LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

¡Recibirás cada semana
los últimos estrenos
y las novedades de cine!
 



Compras online
Spirit

 

DVDGO

DVD













 

 

SPIRIT: EL CORCEL INDOMABLE
(Spirit: Stallion of the Cimarron)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Kelly Asbury y Lorna Cook.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 83 min.
Género: Animación.
Guión: John Fusco.
Producción: Mireille Soria y Jeffrey Katzenberg.
Música: Hans Zimmer.
Canciones:
Bryan Adams.
Montaje:
Nick Fletcher.
Dirección artística: Kathy Altieri.
Estreno en España: 17 Julio 2002.

Película disponible en DVD


 

SOBRE LA PRODUCCIÓN
© 2002 UIP

3. Palabras y música

SPIRIT se rodó, a todos los efectos, como una película muda: la narración, la música y las canciones se grabaron después de haber completado el proceso de animación.

Dice Asbury: “Hemos querido contar la historia visualmente. Los pequeños segmentos de narración o de diálogo se eligieron cuidadosamente para ser insertados en momentos clave que hicieran avanzar la historia, un poco con la misma función que cumplían los rótulos en el cine mudo”.

Soria añade: “La narración está pensada para aclarar elementos básicos del argumento. Desde el punto de vista creativo, nos ha permitido mostrar la personalidad de Spirit, su inteligencia y su sentido del humor”.

El actor Matt Damon le pone voz a la narración en primera persona del personaje de Spirit. Damon dice que se animó a participar en el proyecto cuando vio la animación terminada. “Jeffrey Katzenberg me llamó y me dijo que tenía una película animada que le gustaría que viera a ver si me interesaba aportar mi voz. Fui a verla y me quedé impresionado. La animación era espléndida y el personaje ya estaba bien definido sobre la pantalla. Le dije que aceptaba encantado”.

Dice Asbury: “Matt aportó al personaje de Spirit energía y vitalidad juvenil. Nos costó mucho encontrar la voz adecuada pero cuando probamos con Damon, vimos que él era Spirit. Es increible como su voz se ajusta al personaje. Además es un consumado profesional, siempre abierto a todo tipo de sugerencias. Nos divertimos tanto haciendo las sesiones de grabación con él, que nos dio rabia cuando se acabaron”.

Damon cuenta: “Cuando me incorporé al proyecto me vi rodeado de gente que llevaba mucho tiempo trabajando con pasión en la película. Sabían perfectamente lo que querían, cómo debía hablar Spirit y qué emociones había que expresar en cada escena, tal y como ellos habían planeado al animarla. Eso facilitó mucho mi trabajo. El guión estaba hermosamente escrito, tenía una cualidad muy poética. Han sabido encontrar el equilibrio adecuado: la narración se usa cuando es necesario, pero no es excesiva. La mayoría de los planos hablan por sí mismos”.

“Ya había trabajado antes en animación pero la narración es una disciplina muy diferente –prosigue Damon-. Se presenta la cuestión de a quién te estás dirigiendo exactamente. Eso lo discutimos mucho. Al final decidimos que queríamos que tuviera el tono de esas historias que se cuentan a la luz de una hoguera. Así que pensé en mi sobrino y me imaginé que le estaba contando la historia a él. El mensaje de esta película es algo que podemos compartir con cualquier niño sin paternalismos. Y para los adultos funciona también a otro nivel. La historia es una celebración de la vida que nos retrotrae a una época en la que todavía no habíamos urbanizado la mitad de América del Norte, cuando todavía era una hermosa tierra que los caballos recorrían en libertad”.

Si la narración sirve para expresar los pensamientos de Spirit, sus sentimientos se transmiten a través de las canciones de Bryan Adams y la música de Hans Zimmer. Dice Asbury: “Las canciones son la voz de las emociones de Spirit. Bryan canta con un estilo muy sentido y emocional. Resulta adecuado porque a través de las canciones Spirit cuenta la historia con el corazón”.

Dice Bryan Adams: “Hemos querido crear un musical en donde las canciones expresen las emociones de un caballo a través de mi voz. Pero la historia se completó antes de ponerle música, así que las canciones debían ser muy específicas, lo que constituyó todo un desafío para mi capacidad de compositor. Y como cantante, mi misión consistía en contar una historia”.

Dice Katzenberg: “Bryan es un cantautor lleno de talento que ha escrito canciones memorables. Pero siempre ha sido un rockero, un poco imbuido del espíritu de un chico malo. Eso era lo que necesitábamos para Spirit: esa cualidad recia y cruda de la voz de Bryan. De alguna forma la voz y el personaje cuadran perfectamente sobre la pantalla”.

En la película Katzenberg vuelve a trabajar con Hans Zimmer, al que considera “sin ningún género de duda, uno de los mejores colaboradores que he tenido en todos estos años dedicados al cine de animación. Zimmer ganó un Oscar por El rey león, su primer trabajo con Katzenberg, y luego ha compuesto la música de los dos largos de animación tradicional de DreamWorks, El príncipe de Egipto y La ruta hacia El Dorado.

Pero en SPIRIT la música de Zimmer está mucho más integrada en la historia: “Esto es muy diferente a El rey león, en donde todos los personajes hablaban y yo escribí las canciones mucho antes incluso de que comenzara la producción de la película. Jeffrey me llamó y me dijo, “Quiero hacer una película sobre un caballo en el Salvaje Oeste... y, por cierto, el caballo, no habla”. Eso es lo genial de trabajar con Jeffrey, que me embarca en aventuras tan locas como ésta. En cierto modo, es la primera vez que mi música es una “voz” en una película de animación, lo que me resulta algo fascinante”.

Dice Soria “Lo que ha hecho Hans es crear temas que evocan la emoción de la historia. Está el tema de la tierra natal, el tema de la madre, el tema de amor... Hans ayuda a contar la historia con esas pequeñas frases”.

Banda sonora y canciones son inseparables en SPIRIT. Curiosamente Zimmer y Adams debieron trabajar a menudo por separado: el primero estaba en Los Angeles y el segundo de gira, lo que les llevó a adoptar un método de escritura bastante atípico.
Dice Zimmer riendo: “Trabajamos mayormente por teléfono y utilizamos el contestador como grabadora... Si Bryan tenía una buena letra, la recitaba en el contestador; y yo hacía lo mismo con mis temas musicales en el suyo. Era una completa locura pero resultó muy divertido”.

El primer fruto de su colaboración fue la canción “I Will Always Return”, que aparece al principio y al final de la película y sirve como tema central de la misma. Dice Lorna Cook: “Es una canción muy emotiva. Todo el que haya vuelto a su casa después de haber estado muy lejos de ella, se sentirá afectado por esta canción”. Zimmer añade: “La canción refleja el sentimiento de pertenencia, el sentimiento familiar. Dice que por muy lejos que vayamos siempre tenemos un sitio al que volver si perseveramos: puede ser un lugar metafórico, algo que sólo existe en nuestros sueños y en nuestros corazones, o puede ser un lugar real”.

La primera canción que se oye en la película es “Here I Am”, que acompaña al nacimiento de Spirit y a sus años formativos. Dice Soria: “La canción expresa el joie de vivre de Spirit, su asombro ante el mundo que le rodea, el amor por el hogar... La animación expresa esa misma idea pero se ve realzada por la canción”.

Una noche, cuando ya se ha convertido en el jefe de la manada de cimarrones, Spirit oye el sonido de una armónica, un sonido que el mustang no había oído nunca. Sale a investigar y descubre una luz extraña en la distancia, que resulta ser una hoguera: así es como Spirit ve por primera vez a un ser humano. Se produce una persecución que culmina con la captura de Spirit; la canción que expresa su fiera resolución de recuperar su libertad es “You Can´t Take Me”.

Dice Adams: “Fue una de las canciones más difíciles de escribir. Spirit se da cuenta de que hay algo más poderoso que él y que debe tratar de superarlo, no sólo física y emocionalmente, sino también desde un punto de vista espiritual. Debe aceptar que ya no controla su destino y encontrar una fuerza interior para afrontarlo”.

Vendido a la Caballería, Spirit conoce al Coronel, que ordena a sus hombres que “domen a ese caballo”. Uno por uno, los soldados tratan de montarle pero Spirit responde con acciones elocuentes que quieren decir “Get Off My Back” (“Fuera de mi lomo”).

Dice Adams: “Esta canción expresa el lado travieso de Spirit, aunque él no está de broma precisamente. Es joven, orgulloso, y quiere que quede bien claro que no va a dejarse doblegar por nadie. “Get Off My Back” es la voz de Spirit diciendo, ‘Podéis tratar de montarme pero no vais a conseguirlo, por mucho que os esforcéis . Acabaréis en el barro’”.

Para doblegarle, el Coronel manda que aten a Spirit a un poste y que no le den ni comida ni agua. Entonces el caballo conoce a otro “dos piernas”, el joven indio Little Creek que, para asombro de Spirit, resulta ser también un prisionero de la Caballería. Los dos consiguen escapar del fuerte y el indio lleva al caballo a su poblado. Allí el mustang conoce a Rain, la hermosa yegua de Little Creek, con la que inicia un cortejo. Pero el poblado indio sufre un ataque: Rain resulta herida de gravedad y Spirit es vuelto a capturar y cargado en un vagón de tren con destino desconocido.

Esta nueva captura consigue lo imposible: doblegar el espíritu del indomable mustang. Pese a su desesperación oimos su grito en la canción “Sound the Bugle”.

Dice Kelly Asbury: “Spirit tiene una visión en la que ve a su madre, su tierra y su manada, y eso le recuerda que tiene algo por lo que vivir, algo por lo que luchar. La canción establece una analogía con la figura de un soldado que debe luchar por una causa justa: tiene que entablar un combate para ser libre”. Dice Zimmer: “Esta es una de mis canciones favoritas. Expresa la idea de alguien que está desesperado pero que recupera su presencia de ánimo y se encuentra con más coraje y más convicción que nunca. Para mí es una absoluta obra maestra”. Katzenberg está de acuerdo: “Es una gran canción. Cuando Bryan la canta se le quiebra la voz, notas que tiene el corazón destrozado. Esta película ha sido todo un reto para Bryan porque le hemos pedido que fuera un compositor, un cantante y un actor”.

La historia termina con una nueva versión de “I Will Always Return”. Pero la película continúa. Sobre los títulos de crédito finales oimos tres canciones: una nueva versión de “Here I Am” y dos temas que no se han oído durante la película pero que reflejan relaciones muy importantes para la historia, “Brothers Under the Sun”, que describe el vínculo que se establece entre Spirit y Little Creek, y “Don´t Let Go”, el tema de amor de Spirit y Rain. Esta última es la única canción que Bryan Adams no canta solo: lo hace en compañía de Sarah McLachlan, que estaba embarazada de nueve meses, lo que amenazaba con convertir el dúo de Bryan y Sarah en un trío... Por fortuna el bebé esperó hasta dos días después de la grabación para hacer su entrada en el mundo.

1. Producción
2.
Sentido equino
3. Palabras y música
4. Los bípedos
5.
El espíritu del oeste
6.
El equipo técnico


Imágenes y notas de producción de "Spirit: El corcel indomable" - Copyright © 2002 DreamWorks SKG. Distribuidora en España: UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Spirit: El corcel indomable"
Añade "Spirit: El corcel indomable" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos