que cubrimos las paredes con una tela morada y construimos reservados oscuros y mugrientos. Para dar un toque de comedia y para aliviar un poco la escena añadimos unos peces muertos en una pecera".

Como gran parte de la acción de la película se desarrolla durante la macrofiesta, el equipo necesitaba una localización con ambiente pero también donde fuera fácil rodar. Encontraron estos dos elementos en el "Chan Center" de la Universidad de Vancouver, un enorme teatro de cuatro pisos con palcos que dan al escenario. Daywalt explica que como el "Chan Center" es bastante moderno sólo tenían que modificar estilo del edificio para que encajara con la energía de la macrofiesta. Añadieron una barra con un mostrador iluminado que creaba la ilusión de que las copas flotaban.

El trabajo más complejo para los diseñadores fue la construcción de la cámara acorazada del banco y el almacén de la discoteca, ambos montados en decorados. "Teníamos que diseñarlos de tal modo que se pudiera acceder a la cámara desde el almacén y a la vez que resultara fiel al aspecto visual de la película en general", comenta Burns. "Queríamos que la cámara fuera de lo más moderna y por eso utilizamos mármol verde en las paredes, cobre y aluminio en los cajones y mármol pulido en el suelo".

Una vez realizados los diseños, Daywalt y Schneider confiaron en el veterano director de fotografía Chuck Cohen ("El otro lado de la vida", "Sling Blade") para completar el estilo visual. Cuando los directores vieron lo que había rodado se sintieron "impresionados por su dominio de la luz y la técnica y su capacidad de evocar sutilmente un ambiente específico".

Dada la envergadura del proyecto y el ajustado calendario de rodaje – 25 días – el reparto y el equipo tenían que ser flexibles y muy preparados. "Cuando rodamos en el teatro había más de 2000 figurantes y fue un proceso muy arduo", comenta Ryder. "Y por supuesto, tener a dos animales salvajes en el plató significa otra clase de problemas. Rodamos la escena ‘africana’ en un día en un campo a las afueras de la ciudad. Seann tuvo que armarse de mucho valor para ponerse cara a cara con un león y no le envidiaba nada".

Para John Baldecchi el reto más importante lo constituyó dar la impresión de una película grande a pesar de tener un presupuesto muy limitado: "Fue cuestión de elegir bien las localizaciones y las personas para crear la impresión de una gran discoteca".

Una pregunta que se hacían todos los involucrados antes del comienzo del rodaje era ¿cómo repartirían Daywalt y Schneider las responsabilidad de dirigir la película? Resulta que fue un reparto muy claro y fácil. Schneider se centró en el trabajo con las actores mientras que Daywalt se dedicó a la parte técnica. Para ellos su relación es complementaria y luchan por conseguir el mismo objetivo.

Los productores nunca habían trabajado con codirectores y les sorprendió el desarrollo sin incidentes del rodaje. Baldecchi confiesa que pensaba que habría problemas: "En un plató hay bastante predisposición a las discusiones y lo que menos necesitas es un enfrentamiento entre los directores. Sin embargo, a Drew y Dave tienen talentos distintos y dejaron muy claro cual sería el papel de cada uno en la dirección de la película.

"Lo curioso es que trabajar con dos directores hizo avanzar el rodaje mucho más deprisa", añade Ryder. "Dirigir consiste en contestar a muchas preguntas y cuando tienes a dos personas haciéndolo facilita el trabajo a todos".

Para los actores las consideraciones prácticas tenían menos importancia que la sensación de una gran colaboración que Daywalt y Schneider crearon durante el rodaje. Arkin califica la experiencia de trabajar con Drew y Dave como "estimulante y divertida porque están abiertos a cualquier idea nueva. Además, ya conocía a varios miembros del reparto así que fue como trabajar entre amigos".

Como resumen de la producción de EL PLAN (UN GOLPE A TODO VOLUMEN), Williams la describe como su experiencia profesional más gratificante hasta la fecha: "Todos nos llevábamos de maravilla. Muchos miembros del reparto se formaron en el teatro y he aprendido mucho de ellos. Pero creo que hablo por todos cuando digo que desde el primer día todos supimos que formábamos parte de algo realmente especial".


Imágenes y notas de producción de "El plan (Un golpe a todo volumen)" - Copyright © 2002 Lawrence Bender, Newmarket y Summit Entertainment. Distribuidora en España: TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El plan"
Añade "El plan" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos