LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine por internet

 
DVD

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

UN FINAL MADE IN HOLLYWOOD
(Hollywood ending)


Dirección y guión: Woody Allen.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 114 min.
Interpretación: Woody Allen (Val), Téa Leoni (Ellie), George Hamilton (Ed), Debra Messing (Lori), Treat Williams (Hal), Tiffani Thiessen (Sharon Bates), Mark Rydell (Al), Bob Dorian, Ivan Martin, Gregg Edelman, Isaac Mizrahi (Elio Sebastian), Marian Seldes (Alexandra), Jodie Markell (Andrea Ford), Mark Webber (Tony Waxman).
Producción: Letty Aronson.
Fotografía: Wedigo von Schultzendorff.
Montaje: Alisa Lepselter.
Diseño de producción: Santo Loquasto.
Dirección artística: Tom Warren.
Vestuario: Melissa Toth.
Estreno en España: 18 Octubre 2002.

 

CRÍTICA
por Rubén Corral
Valoración:

Retorno al pasado

  No diré, pese al título de este texto, que la carrera de Woody Allen invo-luciona, que retorna a sus orígenes, porque es imposible que el hombre que ha firmado algunas de las mejo-res películas de las tres últimas déca-das pudiera repetir los errores de pe-lículas como “El dormilón” (Sleeper, 1973) o “La última noche de Boris Grushenko” (Love and death, 1975). Su madurez como escritor y director está bastante por encima del humor directo a la mandíbula batiente que practicó en esa primera etapa de su carrera, víctima de una trayectoria profesional directamente relacionada con los monólogos humorísticos y muy apegada a la televisión. De ese me-dio sí que Allen ha logrado conservar la regularidad, la necesidad de trabajar de manera más o menos continua, sin descanso y man-teniendo unos niveles de exigencia personal a la altura de los ci-neastas europeos y asiáticos con los que, últimamente, quiere mi-rarse el Allen intelectual, el director que obtiene galardones por do-quier.

  Sin embargo, observando el conjunto de su carrera desde el presente sí que es fácil advertir un cambio en sus intenciones como cineasta desde que firmó contrato con la Dreamworks SKG de Steven Spielberg y allegados. Desde entonces, no se puede hablar de profundización en los temas habi-tuales en la obra de Allen, y sí más preocupación por la inclusión de buenos gags y de lograr imponer un ritmo diligente a unos argumentos que no se encuentran entre lo más relevante de su producción. Así ocurría con el homenaje a la comedia italiana en “Granujas de medio pelo” (Small time crooks, 2000), a un cine negro paródico del género cultivado por Dashiell Hammett en –pese a todo, el mejor título de sus tres últimos tra-bajos– “La maldición del escorpión de jade” (The curse of the jade scorpion, 2001) y, sobre todo, en “Un final Made in Hollywood”  (Hollywood ending, 2002), una película en la que parece que, definitivamente, Allen se ha instalado en el territorio más premeditadamente ligero de su pericia para cultivar la co-media. En ese sentido, sí que se puede hablar de un retorno a los orígenes, un regreso a esa parte de su obra previa a “Annie Hall”  (id., 1977). Su preocupación, en “Un final Made in Hollywood” pa-rece ser únicamente –y es algo extraño en uno de los observadores más sagaces de nuestras sociedades occidentales– el hacer reír. Las reflexiones que podían extraerse de obras tan minusvaloradas como “Sombras y niebla” (Shadows and fog, 1992), “Celebrity” (id., 1998) o “Acordes y desacuerdos” (Sweet and lowdown, 1999), pa-recen haber sido erradicadas desde su ingreso en las filas de Dreamworks. Y eso es un punto más en la lista de reproches que algún día habría que hacer a la industria hollywoodiense y otro punto a la que también le corresponde a Steven Spielberg.

  En “Un final Made in Hollywood” existe una crítica nada velada al método industrial de manufacturar películas en los Estados Unidos. De eso no sólo no cabe la menor duda, sino que está explicitado de tal manera que constituye el núcleo duro del film: la recompensa que supone en el sistema mercantilista de Holly-wood no considerarse un artista a la hora de dirigir una película y plegarse, siempre, a los deseos de los productores, managers, productores ejecutivos y delegados de producción. A fin de cuen-tas, es una vieja pugna que Allen parece haber traído de nuevo a primer plano con motivo de su enésimo reconocimiento público en Francia –y que ha tenido en el Premio Príncipe de Asturias un ca-pítulo concluyente-, y que viene a contraponer, desde siempre, la censura y la creatividad, la subjetividad frente al resultado econó-mico, la inspiración frente a la taquilla. Si encuentran a alguien que les diga que lo que aquí aparece opuesto puede ser conciliado, será partidario del sistema industrial, del neoliberalismo o de no considerar el cine como arte, sino como “producto de entreteni-miento”. Sin embargo –apunto–, el Premio Príncipe de Asturias concedido a Woody Allen no es el “del entretenimiento” (por mucho que nos riamos con sus películas), sino “de las artes”, porque es-tos galardones tan publicitados rara vez se conceden a los ban-queros, a los prestamistas o a los usureros. Ya sabemos por qué.

  Sin embargo, lo que no es más que el punto de partida de “Un final Made in Hollywood” termina centrando la atención del resto del film: el margi-nado director anteriormente afín a las majors y ahora arrinconado en los (al menos, reconocidamente) enfangados territorios creativos de la publicidad, cuando vuelve a encarar una película que le hace ilusión siente un ataque de histeria tal que desarrolla una ceguera psicosomática que, a la larga, vuelve a suponer una nueva visita de Allen al psicoanalista. Lo peor del asunto es que, si bien la metáfora está certeramente representada y los gags siguen conservando la inteligencia y mordacidad necesaria, sí que se echa de menos mayor trascendencia, cambios más radicales entre el inicio y el desenlace del film, diferenciados úni-camente por la consecuencia de la ceguera del director y una his-toria de amor muy poco convincente (sigue siendo un lastre la apa-riencia física del Allen actor, al que seguiremos creyendo intelec-tualmente sexy, por aquello de la corrección política, pero no tanto como para conquistar a la esposa de David Duchovny).

  De este modo, lo que queda en la memoria es el orgasmatrón de “El dormilón”, que aquí son las discusio-nes de Waxman con el director de fotografía chino (guiño autoparódico a su experiencia con Zhao Fei, su pro-pio operador en sus dos anteriores películas) a través de un traductor muy gracioso, lo que recordamos es demasiado poco para lo que nos ha acostumbrado Allen a pensar en y con sus películas. El autor de “Delitos y faltas” (Crimes and misdemeanors, 1989) no puede ser el mismo de “Toma el dinero y corre” (Take the money and run, 1969). Por eso, porque se acerca más al segundo que al primero, “Un final Made in Hollywood” casi hace honor a su nombre y, por poco no nos deja un balance negativo.


Imágenes de "Un final made in Hollywood" - Copyright © 2002 DreamWorks SKG. Distribuidora en España: Lauren Films. Fotos por John Clifford. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Un final made in Hollywood"
Añade "Un final made in Hollywood" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

La barbería (Barbershop)     La chica de mis sueños (Just looking)     Un diploma muy caro (Stealing Harvard)     Aquellas juergas universitarias (Old school)     Mi casa es tu casa

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos