LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

FNAC
 

  EL CORTE INGLÉS
 

DVDGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

 

A PROPÓSITO DE SCHMIDT
(About Schmidt)


Dirección: Alexander Payne.
País:
USA.
Año: 2002.
Duración: 125 min.
Interpretación: Jack Nicholson (Warren Schmidt), Kathy Bates (Roberta Hertzel), Hope Davis (Jeannie), Dermot Mulroney (Randall Hertzel), June Squibb (Helen Schmidt), Howard Hesseman (Larry), Len Cariou (Ray), James Crawley (Dave Godberson), Cheryl Hamada (Saundra), Steve Heller (Ken).
Guión: Alexander Payne & Jim Taylor; basado en la novela de Louis Begley.
Producción: Michael Besman y Harry Hittes.
Música: Rolfe Kent.
Fotografía:
James Glennon.
Montaje: Kevin Tent.
Diseño de producción: Jane Ann Stewart.
Dirección artística: T. K. Kirkpatrick y Pat Tagliaferro.
Vestuario: Wendy Chuck.
Título en Argentina: Las confesiones del Sr. Schmidt.

 

CRÍTICA
por Mariano Malanga
Buenos Aires, Argentina

Confesar no es siempre decir

  Si alguien pretende que cualquier film estructurado a partir de un viaje sin rumbo fijo, detonado por la imposi-bilidad abrupta de soportar el hastío y el vacío en una vida “socialmente co-rrecta”, alcance la intensidad artística de “Alice, she doesn't live here”, de Scorsese o de “The rain people” de Coppola, estaría pidiendo demasiado. “Las confesiones del Sr. Schmidt” de A. Payne, aunque presenta algunas diferencias circunstanciales respecto de los casos anteriores, corrobora lo exagerado de dicha pretensión. Con ciertos ribetes de elemental existencialismo, y una solución “solidaria” que roza el conformismo y la ba-nalidad, la película apenas ofrece un momento de sencilla y “emotiva” reflexión. Por lo demás, muy poco incisiva.

  Condimentada por situaciones que, más que una carcajada, se proponen arrancar la sonrisa cómplice del espectador y rudimen-tarios recursos fílmicos que presuntamente potencian el sentido de epistolares confesiones de vida, esta historia sobre el recorrido póstumo de nuestro personaje principal evidencia una válida jerar-quización de la cotideaneidad actual que, sin embargo y lamenta-blemente, no logra profundizar demasiado en un conflicto que ex-cede tiempos y espacios.

  Warren (Jack Nicholson) acaba de jubilarse. Esposo hace cuarenta y dos años de Helen, padre de Jeannie (que vive en otra localidad y a su vez está a punto de casarse) y con una importante carrera en la agencia de seguros donde trabaja, descubre, después del honroso agasajo de des-pida, que su vida ya no será tan mara-villosa... peor aún, que tal vez nunca lo fue. En ese momento, mientras empieza a internalizar lo efectivo de su desplazamiento, decide contribuir mensualmente con una organización que ayuda a niños desamparados en lugares recónditos. Dicha organización le otorga un niño africano de seis años como hijo adoptivo y le pide que, además del dinero, le escriba cartas. Es ahí donde empiezan, para acompañarlo hasta el final, las “confesiones” originadas por el inevitable sabor amargo de su existencia, desde lo familiar, lo ma-trimonial, lo laboral y lo humano. Ese mismo día, Helen repentina-mente muere y esto, después de unas semanas, provocará el giro definitivo. Con la excusa de evitar el casamiento de su hija, Warren emprenderá en su caravana un viaje que tendrá por objeto encon-trarse a sí mismo, a un posible balance de lo vivido y al sentido de su ser.

 

Lo mejor es la magistral interpretación de Nicholson

  El conflicto, en sí mismo, es mucho más que atractivo y tiene innumerables antecedentes, no sólo en la historia del cine, sino en la del arte en general. Es decir: plantearse a partir de una situa-ción más o menos anunciada, o simple-mente posible, pero en cualquier caso arrobadora y abrupta (llámese perdida del lugar social por jubila-ción o por otra causa, viudez o pérdida de un hijo, etc.), el sentido y la validez del devenir pasado y futuro. Sin embargo, en este ca-so, el trabajo que se hace con semejante tópico termina quedando en deuda con él. Varios son los sutiles factores que contribuyen a este proceso. Básicamente, el nivel de explicitud y pseudra-matismo con el que se ha tratado de cargar el relato le qui-tan complejidad y expresividad fílmica.

  Por supuesto, nada tiene con ver con las citadas carencias del film el hecho de que todo transcurra en la más absoluta sencillez de la vida de un ciudadano americano. Al contrario, es quizá esta sencillez, encarnada magistralmente por Jack Nicholson, su valor más destacado. Eso es lo que, por momentos, logra conmover, divertir y entretener al espectador. Sin embargo, si se avanza sobre la espesura y las implicancias de la situación que atraviesa este personaje, se encuentran verbalizacio-nes directas de no mucha riqueza y episodios que, aunque en ge-neral se muestran angustiantes, en última instancia se regodean en esa angustia y no aportan demasiado. Ahora, todo esto sería aceptable de no ser por un final que, como resolución y síntesis, es categóricamente cuestionable desde lo social y desde lo humano.

 

Ofrece un existencialismo muy elemental cuya conclusión roza lo banal

  En pocas palabras, un film bien estructurado desde el guión, ex-celentemente interpretado por el protagonista (el resto simplemen-te acompaña), con una fotografía austera y con un lenguaje fílmico que oscila entre la ortodoxia in-trascendente y la “corrección” carente de simbología (o con momentos de simbología más que trillada). ¿Puede entretener? Sí. ¿Puede conmover, emocionar y generar sentido? Depende... Si nos quedamos con el goce de “co-nocer” la tristeza que puede llegar a sufrir un jubilado en caso de tener un arranque “filosófico” y asumir el sinsentido de su vida aho-ra que está por terminarse, la respuesta es sí. Pero, si pretende-mos “entrar” artísticamente en esa tristeza para que ya no sea tan clara, tan obvia, tan lacrimógena y con una solución tan fácil... la respuesta indudablemente será otra.


Imágenes de "A propósito de Schmidt" - Copyright © 2002 New Line Cinema. Distribuidora en España: TriPictures. Fotos por Claudette Barius. Todos los derechos reservados.

Página principal de "A propósito de Schmidt"
Añade "A propósito de Schmidt" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos