LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 



Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas



FNAC

 

DVDGO





 

 

LAGAAN: ÉRASE UNA VEZ EN LA INDIA
(Lagaan: Once upon a time in India)


cartel
Ampliar cartel
Dirección: Ashutosh Gowariker.
País:
India.
Año: 2001.
Duración: 224 min.
Interpretación: Aamir Khan (Bhuvan), Gracy Singh (Gauri), Rachel Shelley (Elizabeth Russell), Paul Blackthorne (Andrew Russell), Suhasini Mulay (Yashodamai), Kulbhushan Kharbanda (Rajah Puran Singh), Raghuveer Yadav (Bhura), Rajendra Gupta (Mukhiya), Rajesh Vivek (Guran).
Guión: Ashutosh Gowariker, Kumar Dave y Sanjay Dayma; basado en un argumento de Ashutosh Gowariker.
Producción: Aamir khan.
Música: A. R. Rahman.
Fotografía:
Anil Mehta.
Montaje: Ballu Saluja.
Diseño de producción: Nitin Chandrakant Desai.
Vestuario: Bhamu Athaiya.
Estreno en España: 15 Noviembre 2002.

 

CRÍTICA
por Diego Vázquez

Pasen y vean

  Cuando uno le echa un vistazo al historial de galardones de esta superproducción india, lo primero que le llama la atención es la cantidad de premios del público que ha ido acumulando por los festivales por los que ha ido pasando. Quizás aquí esté la clave del encanto de este film (que no sé hasta que punto puede representar bien al cine de Bollywood, pues sus estándares no son en muchos casos los de estas cintas). Más allá de una crítica cualitativa, don-de el film sale bien parado aunque con reparos, lo más importante es señalar desde ya que su visionado puede llegar a ser una autentica gozada para el público de a pie.

  El cine indio, un gran desconocido en nuestro país y en tantos otros, mantiene entre sus señas de identi-dad una que han perdido buena parte de las cinematografías mundiales: la capacidad de identificarse con los gustos de su audiencia hasta el punto de hacerla vibrar, saltar de sus asien-tos, ponerse a cantar, animar al hé-roe, etc. Una manera de disfrutar del cine como el mayor espectáculo del mundo, que por estos pagos hace mucho que ya no se lleva. Ahora bien, si nos proponemos en-trar a ver esta producción épica y desfasada en todos sus aspec-tos, dejándonos fuera de la sala muchos prejuicios y problemas culturales (que más tarde señalaré) que nos puedan impedir disfru-tar de lo que va a acontecer en pantalla y nos armamos de un sano deseo de pasárnoslo bien y de dejarnos llevar por un cuento clá-sico donde los haya y al mismo tiempo estrambótico y su-rrealista también donde los haya, "Lagaan" no nos defraudará.

  No es fácil colocarnos en la óptica adecuada para abordar el film. No sirve de nada intentar analizarlo o hacerlo pasar por el trenzado de normas del cine occidental que estamos más acos-tumbrados a consumir (guiado básicamente por las leyes narrativas no escritas marcadas hace años por el cine estadounidense) y en ese sentido la posición hacia él ha de ser tan comprometida y ra-dical como la que deberíamos tener ante un film de Godard, de Dre-yer o de Ozu. Evidentemente, el film no apela a ningún recurso in-telectual como sucede en los casos señalados, pero sí que dentro de su sincero y evidente fin lúdico sigue unas reglas muy claras, aunque absolutamente inexplicables para un no iniciado.

  Para empezar, el carácter de gran épica que en un primer vistazo parece acompañar al film (ese subtítulo aña-dido "Érase una vez en la India", el propio cartel, la voz en off con la que arranca a la manera de una produc-ción Bronston como "El Cid", el for-mato panorámico empleado para foto-grafiar grandes espacios naturales de-sérticos o suntuosos palacios, el enfrentamiento entre unos pobres campesinos con el tirano señor, encarnado por un inglés some-tedor del pueblo indio, la multitud de personajes y de aventuras o un romance a tres bandas absolutamente apasionado), parecería indicar hacia la dirección de grandes batallas y aun mayores haza-ñas con multitud de extras, y si bien los extras aparecen, lo harán para ser únicamente los espectadores (rugientes y pasionales, eso sí) de... ¿un partido de criquet? Pues sí, porque aquí las diferencias entre el héroe y el villano no se resuelven a balazos, duelos a es-pada o con los puños, sino con un mucho más deportivo (aunque como se verá igualmente rudo) y muy inglés partido de criquet, que su director se encarga de convertir en una hazaña épica en la mejor tradición del cine con deporte incorporado.

  Además, lo que no podía faltar en un film Bollywood (llamado así por ser un auténtico Hollywood indio sitiado en Bombay, con una producción anual de films muy superior a la estadouni-dense) son los números musicales, que para quien sea astuto y haya acudido antes al buen entrante que supone "La boda del monzón" de Mira Nair (la llave de paso entre los dos mundos) o al gran discípulo que ha resultado ser Baz Luhrmann con "Moulin Rouge", no le resulta-rán ninguna novedad. Las canciones son tremendamente pega-dizas (no en vano tienen sólo un par de líneas de diálogo y apelan a ideas simples y claras) y las coreografías soberbias en muchos casos (el número que enfrenta con un baile a hombres y mujeres sobre el tema de los celos es realmente brillante), aun-que, y esto nos podría dar una de las claves para comprender este universo, cuando estos modos innegablemente esteticistas y des-bordantes son aplicados a una secuencia "occidental", en la que una mujer inglesa enamorada baila también en soledad por su ama-do, el resultado rechina hasta en las sensibilidades más dispues-tas, con unas imágenes de anuncio kistch de colonia, que uno no sabe muy bien si tomarse en serio o como una burla. Y es que el colorido, la hipérbole constante y la 'Joy d’vivre' trasmitida en estos segmentos casan muy bien con las tradiciones indias, pero necesi-tan voluntad por parte de los espectadores de aquí para entrar en ellos plenamente.

  Éste no es el único obstáculo que nos pondrá el film, también hay que aceptar la macedonia de géneros y tonos que se van sucediendo sin respiro, como algo natural y parte del juego, porque milagrosamente este gran cacao de mezclas, estilos y referencias de mucho cine ya visto antes, funciona con una más que sa-tisfactoria naturalidad, casi de alambi-que. Si aceptamos además que la palabra naif y exceso nos van a acompañar durante sus casi ¡4 horas! de proyección (otro signo de identidad de esta cinematografía, la prolongada duración, que, no obstante, pasa con notable fluidez) y que debemos retraer nuestras mentes a la época del Hollywood más clásico e ingenuo, de arque-tipos y mentiras sonrojantes, pero un puro derroche al mismo tiem-po de espectáculo, con sabor exótico en este caso, le perdonare-mos entonces sus exigentes y prolongados primeros planos enfá-ticos, la utilización de la música como medio para manipular al es-pectador sin el más mínimo rubor y sus interpretaciones de actores de tercera fila a primera vista, pues a cambio nos brindará un re-lato sincero y honesto, sin dobles lecturas ni ironías, cuyo único objetivo es el disfrute y la diversión por todo lo alto. Denle una oportunidad.

Calificación: 7.5 / 10


Imágenes de "Lagaan" - Copyright © 2001 Aamir Khan Productions. Distribuidora en España: Columbia TriStar. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Lagaan"
Añade "Lagaan" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos