LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Recibirás cada semana los
últimos estrenos de cine

 

PONIENTE


cartel Dirección: Chus Gutiérrez.
País:
España.
Año: 2002.
Duración: 96 min.
Interpretación: Cuca Escribano (Lucía), José Coronado (Curro), Antonio Dechent (Miguel), Mariola Fuentes (Perla), Antonio de la Torre (Paquito), Farid Fatmi (Adbembi), Idilio Cardoso (Pepe), Alfonsa Rosso (María), Marouane Mribti (Saïd).
Guión: Chus Gutiérrez e Icíar Bollaín.
Producción:
Ana Huete e Iñaki Núñez.
Música: Tao Gutiérrez.
Fotografía:
Carles Gusi.
Montaje: Fernando Pardo.
Vestuario: Bina Daigeler.
Estreno en España: 13 Septiembre 2002.

 

CRÍTICA
por Rubén Corral
Valoración:

Hablando de la censura, Basilio Mar-tín Patino se refería al momento de flagrante atropello de ideas que existe actualmente en el cine español, una censura que en mucho supera la de la época de la dictadura de Franco. Y decía esto el director de películas co-mo “Queridísimos verdugos” o “Can-ciones para después de una guerra”, verdaderas vanguardias de libertad en la última época del régimen franquista, pioneras a la hora de burlar (o intentarlo) las ideas ofi-ciales y mostrar al público otra visión de la realidad cotidiana más crítica con su país. El director de “Octavia” (2002) ironizaba que la censura hoy en día no es tan estúpida como la de entonces, la que ejercían los poderes asociados a las ideas impuestas desde el nacional-catolicismo; ahora la censura es de mercado. No hace mucho, otro director, cuyo testimonio creo que es interesante por-que así son sus películas, el bilbaíno Enrique Urbizu, decía que hay temas que los productores sentencian a muerte sin necesidad de ordenar que se escriba el guión de una película: Urbizu se refería a rodar películas que reflejaran el conflicto vasco. Esos productores dicen: nadie irá a ver eso. Y nadie puede discutirles, porque ellos son los dueños del chiringuito y porque, si no pagan ellos, desde luego, nadie irá a verlo.

Por eso, películas en rebeldía como “Poniente”, dirigida por la gra-nadina Chus Gutiérrez, directora acostumbrada a tratar con los prejuicios (allí están “Sexo oral” o “Alma gitana”), es un film que merece recibir la atención que su contenido posee y merece ser un sopapo en el rostro de mercaderes de nociva cobardía artística (por no hablar del compromiso con la sociedad que paga las entradas de cine que terminan en sus bolsillos). Por el momento, “Poniente” ya ha quedado incluida en las selecciones efectuadas por los fes-tivales de Venecia y Toronto, y en ella se tratan temas censura-bles desde el punto de vista mercantil: el racismo en España, el machismo, la realidad y los conflictos –generacionales, interculturales– que la caracterizan. Pero sobre todo, e incluso por debajo de este manto de interesantísimas nociones ofrecidas en el guión de la propia Gutiérrez, escrito con la colaboración (que se percibe, y mucho) de Icíar Bollaín, late la semilla del desarrai-go. Una sensación lograda gracias a la acumulación de una serie de personajes apátridas llegados a un lugar tan artificial, tan próxi-mo al despropósito como los mares de plástico que conforman las concentraciones de invernaderos de determinadas zonas de la pro-vincia de Almería.

En esos invernaderos –que a mí me siguen recordando a laboratorios más que a huertos– convergen Lucía (Cu-ca Escribano, excelente trabajo) una madre que vuelve con su hija de su trabajo de maestra en Madrid a la ca-sa de su familia en el sudeste de An-dalucía tras la muerte de un padre que, en principio, percibimos como la sombra de todo aquello con lo que la hija quiso romper a lo largo de su vida anterior; y Curro (José Coronado, cada vez más cerca de convertirse en un buen actor gracias a papeles tan cuidados como el que le toca aquí), hijo de emigrantes nacido y criado en Suiza que elude el compromiso social tanto con los marroquíes y subsaharianos que son sus ami-gos como con los empresarios que le dan trabajo como contable. Ellos dos son exiliados strictu sensu en un entorno en el que todos quieren escapar de la realidad (Lucía dice en un momento del film que parece que todos se esconden en sus casas para hacer oídos sordos a lo que ocurre a su alrededor): los inmigrantes recién llega-dos (representados en Saïd, interpretado por Marouane Mribti) quieren hacer el dinero rápido que la leyenda les ha contado en su país se hace en Europa; los inmigrantes asentados (personificados en Adbembi –una vez más, soberbio Farid Fatmi, el mejor amigo de Curro), que quieren recibir dignidad en el trato con los empresa-rios, para lo que no dudan en ponerse en huelga; los empresarios, siempre preocupados por ampliar sus posesiones y aumentar el margen de beneficios; los jóvenes, en conflicto con los padres o con el lugar en que les ha tocado nacer; o los nativos (desde la tía de Lucía –Alfonsa Rosso a su primo Paquito), empeñados en negar que algo vaya a cambiar y que la situación de injusticia en la que se han acostumbrado a vivir puede durar para siempre.

Como en otra gran película sobre un tema similar, “Lejos” (Loin, André Téchiné, 2001), la historia se centra en ese punto de fuga en el que se convierte el escenario. Así, el conflicto nace de una ma-nera tan natural que ni siquiera algunas líneas de diálogo demasia-do enunciativas –y antinaturales– logran desvirtuar la sensación de realidad que hoy en día pocos cineastas imprimen a sus pelí-culas. Tampoco es beneficioso, qué duda cabe, acudir a algunos estereotipos para describir la vida de los inmigrantes norteafrica-nos. En cierto modo, es un esquematismo fácil que, pese a todo, no es tan perjudicial (para la coherencia interna de un relato com-prometido desde el arranque como es éste) como el que caracte-riza a los personajes de los últimos trabajos del director social por antonomasia y ante el que tantos críticos hacen la vista gorda.

Por otra parte, Chus Gutiérrez introdu-ce de manera primorosa –son las me-jores imágenes de su película– se-cuencias de la llegada de emigrantes españoles a una estación de tren en los años cincuenta. Las contemplan, en elocuente silencio, Curro y Pepe, un amigo del padre del personaje in-terpretado por Coronado que se reco-noce en pantalla y que se emociona viendo esos rollos de blanco y negro mudos. Por un lado, Curro busca sus raíces perdidas y, por otro, Pepe procura olvidar el sufrimiento. Paradójica, como la vida captada en esa breve secuencia, las reacciones de los personajes de una película vivificante en la censurada cinematografía española (como “Leo”, como “Flores de otro mundo”), y a pesar de sus tropezones.


Imágenes de "Poniente" - Copyright © 2002 Ana Huete & Olmo Films. Distribuidora en España: Araba Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Poniente"
Añade "Poniente" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos