LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

¡Recibirás cada semana
los últimos estrenos
y las novedades de cine!

 

OSCURA SEDUCCIÓN
(Birthday girl)


cartel
Ampliar cartel

Dirección: Jez Butterworth.
Países:
Reino Unido, USA.
Año: 2001.
Duración: 93 min.
Interpretación: Nicole Kidman (Sophia), Ben Chaplin (John), Vincent Cassel (Alexei), Mathieu Kassovitz (Yuri), Kate Evans (Clare), Xander Armostrong (Robert Moseley), Sally Phillips (Karen), Stephen Mangan (Director del banco), Jo McInnes (Camarera), Ben Miller (Conserje), Jonathan Aris (Inspector O'Fetiger).
Guión: Tom Butterworth & Jez Butterworth.
Producción: Steve Butterworth y Diana Phillips.
Música: Stephen Warbeck.
Fotografía:
Oliver Stapleton.
Montaje: Christopher Tellefsen.
Diseño de producción: Hugo Luczyc-Wyhowski.
Dirección artística: Rebecca Holmes y Diann Wajon.
Vestuario: Phoebe de Gaye.


 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2001 Lauren Films

1. La producción

“¿En dónde está escrito que hayas de encontrar el amor de tu vida en el supermercado?”

Encontrar a alguien a quien amar nunca ha sido fácil, pero en el caso de OSCURA SEDUCCIÓN el proceso deviene completamente terrible y peligroso, interviniendo Internet, timadores rusos, el robo de un banco, el musical CATS, enredos sexuales, problemas con vehículos, y el siempre impertérrito sentido de humor inglés, mientras el idilio va adentrándose en el terreno del thriller con humor negro.

Lo que empieza como una historia acerca de un ciudadano de la periferia ávido de amor y de su incompatible novia encargada por Internet, se transforma súbitamente en una historia acerca de un hombre corriente abrumado por las circunstancias delictivas y pasionales en las que se ve envuelto.

Este film muestra el modo en que los Hermanos Butterworth entienden el thriller romántico: toda una familia británica de cineastas integrada por el director Jez Butterworth, el  coguionista Tom Butterworth, y el productor Stephen Butterworth, quienes han procurado al género un perfil cómico, malicioso y enérgico. Los Butterworth, que debutaron con gran éxito con MOJO (1997), decidieron abordar en esta ocasión un género distinto. En OSCURA SEDUCCIÓN, han mezclado el clásico argumento de los “polos opuestos que se atraen” con su propio y singular estilo, que sazona la historia con elementos delictivos y de suspense, personajes estrafalarios y sin igual, súbitos y sorprendentes giros, diálogos mordaces dichos jocosamente, y un encanto vibrante desplegándose en las situaciones más determinantes.

Para ello, han constituido un reparto tan pintoresco como inesperado: Nicole Kidman afrontando un giro hacia lo cómico —tras el atronador éxito del musical MOULIN ROUGE (MOULIN ROUGE, 2001), y del sofisticado thriller de aire clásico LOS OTROS (2001)—; y el prometedor Ben Chaplin,  quien finalmente regresa a su Inglaterra natal tras triunfar en Hollywood. Al emparejar a Kidman, encarnando a una timadora rusa, con Chaplin, dando vida a un tranquilo empleado de banco casi virgen debido a sus complejos, oscura seducción genera mucha tensión sexual y en el cruce de culturas distintas.

Para los Butterworth, OSCURA SEDUCCIÓN siempre ha versado acerca de la comunicación, y de la ausencia de ella, que es lo que parece afectar tantas relaciones hoy en día. Se preguntaron qué podría hacer un hombre si solicitara por Internet una novia y se viera súbitamente ante una mujer despampanante que sin embargo no pudiera hablar su idioma, entender su cultura, o tuviera algún sentido para él... excepto en la cama. Los Butterworth se sintieron muy sorprendidos ante lo cómico y tenso que a un tiempo resultaba esta combinación hecha de inevitable torpeza, y de potenciales contratiempos y alevosía. El punto de partida de la historia fue éste. 

Mientras preparaban OSCURA SEDUCCIÓN, los Butterworth se sintieron abrumados ante la proliferación de sites en Internet que ofrecían novias rusas a varones británicos y americanos que hasta ahora hubieran sido infelices en amor. Se fascinaron con las páginas en las que mujeres rusas bellas aunque con aire misterioso explicaban sus vidas en rápidos fragmentos de video que parecían contener un amplio margen para la sorpresa. Partiendo de ello, crearon el personaje de Nadia, quien surge de un vuelo Aeroflot toda ella envuelta en un halo enigmático, balanceando la cabeza y fumando compulsivamente, absolutamente incapaz de pronunciar más de una palabra en inglés pese a las promesas en ese sentido expuestas en su perfil.

De hecho, la primera parte de OSCURA SEDUCCIÓN la ocupa, casi por entero y con gran atrevimiento, la desigual y confusa interacción de Ben Chaplin con la reservada novia a lo Greta Garbo que compone Kidman. Cuando los actores recibieron el guión, había en él tan poco diálogo en su primera parte que les dio la impresión de que había sido escrito en otra época, a no ser por la evidente sexualidad y situaciones actuales.

“Nos dimos cuenta de que dado que nos las estábamos teniendo con dos personas que no pueden comunicarse por medios convencionales, sólo podíamos mostrar a John y Nadia a través de su actitud física, lo que se hacía muy divertido” —explica Jez Butterworth—. “Nos gustaba la idea de hacer una especie de secuencia muda en medio de un escenario tan contemporáneo.”

Sin embargo, tan pronto como la trama toma cuerpo, el tono de la película cambia súbitamente. El baile silente entre Nadia y John explota en un diálogo mordaz y una acción trepidante, particularmente cuando los primos rusos de Nadia aparecen en escena... y empiezan a evidenciar los planes secretos que ésta cobija para con su nuevo esposo.

“No me lo digas... hace tanto frío en Rusia que tienes que venir a Inglaterra y follar con la gente para entrar en calor, ¿verdad?”

Una vez que ultimaron el guión, los Butterworth empezaron a ocuparse del reparto, y los resultados fueron del todo imprevistos incluso para ellos mismos. Pese al hecho de que tres de los principales personajes deben tener un marcado acento ruso, acabaron por no incorporar actor autóctono alguno. Contrariamente, para dar vida a los personajes rusos, resolvieron formar un conjunto integrado por una estrella de Hollywood, un director europeo reconocido y un reverenciado actor francés. 

Stepher Butterworth nos explica: “Viajamos a Moscú para comprobar si algunos auténticos rusos podían encajar; Jez se encontró con todos los que habrían sido claros contendientes. Presentaron la más increíble lista con los mejores actores rusos; fue absolutamente espectacular e impresionante. Lamentablemente, ninguno de ellos hablaba una sola palabra de inglés, y ello habiéndonos asegurado que hablaban con fluidez.” Este hecho acabó por inspirar la primera broma de OSCURA SEDUCCIÓN: una Nadia que no puede hablar inglés como se había prometido en el catálogo del site; sin embargo, esta circunstancia también ensanchó el concepto de búsqueda de los cineastas.

Obviamente, el personaje esencial era Nadia, la bella y peligrosa chica que casi inmediatamente John lamenta haber traído a su casa. Butterworth,  incapaz de dar con la actriz rusa que tuviera la requerible combinación de astucia, fría sensualidad, y también capacidad para entender un inglés rudimentario, empezó a barajar la idea de buscar fuera de Rusia. Sin embargo, jamás llegó a considerar a una actriz del ámbito norteamericano hasta que Nicole Kidman mostró interés en el papel.

“No se trata precisamente de una rusa” —admite Butterworth—, “sin embargo, cuando hablé con ella, me di cuenta que había entendido el personaje completamente. Fue soberbio trabajar con ella, porque su instinto es extraordinario; probablemente es más penetrante que el de cualquier otro actor con el que haya trabajado. Estaba tremenda y absolutamente divertida como Nadia.”

Kidman se sintió atraída por el desafío del papel así como por su esencia divertida aunque también oscura y turbulenta. “Siempre me han interesado la comedia negra” —dice la actriz, quien con anterioridad ya hizo una incursión indeleble en el género de la mano de Gus Van Sant en TO DIE FOR (TODO POR UN SUEÑO, 1995), que le significó un Globo de Oro—. “Y además, me gustaba la idea de encarnar a una mujer rusa, pues estaba tanto en las antípodas con respecto a mí que me permitía crearla de la nada.”

Kidman también estaba encantada con la idea de poder colaborar con un director joven como Jez Butterworth, quien opera con su propia capacidad creativa fuera de las estructuras habituales. “Es formidable trabajar con un director que también es guionista porque realmente conoce al personaje y está en posición de poder adaptarlo a ti sobre la marcha” —opina—. “Jez tiene gran sensibilidad en lo concerniente a la interpretación, por lo que confié en él plenamente; y por otro lado, posee un sentido del humor que le es maravillosamente propio, y que me encanta.”

 “Trabajar en un banco exige mucho de una persona. Todo el tiempo nos está diciendo: “Aquí está  todo este dinero. No lo... robes.”

Ben Chaplin también se sintió atraído por el tipo de desorden cómico propio de los Butterworth. El actor encarna a John Buckingham, un hombre cuya placentera vida en el extrarradio de Londres se ve convulsionada de la noche al día desde el primer minuto en que Nadia hace acto de aparición, viéndose arrastrado por un sendero delictivo pleno de emociones que jamás hubiera podido imaginar.

Chaplin se sintió inmediatamente identificado con John, incluso si éste recurre a medidas en cierto modo increíbles en su búsqueda de amor, como solicitar una novia por Internet. A partir de su propio encanto y atractivo, decidió imbuir al personaje con una timidez conmovedora y con una absoluta ausencia de sentido común. “No critico en absoluto a John por haber encargado una novia” —explica Chaplin—. “Creo que existen por ahí montañas de tipos atractivos y desesperadamente solitarios igual que él. Todo el mundo se ha tropezado con alguno.”

Chaplin, habiendo actuado en muchos de los últimos filmes norteamericanos, también se ilusionó ante la perspectiva de verse de nuevo en casa y en la familiaridad de encarnar a un auténtico inglés. “No he interpretado a un personaje inglés desde hace tanto que me estaba ya olvidando, y John está realmente cerca de casa en cuanto a que su background y la parte de Inglaterra de donde proviene son similares a los míos. Creo que le comprendo, aunque ¡¡espero no ser exactamente como él!!”

En el plató, Chaplin le pareció a Nicole Kidman un adversario encantador en este romance que acaba torciéndose. “Siempre he querido trabajar con Ben, y esta experiencia ha sido realmente divertida” —comenta—. “Me he sentido muy a gusto con él, particularmente habiendo de mantener el acento ruso, pues siempre me ha hecho sentir que todo iba a salir bien. Por encima de todo, se trata de un gran cómico, y eso me inspiraba constantemente.”

 “¿Quiénes sois?” “¡¡Somos rusos!!”

La comedia de OSCURA SEDUCCIÓN adopta un tono oscuro cuando los supuestos primos rusos de Nadia aparecen en escena en la celebración del cumpleaños de ésta, resultando finalmente ser unos bellacos estafadores que, sin embargo, disfrutan de pasatiempos tales como discutir los méritos del musical CATS.

Una vez más, Jez Butterworth fue enteramente a contracorriente, al optar por dos actores franceses: el reconocido director y actor Mathieu Kassovitz [ganador de la Palma de Oro del Festival de Cannes por LA HAINE (EL ODIO, 1995) y protagonista del reciente y atronador éxito galo LE FABULEUX DESTIN D’AMÉLIE POULAIN (AMÉLIE, 2001)], y el igualmente galardonado actor Vincent Cassel. Ambos hombres tomaron un curso acelerado en dialectos rusos muy poco antes de que se iniciara el rodaje.

La productora Diana Philips explica: “Vincent Cassel y Mathieu Kassovitz resultaron ser un gran hallazgo de Jez, pues su compromiso para aprenderse  sus personajes en un breve espacio de tiempo fue extraordinario. Mucho del trabajo de ambos con respecto a los diálogos se desarrolló durante las veintidós horas de vuelo desplazándose de Francia a Sydney, en los que un instructor de diálogos les enseñó sus líneas en ruso. También había un instructor de diálogos en el plató que adoctrinó al reparto en el modo de hablar inglés con acento ruso. Fue una transformación muy rápida.”

El hecho de que Cassel y Kassovitz ya hubieran colaborado juntos en varios proyectos contribuyó a crear una relación laboral totalmente desinhibida entre ellos, requisito absolutamente necesario para sus resueltos personajes. “Normalmente, hubiera sido difícil crear una relación entre Yuri y Alexei que fuera creíble con tan poco tiempo de preparación disponible, sin embargo, teníamos la ventaja de que ambos nos conocíamos muy bien” —nos dice Cassel.

Jez Butterworth descubrió que Vincent y Mathieu eran ya amigos sólo tras haberlos incorporado al reparto por separado: “Estos chicos eran absolutamente apropiados para los papeles, y el hecho de que ya fueran amigos añadió una dimensión adicional a sus personajes. Había visto a Mathieu en UN HÉROS TRÈS DISCRET (UN HÉROE MUY DISCRETO, 1996), y me pareció muy brillante; en aquel film encarnaba a un embaucador;  también en el nuestro; y se hace realmente muy creíble. Por otra parte, creo que Vincent es uno de los mejores actores de hoy en día.”

Mathieu Kassovitz se lo pasó en grande dando vida a Yuri, ese tipo listo muy malhablado, un personaje que da toda la impresión de ser una cosa, y que luego, súbitamente, resulta ser otra muy distinta: “El guión se ha escrito tan bien que los personajes tienen toda una amplia gama de zonas oscuras. Al principio, Yuri y Alexei dan vida a unos personajes exageradamente rusos, con objeto de engañar a John, sin embargo, una vez que la estafa se ha hecho evidente, pueden mantener una actitud más normal. En ese momento, el público se percata de que no se trata exactamente de auténticos gángsteres; simplemente procuran hallar una manera de sobrevivir.”

Vincent Cassel opina que hay una diferencia tremendamente física  entre actuar en ruso y hacerlo en inglés: “Algunas veces, lo intentábamos y ensayábamos en inglés, con objeto de entender qué estaban diciendo exactamente los demás. Sin embargo, eso lo cambiaba todo. Observaba a Nicole pronunciar el diálogo en inglés, y luego en ruso, y su lenguaje corporal cambiaba diametralmente. Acababa siendo todo tan distinto, que nos dimos cuenta de la capacidad del lenguaje para transformarte; tanto como pueda hacerlo el vestuario o el maquillaje.”

Pese a la amplia experiencia de Cassel en el cine europeo, el actor cree que ha aprendido muchísimo al permanecer junto a con Kidman. “Se hacía muy interesante verla trabajar, pues actuaba relajada” —subraya—. “Particularmente cuando lo hacíamos en ruso. Si no estás relajado con el lenguaje que empleas, tiendes a pronunciarlo rápidamente, sin embargo, ella se mantenía muy tranquila y contribuía a desacelerar el ritmo general hasta  su justo tempo.”

A Nicole Kidman le pareció igualmente fascinante trabajar con dos actores franceses. “Sencillamente, me entusiasmé cuando me dijeron que Mathieu y Vincent iban a participar en la película porque aunque parecía que se estaba creando un reparto de lo más singular, sin embargo, en cierta extraña manera, también parecía el adecuado” —comenta—. “Todos estábamos asustados por igual al tener que interpretar a rusos, lo que me parece que estaba bien porque nos obligó a trabajar duro. Ambos actores son muy instintivos y aportaron mucho a los personajes y al plató.”

 “No puedes herirme más de lo que ya lo estoy.” “Si todo te da lo mismo, Nadia, me gustaría darte una bofetada.”

OSCURA SEDUCCIÓN acontece en St. Albans, un apacible —hasta que Nadia aparece— suburbio periférico de Londres, en el área de Hertfordshire, típico marco del estilo de vida de un trabajador corriente como John Buckingham. El pintoresco St. Albans, evocando una vieja ciudad romana con su torre del reloj medieval y un pub llamado “Ye Olde Fighting Cocks”, también es el ambiente familiar de donde provienen los Hermanos Butterworth. De hecho, Stephen Butterworth admite que tanto a él como a sus hermanos les han echado a puntapiés del pub de la ciudad alguna que otra vez.

Pese al deseo de captar el auténtico St. Albans, los Butterworth rodaron los interiores de la película en Australia principalmente. Diana Phillips nos explica: “Fuimos a Australia porque nos iba mejor a todos. Fue fantástico poder trabajar en la ciudad natal de Nicole, y también resulta que la familia de Ben vive en Sydney, por lo que estaba encantado de poder pasar algún tiempo con ellos. Dado que, en esta película, el grueso del trabajo de Nicole transcurre en interiores, parecía tener sentido proceder de este modo.”

Pero cuando llegó la hora de hacer los exteriores, los Butterworth regresaron felizmente a casa para captar los peculiares barrios periféricos, los cuales raramente se han visto en las películas. Jez Butterworth explica: Lo que me encanta de Hertfordshire y de St. Albans es que la belleza está allí, sin embargo, hay que buscarla. Hay maravillosas porciones de paisaje, pero se ven obstruidas por las autopistas. Este extremo sirve también para ilustrar a los personajes de OSCURA SEDUCCIÓN. En el fondo, puede que se trate de gente encantadora, pero se han visto marginados, ignorados y llevados al propio desquicie. La superficie muestra una cosa, sin embargo, hay muchas otras que acontecen por debajo.”

1. La producción
2. El reparto
3. El equipo técnico


Imágenes y notas de producción de "Oscura seducción" - Copyright © 2001 Miramax International y Filmfour. Distribuidora en España: Lauren Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Oscura seducción"
Añade "Oscura seducción" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Secciones

Estrenos
Críticas
Novedades
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportajes
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto
Añadir a Favoritos