LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine
 

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

  EL CORTE INGLÉS

FNAC
 

DVDGO
 

EBAY
 

 
 

EL GRAN DICTADOR
(The great dictator)


cartel
Ampliar cartel
Dirección, producción y guión: Charles Chaplin.
País:
USA.
Año: 1940.
Duración: 124 min.
Interpretación: Charles Chaplin (Adenoid Hynkel), Jack Oakie (Napaloni), Reginald Gardiner (Schultz), Henry Daniell (Garbitsch), Billy Gilbert (Marshal Herring), Grace Hayle (Sra. Napaloni), Carter De Haven (Embajador de Bacteria), Paulette Goddard (Hannah), Maurice Moscovitch (Sr. Jaeckel), Emma Dunn (Sra. Jaeckel).
Música: Charles Chaplin y Meredith Willson.
Fotografía:
Karl Struss y Roland Totheroh.
Montaje: Willard Nico.
Dirección artística: J. Russell Spencer.
Reestreno en España: 22 Noviembre 2002.

 

CRÍTICA
por Diego Vázquez

¡Mira a lo alto, Hannah!

  Volver a acercarse a este clásico de Charles Chaplin, en el que por últi-ma vez vuelve a hacer uso de su en-trañable creación de Charlot (aquí ya algo transformada) y por primera vez de manera completa del sonido, sirve para reencontrarse con esa mítica fra-se con la que se cierra el inolvidable discurso final ("¡Mira a lo alto, Han-nah! ¡Mira a lo alto!"), así como para darse cuenta de otras cosas. La primera es que visto de nuevo, tras un cierto tiempo y en el contexto actual, parece tan necesario como en el momento de su realización en lo que respecta a su denuncia (principal-mente y sobre todo de la estupidez humana), pero igual de fallido en lo que al resto de la trama se refiere. No es que no sea una gran obra y que no se merezca su condición de clásico (sus cualidades propias, la valentía de su denuncia al realizarse en el mismo mo-mento en que los hechos estaban sucediéndose y sus secuencias míticas le otorgan esta condición), pero vista de una manera obje-tiva, comparándola con el resto de la filmografía de su autor y de-jando que las huellas del tiempo pasen sobre ella, es evidente que está lejos de ser una pieza redonda y que contiene defectos que, a pesar de su importancia, no logran ahogar sus numerosas virtudes.

  Si se compara este film con "El chi-co", "La quimera del oro", "Luces de la ciudad" o "Tiempos modernos", por citar sólo los mejores trabajos de su realizador con la figura de Charlot, re-siste mal esa comparación. Mientras aquéllos siguen siendo aún hoy un to-rrente de cine, capaz de agarrar al es-pectador desde sus primeros fotogra-mas para no soltarte hasta el final, en el caso de "El gran dictador" el enamoramiento público/película va sucediéndose de ma-nera intermitente y sólo se desarrolla plenamente una vez alcanzado su tramo final. Es evidente que a las obras realizadas en épocas diferentes a las del momento presente en que se escri-be sobre ellas, hay que saber criticarlas en la justa medida en que se sepa distinguir entre los méritos perdidos con el tiempo y los que nunca tuvo. En este caso, como ya he dicho, Chaplin había realizado hasta el momento de entregar esta cinta una serie de obras que dejaban en evidencia que el nivel que podía alcanzar era mucho mayor que el aquí mostrado.

  El comienzo, por poner un ejemplo, recupera viejos gags de Charlot con el añadido del sonido y las voces (todo el arranque es una especie de remake de su cortometraje "Armas al hom-bro"), que si bien siguen siendo gra-ciosos, no confieren al conjunto la unidad necesaria y eso sigue siendo así durante casi toda la película. De hecho, durante toda la primera mitad (hasta que el barbero comienza a ser perseguido y su historia va corriendo parale-la a la del dictador), el film asemeja más a una sucesión de pequeños cortos (casi todos magníficos, eso sí) unidos por un hilo argumental finísimo, lo que le confiere una arritmia importante. No es que esto no lo hubiera hecho ya Chaplin antes, pues casi to-dos sus largometrajes hasta ese momento seguían ese esquema de pequeños episodios (cortometrajes) unidos unos a las otros por una excusa argumental global, aunque en los casos anteriores o ésta había sido más fuerte y mejor trabajada o la unión entre cortos tenía una mayor coherencia interna.

  Aquí el núcleo dramático de la historia no funciona demasiado bien, en buena parte porque ni la his-toria del barbero judío y sus amores, ni la del dictador y sus deseos de conquista y destrucción, son lo que realmente le importan a Chaplin, que da lo mejor de sí mismo en los seg-mentos cómicos aislados a los que me he referido antes (desde el baile con la bola del mundo o la se-cuencia del afeitado o las idas y venidas de Hynkel por los distintos despachos de su palacio, hasta los encuentros y desencuentros continuos de éste con Napaloni, que se convierten en con facilidad en el tramo del film más conseguido y cohexionado) y en los mo-mentos de denuncia (sobre todo en ese discurso pacifista final, que pese a su optimismo ciego y un poco blando, tiene en la interpre-tación de Charles Chaplin y en unas portentosas líneas de diálogo, uno de los momentos antológicos de la historia del cine, que aún hoy con la distancia de los años sobre los hechos reales ponen los pelos de punta), mientras que cuando regresa a las desventuras de la trama central, el ritmo y el interés flojean bastante.

  Cualquiera de los posibles especta-dores de esta reposición habrá visto tantas veces algunas de las imágenes de la cinta o sabrá de ellas por otros medios o las habrá visto hace mucho tiempo y en su memoria las habrá mezclado (montado) al gusto arbitra-rio de los recuerdos de cada uno, que lo más seguro (ocurre siempre ante símbolos tan universales de la cultura) es que cada espectador habrá soñado la película antes de verla, y de todos es sabido que la realidad casi nunca suele estar a las alturas de los sueños. Esto no evita que siga siendo innegable su condición de clásico del cine y de obligada visión (incluso con sus defectos), en el que aún hoy uno puede dejarse transportar a los más puros y mágicos terrenos de la ficción y reconocer al mismo tiempo a muchos de los líderes de la política internacional de nuestra actualidad en los personajes del film; si no en las apariencias, sí al menos en los discursos y en las ideas.

Calificación: 8.5 / 10


Imágenes de "El gran dictador" - Copyright © 1940 Charles Chaplin Productions. Distribuidora en España: Manga Films. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El gran dictador"
Añade "El gran dictador" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos