LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine por internet

 
DVD
2 discos

Banda sonora
BANDA SONORA
(Danny Elfman)

Novela
NOVELA
(Thomas Harris)

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL DRAGÓN ROJO
(Red dragon)


Dirección: Brett Ratner.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 124 min.
Interpretación: Anthony Hopkins (Dr. Hannibal Lecter), Edward Norton (Agente Will Graham), Ralph Fiennes (Francis Dolarhyde / 'Tooth Fairy' / 'El dragón rojo'), Emily Watson (Reba McClane), Mary-Louise Parker (Molly Graham), Harvey Keitel (Jack Crawford), Philip Seymour Hoffman (Freddy Lounds), Anthony Heald (Dr. Frederick Chilton), Ken Leung (Lloyd Bowman), Tyler Patrick Jones (Josh Graham), Frankie Faison (Barney).
Guión: Ted Tally; basado en la novela de Thomas Harris.
Producción: Dino De Laurentiis y Martha De Laurentiis.
Música: Danny Elfman.
Fotografía:
Dante Spinotti.
Montaje: Mark Helfrich.
Diseño de producción: Kristi Zea.
Dirección artística: Steve Saklad.
Vestuario: Betsy Heimann.
Estreno en USA: 4 Octubre 2002.
Estreno en España: 25 Octubre 2002.

 

CRÍTICA
por Leandro Marques
Buenos Aires, Argentina

Los últimos destellos del doctor Lecter

  "Dragón rojo" está anunciada como la película que retrocede en el tiempo para mostrar al tenebroso –y fundamentalmente taquillero– Hannibal Lecter meses antes de que aquella bella y joven agente del FBI interpretada por Jodie Foster acudiera a su ayuda para tratar de interpretar los movimientos del psicópata responsable de los horrorosos crímenes que forman parte de la consagratoria cinta original de la saga, "El silencio de los inocentes". Tras su espera-dísima pero para muchos decepcionante continuación, "Hannibal", dirigida dos años atrás por Ridley Scott, se decidió para este tercer filme de la serie acompañar a Anthony Hopkins con reconocidos actores y un argumento que sigue casi al pie de la letra la fórmula que llevó al éxito mundial a la obra original.

  Si bien en esta ocasión la pérdida de creatividad narrativa evidenciada por la adaptación del libro de Thomas Harris, de mismo nombre que la pelí-cula, "Dragón Rojo" tiene un mérito: no se deja caer nunca, entretiene siempre, y logra que el espectador se dedique a seguir la trama y olvidar (sin que eso signifique perdonar), al menos por un momento, la similitud argumental con "El silencio de los inocentes". El realizador Brett Ratner no se preocupa de-masiado por concebir un producto ambicioso, sólo se dedica a brindar a través de las imágenes el soporte visual necesa-rio para acompañar a quienes cargan con el verdadero peso de la historia, los actores. Además de la siempre atrapante pre-sencia de Hopkins en la piel de Hannibal (aunque esta vez algo so-brepasado de tics y expresiones tenebrosas), son de la partida el excelente Edward Norton, Ralph Fiennes, Harvey Keitel y Emily Watson.

  La película arranca de manera fulminante. Con Hannibal en li-bertad, haciendo gala de su delicada intelectualidad, cenando una elogiada y sugerente comida con los músicos de una orquesta, tra-bajando junto al detective William Graham en la investigación y per-secución de un impiadoso y cerebral asesino en serie. Una noche, el agente del FBI visita al doctor y le comenta su último descubri-miento: el criminal usa los órganos que extirpa de sus víctimas para comerlos. Inmediatamente el clima se tensa, las miradas se afilan y Hannibal, sintiéndose descubierto, ataca con frialdad, pero William se defiende y logra reducirlo. Resultado final: el “caníbal” es reclutado en un instituto psiquiátrico de máxima seguridad. El mis-mo que lo hospeda en "El silencio de los inocentes".

  La segunda secuencia del filme mo-difica radicalmente el eje narrativo de la cinta. Graham, ahora ex agente, vi-ve con su familia en una playa alejada de la civilización y disfruta de su nue-vo oficio, reparar lanchas. Todo es tranquilidad para él hasta que recibe una visita, la de su ex jefe, que pasa a informarle que dos familias han sido recientemente masacradas por un trastornado que sigue los pasos de Lecter. El ex oficial se deja convencer y decide colaborar por unos días en la investigación. Así comienza la nueva película. Poco a poco las pistas lo van acercando al perverso criminal, pero nunca lo demasiado como para poder finalmente capturarlo. Sólo una persona es capaz de interpretar sus procedimientos y vaticinar sus siguientes pasos. Sí, esa persona es Hannibal Lecter.

  Es interesante la relación que mantienen Lecter y el agente en la historia. Se respetan y admiran mutuamente. Son igualmente inteli-gentes y perspicaces, con una diferencia, como dice Graham, la locura enferma del doctor, que alimenta el recelo y rencor que siente Lecter por quien fue capaz de descubrirlo. Pero el director no hace hincapié en profundizar la conexión psicológica que los vincu-la. Prefiere utilizar esa relación como un componente más, pinto-resco, de la investigación. Y a diferencia de lo que sucede en "El silencio de los inocentes", se involucra más con la vida del psicó-pata, interpretado por Fiennes. Sometido de pequeño al brutal trata-miento que recibió de su abuela, quien lo hostigaba con crueldad por una pequeña deformidad en su labio, el voraz asesino tiene también un costado humano, bondadoso, que le permite acercarse al amor de una compañera de trabajo, ciega, encarnada por Emily Watson. Este psicópata tiene debilidad, se debate en contradiccio-nes, lucha para detenerse, pero la fuerza de un extraño dios, un dibujo de William Blake llamado 'El dragón rojo', es demasiado po-derosa, y termina doblegándolo.

  La cinta se reparte en dos historias paralelas. Por un lado, la investiga-ción de los crímenes, los diálogos en-tre Lecter y el agente William, las pistas enigmáticas que el doctor ofre-ce a cambio de una cena suculenta. Por otro, la vida del psicópata, su re-lación con el dragón, con los recuer-dos de los maltratos recibidos, su amor hacia la mujer que lo con-mueve, su admiración hacia Lecter, su contacto con él. Y en un punto, previsiblemente, ambas historias se cruzan. Las buenas interpretaciones, el buen manejo de los ritmos narrativos, al-gunas imágenes de extrema violencia, y fundamentalmente la ausencia de mayores pretensiones hacen de "Dragón rojo" una película entretenida. Pero ninguno de estos factores evita convertirla en una cinta intrascendente, que sólo quedará en el recuerdo por tratarse de un nuevo intento de la industria norteamericana de facturar millones a costa de la popularidad de un personaje.


Imágenes de "El dragón rojo" - Copyright © 2002 Dino de Laurentiis Productions y Universal Pictures. Distribuidora en España: UIP. Fotos por Glen Wilson. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El dragón rojo"
Añade "El dragón rojo" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El cazador de sueños (Dreamcatcher)     Destino final 2 (Final destination 2)     The hunted (La presa)     Evil dead (Posesión infernal)     Dog soldiers

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos