LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 

 


Compras online

 Banda sonora
BANDA SONORA
(David Arnold)

El Corte Inglés  FNAC
 

 
 

AL LÍMITE DE LA VERDAD
(Changing lanes)


 
Ampliar cartel
Dirección: Roger Michell.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 99 min.
Interpretación: Ben Affleck (Gavin Banek), Samuel L. Jackson (Doyle Gipson), Toni Collette (Michelle), Sydney Pollack (Stephen Delano), William Hurt (Consejero de Doyle), Amanda Peet (Cynthia Banek), Kim Staunton (Valerie Gipson), Tina Sloan (Sra. Delano), Richard Jenkins (Walter Arnell), Cole Hawkins (Danny Gipson), Akil Walker (Stephen Gipson).
Guión: Chap Taylor y Michael Tolkin; basado en un argumento de Chap Taylor.
Producción: Scott Rudin.
Música: David Arnold.
Fotografía:
Salvatore Totino.
Montaje: Christopher Tellefsen.
Diseño de producción: Kristi Zea.
Dirección artística: W. Steven Graham.
Vestuario: Ann Roth.
Estreno en España: 5 Diciembre 2002.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona

Un día de furia

  Para serles sincera, ésta es una pe-lícula en la que no había depositado expectativas demasiado optimistas, algo que se podría hacer extensible a cualquier producción de semejantes características. En primer lugar, el tí-tulo tan poco agraciado que se le ha adjudicado para su distribución en Es-paña parecía arrastrar tras de sí, si no un telefilm de sobremesa –cuya cate-goría supera con amplitud–, sí un producto rutinario y discreto con el único reclamo de sus dos figuras protagonistas. Por otro lado, el condicionante de su paternidad; Roger Michell venía avalado por una comedia romántica tan poco ingeniosa como "Notting Hill", que sin embargo gozó de un gran éxito comercial, debido en gran me-dida a la elección de Hugh Grant y Julia Roberts como pareja es-telar. Así pues, reconozco que ha sido una grata sorpresa compro-bar que mis peores augurios no se veían cumplidos, y es posible que parte de mi satisfacción –moderada pero justamente atribuida– derive de este simple motivo.

  Pero al margen de mis apreciacio-nes personales, hay algo más que permite que "Al límite de la verdad" marque una severa distancia respecto a los otros films que acostumbran a llegarnos desde Hollywood. Por más que sea mejorable en muchos as-pectos, se trata de una historia bien confeccionada, que no discu-rre por azar y en la que sus personajes principales progresan conforme se va desarrollando la trama. No nos hallamos en un terreno del todo baldío. El hecho de que aquello que nos cuenta pueda encontrar tanto resonancia como consonancia, hace que percibamos en su acercamiento ciertos atisbos de inteligencia y sensibilidad que, aunque precarios, no nos dejan indiferentes. La película no se aventura en sus planteamientos y se ve seriamente contaminada por los valores tradicionales y la carga moral habitual en el cine norteamericano, pero aun así, el balance final arroja un saldo prudencialmente positivo.

  No es la primera vez que se hace uso de la colisión entre dos automóviles como metáfora del cruce de destinos que se propiciará a partir del incidente entre sus respectivos ocupantes. Sin alejarse demasiado en el tiempo, González Iñárritu, en su estupenda "Amo-res perros", utilizaba un recurso similar en su forma. Aquí los im-plicados en el fortuito accidente –que aun siendo aparatoso, no ocasiona heridos– son dos hombres de distinta edad y procedencia social, que aparentemente mantienen una actitud dispar ante la vida.

  Gavin Banek (Affleck) es un niño bien que trabaja como abogado en el prestigioso y lucrativo bufete de su suegro (el director Sydney Pollack siempre bien dispuesto a ejercer co-mo actor ocasional), y ostenta esa seguridad, entre condescendiente y agresiva, que le otorga su acomodado estatus. Desde el inicio, la calidad éti-ca y cívica de este joven se nos ase-meja bastante frágil. Gavin está casado con una atractiva mujer (Amanda Peet, en una breve pero intensa intervención) que tiene, al igual que su madre, muy bien asumido su papel en el clan fami-liar –discreción, saber estar y defender los intereses de la compa-ñía paterna por encima de todo–, y mantiene todavía una estrecha relación con su ex amante (una sostenida Toni Collette), persona íntegra y compasiva a quien acude egoístamente siempre que se encuentra metido en apuros.

  En el otro extremo, Doyle Gibson (Jackson), un buen hombre de economía apretada que tiene un empleo como asesor telefónico en una compañía de seguros. Gibson tuvo problemas con el alcohol en un pasado, situación que acabó con su matrimonio. Ahora trata de sobreponerse del largo bache –asistiendo religiosamente a las reu-niones de Alcohólicos Anónimos, bajo la supervisión de un logrado William Hurt–, a la vez que intenta recuperar la custodia de sus dos hijos, a quienes su madre pretende trasladar a una ciudad dis-tante.

  En el momento en que sus coches chocan, Doyle se dirigía preci-samente a los tribunales para solventar asuntos legales relaciona-dos con la residencia de su familia, y Gavin lo hacía para compa-recer en un juicio, en el que debía aportar una importante docu-mentación, decisiva para la firma a la que representa. Como se desprende fácilmente por los actores que los interpretan, Gavin es blanco y Doyle es negro, y aunque el film no presenta un marcado tono reivindicativo sobre esta cuestión, sí sirve para acabar de per-filar la noción sobre cada uno de ellos.

  "Changing Lanes" es un drama con ribetes de thriller psicológico a través del cual asistimos al recí-proco juego del gato y el ratón en que acabarán enzarzados estos dos hombres, una escalada de fu-ria que transcurrirá a lo largo de un frenético día que parece no te-ner fin. A partir de una anécdota coti-diana sobre las ironías del destino –encuentros casuales que transformarán para siempre el curso de los acontecimientos futuros, sin posibilidad de dar marcha atrás–, la historia acaba abrazando un discurso acerca de los límites hasta los que es capaz de llegar el ser humano para salvar el pellejo y to-marse una mal entendida justicia por su cuenta. El personaje de Jackson, y muchas de las ideas que fondean en la película, me ha-cen recordar a "Un día de furia" (Falling Down), título protagonizado por Michael Douglas en 1993. "Changing Lanes" no llega a crear ese clima opresivo y paranoico que caracterizaba la cinta de Joel Schumacher, ni las acciones de Doyle Gibson igualan en desme-sura y violencia a las exhibidas por aquél. En su particular descen-so a los infiernos, se podría decir que este desesperado padre de familia se apea en las primeras paradas del trayecto. Pero ambas coinciden en ese concepto de un hombre rebasado por las circuns-tancias y convertido en un lobo en la jungla de una gran ciudad, en este caso Nueva York. Y, como era de prever, esta fábula urbana termina apostando por los buenos sentimientos.

  En el terreno de las interpretacio-nes, es Samuel L. Jackson quien se lleva la palma. Jackson es un actor que siempre imprime con su prestancia los papeles que desempe-ña, pero que últimamente se ha visto recluido en personajes secundarios de escaso peso dramático. Aquí se le ha ofrecido una suculenta oportunidad que ejecuta con admirable rigor y con-vicción, cargando incluso unos cuantos años de más sobre sus es-paldas. Sobre Ben Affleck no puedo decirles que gracias a este personaje lleno de contrastes se haya convertido en el gran actor que no es. No obstante su desempeño goza de una notable correc-ción que sobresale de sus anteriores intervenciones en la gran pan-talla. Rescatar, además de los ya citados, a Dylan Baker (me-morable en "Happiness"), en una corta aparición muy lucida.

  "Changing Lanes" no es una película que les vaya a recomendar como imprescindible, porque posiblemente en sus respectivas car-teleras encuentren una mejor oferta como alternativa. Pero es una película estretenida, y dentro de las coordenadas de los productos cinematográficos que ofrecen una mera evasión del espectador, destaca por su contenido.

Calificación: 7 / 10

CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de "Al límite de la verdad" - Copyright © 2002 Paramount Pictures y Scott Rudin Productions. Distribuidora en España: TriPictures. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Al límite de la verdad"
Añade "Al límite de la verdad" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos