LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 

FANÁTICA (SWIMFAN)
(Swimfan)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: John Polson.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 85 min.
Interpretación: Jesse Bradford (Benjamin "Ben" Cronin), Erika Christensen (Madison Belle), Shiri Appleby (Amy Miller), Kate Burton (Carla), Clayne Crawford (Josh), Jason Ritter (Randy), Kia Joy Goodwin (Rene), Dan Hedaya (Coach Simkins), Michael Higgings (Sr. Tillman), Nick Sandow (Detective John Zabel), Pamela Isaacs (Sra. Egan).
Guión: Charles Bohl y Phillip Schneider.
Producción: Joseph M. Caracciolo Jr. y Allison Lyon Segan.
Música: John Debney y Louis Febre.
Fotografía:
Giles Nuttgens.
Montaje: Sarah Flack.
Diseño de producción: Kalina Ivanov.
Dirección artística: Frank White.
Vestuario: Arjun Bhasin.
Estreno en España: 31 Octubre 2002.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona

Una que no se tragó lo de "quedamos como amigos"

  Ben (Jesse Bradford) es un estu-diante de un instituto que procura gran dedicación a su afición favorita, la natación, deporte en el que destaca muy por encima de sus compañeros y que puede abrirle las puertas de una importante universidad a través de una beca. Este atractivo joven parece te-nerlo todo en la vida. Además de sus triunfos en la piscina y de la admira-ción de sus colegas, goza de una fe-liz relación sentimental con su novia, Amy (Shiri Appleby), que es un completo dechado de virtudes. Por si fuera poco, también emplea parte de su tiempo libre en un hospital, donde los pacientes están encantados con su amabilidad e interés. Pero un buen día, aterriza en la escuela una chica nueva, Madison (Eri-ka Christensen), quien queda prendada de las gracias de Ben y va reconduciendo la situación hasta que, por distintas circunstancias, una noche visitan juntos la piscina y pasa "lo inevitable". Tras ese primer y único encuentro sexual... acuático, Ben le deja claro que aquello no debe significar nada en su relación futura, pues él quiere a su novia y no desea hacerle daño. Madison aparentemente acep-ta este gastado discurso masculino –"Manual sobre cómo nadar y guardar la ropa", se podría titular para la ocasión–, prometiendo mantener el secreto y no inmiscuirse en sus asuntos. Sin embargo –o aquí se acabaría el tema y no habría película– la joven sigue enamorada de él de una forma obsesiva, con una percepción to-talmente alterada de la realidad, y empezará a hacerle la existencia imposible, llegando incluso a arruinar su vida y a poner en peligro la de Amy...

  Si prescindimos del marco concreto en que se desarrolla "Swimfan" –olvi-démonos de la piscina, del instituto, de la beca universitaria, y de la corta edad de sus partícipes–, ¿les recuer-da a algo el argumento de esta pelícu-la? En efecto, el más inmediato refe-rente de esta historia se puede en-contrar en Atracción fatal, film que en los ochenta protagonizaron Michael Douglas y Glenn Close como pareja de ocasionales amantes "en discordia". De hecho, la eti-queta –no oficial pero sí oficiosa– que se le ha adjudicado a "Swim-fan" de "versión juvenil de "Atracción fatal"", no resulta simplista o desafortunada; no le falta razón, lo difícil habría sido no estampár-sela en la frente a la salida de fábrica. No se trata de un remake confeso de la cinta de Adrian Lyne –que podría–, pero son tantas las coincidencias entre ambos títulos que incluso se lleva este pa-ralelismo a escenas particulares de la presente producción: donde allá era una bañera, aquí es una piscina... sólo es cuestión de pro-porciones. Y para ello han hecho falta no uno, sino dos guionis-tas... Ahora bien, como indica su director, el también actor John Polson, su película va dirigida principalmente a un público alrede-dor de los veinte años de edad, target, es de suponer, que en su mayoría no habrá visto "Atracción fatal" y que, por tanto, no estará en disposición de hacer comparaciones. Así que haciendo trampas el muy pillín...

  "Nº 1 en U.S.A.". Ésta es la carta de presentación con que "Swimfan" llega a nuestro país, reflejando la rea-lidad de sus millonarias recaudacio-nes en las salas norteamericanas. Muy probablemente esto sea así por-que, al margen de cuestiones comer-ciales que le han sido favorables, no tenga mucho más substancioso que ofrecer. No queda lejos de su alcance imaginar los conocidos in-gredientes de esta explotada y siempre rendible fórmula: un poco de intriga dentro de los cauces convencionales, unas notas de casto erotismo, unas caras populares, música potente pe-ro "de buen escuchar" y una facturación agradable. Un pro-ducto justito, de digestión y expulsión fáciles y rápidas, que sólo consigue engañar al estómago vacío por un rato –siempre que uno sea conformista–, y que se elimina tan pronto se cruza la puer-ta del cine de regreso a casa... o camino de allá donde le lleven sus pasos tras la sesión cinéfaga del día.

  Ésta es un tipo de película que se acepta condescendientemente como blockbuster de fin de semana –"es que la que quería ver ya estaba al-quilada..."–, en uno de esos días tontines, cuando uno se quiere relajar en el sofá, sin exigirse nada ni a sí mismo ni a los demás –sobre todo esto último–, y pasar un par de hori-tas sin más preocupaciones. Creo que se hace innecesario revelar-les lo conocido de la trama, la obviedad de cada detalle, las conver-saciones oídas mil veces, lo superficial de las actitudes y compor-tamientos de los personajes, la menguada veracidad de las situa-ciones que se generan, la carente explicación de las motivaciones que se esconden tras ellos, y el promiscuo uso de tipicidades y clichés. No obstante, y debido al hecho de que sus destinatarios pertenecen a la generación del Mc Donald's y la MTV, el dina-mismo y agilidad del ritmo, la estudiada intercalación de clímax, y el corte, si no descaradamente videoclipero, sí conceptualmente televisivo, ayudan a aparcar el bostezo físico –otra cosa es el bos-tezo mental, porque como estímulo es un pobre entretenimiento–.

  La dirección de Polson es rutinaria y poco sugerente, in-cluso en sus moderados intentos de darle un aspecto moder-no y juvenil a la narración. Se encuentran algunos efectismos, como esa "mermelada de cortes" para dotar de mayor intensidad dramática a ciertas secuencias de diálogo, de los que podría haber prescindido perfectamente.

  Película desfavorecida incluso si la equiparamos con otros productos del subgénero adolescente, como por ejemplo "Scream" o "Sé lo que hicís-teis el último verano", pues si aqué-llas, a pesar de sus detractores, ya forman parte de la cultura popular porque en su momento ofrecieron al-guna clase de asidero, "Swimfan" pronto correrá la suerte del olvido. Peor fortuna correría al lado del film de Lyne, quedando en clara desventaja, y es que no hay color. En este sentido, sí debe decirse que como deudora o innecesaria copia menor de Atracción fatal, también aquí se puede entrever, de forma más o menos manifiesta, esa ya inevitable dosis de mora-lismo del cine de Hollywood, que pretende advertirnos de los ries-gos de la infidelidad, ya sea ésta castigada al modo Lyne –reali-zador notablemente interesado en esto del adulterio, y si no, re-pasen su filmografía– o al modo Zemeckis, más espectral, en "Lo que la verdad esconde" (y otra bañera por medio).

  Por último, de un reparto en que, a decir verdad, nadie destaca por méri-tos propios, mencionaría a una Erika Christensen (hija en la ficción de Dou-glas en "Traffic") a quien le queda grande tanto el papel de "chica mala desequilibrada", como el de "chica sexy seductora". Más allá de barati-jas filosóficas del tipo "el hombre no está hecho para la monogamia" o "es joven y tiene las hormonas revueltas", cuesta grandes esfuerzos comprender por qué el prota-gonista de este film acaba echando una canita al aire con esta moza de redondeces cortisónicas que se hace desagradable hasta en el rictus que adopta a la hora de sonreír. Pero "Swimfan" deja tantos "porqués" y "cómos" suspendidos, que ya no viene de aquí.

Valoración: 4 /10

CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de "Fanática" - Copyright © 2002 Cobalt Media Group y Greenestreet Films. Distribuidora en España: DeAPlaneta. Fotos por Gene Page. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Fanática"
Añade "Fanática" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos