LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 
 


Compras online

DVD
DVD

Banda sonora
BANDA SONORA
(Thomas Newman)

Libro de cómic
LIBRO DE CÓMIC
(M.A.Collins
y R.P.Rayner)
 

El Corte Inglés  FNAC
DVDGO

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

CAMINO A LA PERDICIÓN
(Road to Perdition)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Sam Mendes.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 116 min.
Interpretación: Tom Hanks (Michael Sullivan), Pawl Newman (John Rooney), Jude Law (Maguire), Tyler Hoechlin (Michael Sullivan Jr), Jennifer Jason Leigh (Annie Sullivan), Stanley Tucci (Frank Nitti), Daniel Craig (Connor Rooney), Liam Aiken (Peter Sullivan), Ciarán Hinds (Finn McGovern), Dylan Baker (Alexander Rance), David Darlow (Jack Kelly), Doug Spinuzza (Calvino).
Guión: David Self; basado en la obra de Max Allan Collins y Richard Piers Rayner.
Producción: Sam Mendes, Dean Zanuck, Richard D. Zanuck.
Música: Thomas Newman.
Fotografía:
Conrad L. Hall.
Montaje: Jill Bilcock.
Diseño de producción: Deniss Gasner.
Dirección artística: Richard L. Johnson.
Vestuario: Albert Wolsky.
Estreno en España: 6 Septiembre 2002.

 

CRÍTICA
por José Luis Santos

  Cuando un artista sorprende a pro-pios y extraños con su primera obra no suelen tardar mucho en surgir vo-ces escépticas que ponen en duda su verdadero talento aludiendo a la cele-bérrima fábula del asno que consiguió extraer notas musicales de su flauta una única vez por obra de la casuali-dad, y el hecho de que ese artista sea un director de cine no sólo no supone un obstáculo para esa regla sino más bien un acicate, en un ámbito que tras el fútbol es probablemente en el que se opina con más osadía y ligereza, y co-mo muestra aquí tienen periódicamente los temerarios comentarios de este inexperto cronista. En ocasiones los posteriores trabajos del director en cuestión avalan las negras premoniciones de que su acierto artístico en su presentación en sociedad se debía a los ca-prichosos devaneos del azar, y no queda más recurso que la re-signación de aferrarse al pasado y guardar en una vitrina los ahora devaluados restos de la previa obra estimable. En otros casos, las nuevas creaciones no sólo se disfrutan en tiempo actual sino que protagonizan un fenómeno opuesto al anteriormente descrito al es-timularnos no sólo a la levitación presente sino a la gozosa espe-ranza y premonición de levitaciones futuras.

  Cuando en 1999 Sam Mendes irrumpió en Hollywood (avalado por una excelente reputación en el ámbito teatral londinense) y lo conquistó contra natura con la cítrica disección de la sociedad que lo regenta y mantiene en su espléndida “American Beauty”, no fal-tó quien dudara de si tan necesario y quirúrgico análisis sería un golpe de suerte de su director, y visto su segundo largometraje cuesta mantener el más mínimo escepticismo ante el evidente hecho de que estamos ante un director sobresaliente, un ci-neasta excepcional con una madurez tan temprana como apabullante, y una riqueza de recursos y de sabiduría que hacen soñar con los brillos futuros de una rutilante estrella –esperemos que no fugaz– en mitad de un marchito firmamento de cartón pie-dra como el hollywoodiense.

  “Camino a la perdición” es un alarde formal de dimensiones ex-quisitas relleno de un contenido trabajado, real y profundo, y apo-yado en el sólido andamiaje de unas interpretaciones prodigiosas que lo tornan de carne y hueso. Con un pul-so extremadamente medido, Mendes desgrana de forma virtuosa y con una sensibilidad infrecuente una historia conocida pero impactante, so-bre bases trilladas (son incontables las películas sobre el crimen organizado) pero tratadas con seriedad, pasión y ambición por lle-gar hasta lo personal, y con ingredientes con los que otros caerían torpemente en el más sensiblero de los ridículos pero él alcanza un punto óptimo de emoción y veracidad sentimental.

  La estética creada resulta embriagadora, tanto en las tonali-dades cromáticas utilizadas como en los espléndidos encuadres elegidos por una cámara sobria y experta, los recursos visuales apoyados en los elementos que rodean a la escena (reflejos en espejos, miradas a través de rendijas…) y toda su minuciosa pla-nificación se revelan espléndidos, y la comunión entre las imáge-nes y la estupenda banda sonora de Thomas Newman (parece que después de sus dos colaboraciones estamos asistiendo a la creación de otro tándem legendario) roza la perfección.

  El cruce de caminos entre la familia mafiosa y la familia humana ubicado en el epicentro de una impecable road movie al estilo más clásico ofrece una riqueza argumental que supera con soltura el obstáculo mayúsculo de contar cosas a priori ya contadas, hace olvidar cualquier sensación de déjà vu y sumerge en unos perso-najes que saben a cine con mayúsculas, y que me llevan en volan-das por una travesía entre olas de crueldad, miedo, traición y baje-zas, pero también de honor, lealtad, amor y ternura, que en un mar de sentimientos, tradiciones y normas no escritas se mezclan y solapan en una tempestad tan caótica como paradójicamente reglada.

  Y descritos primero la piel y des-pués los tejidos internos del film de Mendes, hablemos ahora del robustí-simo esqueleto que lo sustenta: unas interpretaciones sobrecogedoras, que se complementan y se interre-lacionan entre sí fruto del ensam-blaje perfecto de unos talentos de lujo por una dirección soberbia. Tom Hanks sigue creciendo y derribando fronteras a su talla como actor, partiendo de una acertadísima contención para expresar el mundo de sentimientos contradictorios en torno al que gira toda la historia, que alcanza su culmen en un memorable desenlace en el que el mayor elemento de previsibilidad se deriva de su mirada, que maravillosamente narra toda la escena hasta ponerme los vellos de punta. Frente a él da otra lección magistral ese dios pagano que es Paul Newman, viendo al cual me viene a la mente el ruego de que el día que por uno de esos inexplicables caprichos del denominado Dios absoluto nos deje, su cuerpo sea embalsamado y paseado aún ante las cámaras en las películas venideras, cual Cid Cam-peador que ganara batallas a lomos de su Babieca después de muerto, pues en sus ojos aún sin vida podrá leerse más que en la mayoría de los actores en activo. Completando el suntuoso cruce de lo mejor de tres generaciones de actores, el camaleónico Jude Law nos deleita con otra composición milimétrica, turbadora, y tras ese triángulo maravilloso completan la solidez del elenco valo-res seguros como la estupenda Jennifer Jasón Leigh, Daniel Craig o Stanley Tucci, con la correcta aportación del joven Tyler Hoechlin.

  Según Tom Hanks, el mensaje que su personaje, Michael Sullivan, le da a su hijo, es “que él puede escoger el camino que va a seguir en la vida, siempre que no elija el que él ha se-guido, el camino a la perdición”. Es-peremos que el camino que Sam Mendes siga a partir de ahora se mantenga firme ante los tan embria-gadores como aborregantes cantos de sirena del Hollywood más mediocre, y confirme las enormes expectativas que su corta tra-yectoria ha creado. En cualquier caso, siempre podremos quedar-nos con la mencionada estrategia de aferrarnos al pasado, y dis-frutar de las dos maravillas que de momento nos ha regalado. Y eso sí que ya no nos lo quita nadie.


Imágenes de "Camino a la perdición" - Copyright © 2002 Twentieth Century Fox, DreamWorks Pictures y Zanuck Company. Distribuidora en España: Hispano Foxfilm. Fotos por Francois Duhamel. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Camino a la perdición"
Añade "Camino a la perdición" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos