LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online

Banda sonora original
BANDA SONORA
(James Newton
Howard)

Amazon

.............................

Novela
NOVELA
(Stephen King)

El Corte Inglés  FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL CAZADOR DE SUEÑOS
(Dreamcatcher)


Dirección: Lawrence Kasdan.
Países:
USA y Canadá.
Año: 2003.
Duración: 136 min.
Interpretación: Morgan Freeman (Coronel Abraham Curtis), Thomas Jane (Doctor Henry Devlin), Jason Lee (Beaver), Damian Lewis (Jonesy), Timothy Olyphant (Pete), Tom Sizemore (Owen), Donnie Wahlberg (Duddits), Ingrid Kavelaars (Trish Oservich), Alex Campbell (Richie Grenadeau), Chera Bailey (Rachel Mendol), Eric Keenleyside (Rick McCarthy).
Guión: William Goldman y Lawrence Kasdan; basado en la novela de Stephen King.
Producción: Lawrence Kasdan y Charles Okun.
Música: James Newton Howard.
Fotografía:
John Seale.
Montaje: Carol Littleton y Raúl Dávalos.
Diseño de producción: John Hutman.
Dirección artística: Kendelle Elliott y Helen Jarvis.
Vestuario: Molly Maginnis.
Estreno en USA: 21 Marzo 2003.
Estreno en España: 16 Abril 2003.

 

CÓMO SE HIZO SE HIZO "EL CAZADOR DE SUEÑOS"
Notas de producción
© 2003 Warner Sogefilms

  “Creo que la ciencia-ficción, la fantasía y el terror son más impactantes si crees en las personas que participan y te preocupas por ellas”, dice el guionista, director y productor de El cazador de sueños - Dreamcatcher Lawrence Kasdan. Desde que trabajó como co-guionista de En busca del arca perdida, El imperio contraataca y El retorno del Jedi al principio de su carrera, Kasdan estaba buscando una historia que le permitiese dirigir una película de grandes efectos. Conocido por películas personales y humanistas como Reencuentro, El turista accidental, Grand Canyon (El alma de la ciudad) y Mumford, algo va a cambiar tu vida, Kasdan buscaba una historia interesante a nivel emocional que tuviera sus raíces en la realidad.

  “En mis películas he intentado siempre encontrar la metáfora más convincente”, dice Kasdan, “y una de las cosas que Stephen King hace realmente bien es encontrar metáforas interesantes y extravagantes para las cosas que encarnan nuestros temores más profundos. El cazador de sueños - Dreamcatcher trata sobre el modo de controlar el miedo al caos que hay ahí fuera, ya sea en algún lugar del universo, fuera en la oscuridad, o en tu cuerpo cuando empieza a rebelarse contra ti. Luego están todas las cosas que he intentado tratar en mis otras películas, las relaciones entre personajes, las amistades, los temas de la lealtad y la redención; pero como sucede con muchas de las cosas que ha escrito King, están unidas a una historia exótica y espeluznante. Eso es algo que siempre he querido intentar”.

  Cuando Kasdan oyó hablar de la novela éxito de ventas de Stephen King El cazador de sueños, ya existía un guión en proceso de desarrollo para Castle Rock Entertainment, la compañía que produjo las películas Cuenta conmigo, Misery, Cadena perpetua, Eclipse total (Dolores Claiborne), La milla verde y Corazones en la Atlántida, todas ellas basadas en libros o historias de King. “Ésta es la primera película de terror y suspense realizada de manera satisfactoria a partir de uno de mis libros en al menos quince años”, dice King. “Como es lógico, la última fue también una película de Castle Rock: Misery, con Kathy Bates. Castle Rock es la única compañía que nunca me ha tratado como una mercancía del género de terror. Han sido capaces de ver que se trata de historias sobre seres humanos, y que a veces los monstruos y los elementos de terror son una buena manera de examinar aquello que nos preocupa en la vida real”.

  El guionista William Goldman, dos veces ganador de los Premios de la Academia (Dos hombres y un destino, Todos los hombres del presidente), que había adaptado anteriormente las novelas de King Misery y Corazones en la Atlántida para Castle Rock, asumió la tarea de destilar la esencia de las seiscientas páginas del libro en un par de horas de tiempo de pantalla. Luego, como es su costumbre, el propio Kasdan escribió el guión de rodaje final.

  El cazador de sueños - Dreamcatcher es la historia de cuatro amigos que realizan un acto heroico siendo niños y que se ven cambiados para siempre por los poderes sobrenaturales que reciben a cambio. Con el tiempo, Jonesy, Henry, Pete y Beaver se convierten en hombres que se sienten aislados del resto del mundo, sin volver a captar del todo la emoción del heroísmo que sintieron en su juventud. Incapaces de comprender o dominar sus poderes, se quedan con la persistente frustración de poseer un gran potencial, pero no la habilidad de hacerlo realidad.

  Cuando llegó el momento de comenzar la elección del reparto, los realizadores necesitaban actores que pudieran no sólo encarnar a los personajes, sino también interpretar de manera convincente el fuerte lazo existente entre los amigos, que les sostiene en medio de su soledad y frustración y que forma el núcleo de su historia.

  El cazador de sueños - Dreamcatcher se benefició de la experiencia de Kasdan en reunir repartos con fuerza. “Esta película está llena de jóvenes y maravillosos actores”, afirma el director. “Creo que he tenido la gran suerte de encontrar actores magníficos a lo largo de toda mi carrera, y ésta es una nueva tanda de excelentes actores”.

  Thomas Jane interpreta a Henry, al que al principio de la película vemos que ha llegado al límite. “Henry tiene una ligera capacidad de telepatía”, explica Jane. “Es psiquiatra, que es una profesión difícil de ejercer para alguien con la capacidad de leer los pensamientos de la gente, porque siempre sabe cuando estás mintiendo; a él, a ti mismo, a tu esposa. A Henry le resulta difícil ser útil porque desea ayudar de manera tan desesperada que al final se mete en problemas diciéndole a la gente lo que no quieren oír, y acaba haciendo más mal que bien. Así que Henry tiene una tendencia bastante suicida cuando lo encontramos al comienzo de la película”. “Había visto a Thomas en Deep Blue Sea, Magnolia y Boogie Nights”, dice Kasdan, “y pude comprobar que es un joven actor maravilloso y audaz y un auténtico protagonista”.

  Jason Lee interpreta a Beaver, un carpintero que mordisquea palillos de dientes y que tiene el dudoso don de poseer unos poderes de precognición imprecisos hasta la exasperación; puede sentir cuando va a suceder algo malo, pero no puede ver lo bastante claro para hacer algo al respecto. “Había trabajado con Jason en Mumford, algo va a cambiar tu vida”, dice Kasdan, “y me había gustado mucho su interpretación en la película de Cameron Crowe Casi famosos. Está sencillamente increíble en esa película. Es divertido y sorprendente – cuando estaba escribiendo el papel de Beaver pensé, ‘éste es Jason Lee’”. “Beaver es el amable y bondadoso”, dice Lee. “Larry es uno de los pocos directores que anima a los actores a que tomen decisiones sobre el personaje. Por ejemplo, cuando pensaba en Beaver, simplemente sentí que le gusta la música de los años 50; su manera de pasárselo bien es ir al bar, tomarse una o dos cervezas y escuchar una canción de los 50 en la radio. Es ese tipo de hombre; no fuma cigarrillos, tiene la herramienta multiusos Leatherman, el estuche de los palillos y se parece un poco a Buddy Holly. Y Larry dijo, ‘Hecho’, y fue estupendo, porque era la primera vez que definía un personaje hasta ese punto. Es sin duda uno de los personajes más excepcionales que he interpretado”.

  Kasdan eligió a Damian Lewis para el papel de Jonesy, que es víctima de un terrible accidente al principio de la película, cuyas extrañas repercusiones ni él mismo puede comprender totalmente. “Jonesy es un tipo sensible y bastante sincero”, reflexiona Lewis. “No necesariamente serio, pero dulce y amable. Al comienzo de la película, es atropellado por un coche, que es la primera vez que Stephen King escribió sobre su propio accidente en forma dramática. Le dio esa nueva versión de su propia vida a Jonesy, que está atravesando un período difícil en el que ha perdido gran parte de su confianza. Jonesy esconde un secreto durante gran parte de la película, y se vuelve cada vez más frágil a medida que ésta avanza”. “Damian Lewis, al que vi por primera vez en Band of Brothers, es un joven y extraordinario actor británico”, dice Kasdan. “Está lleno de magnetismo, es carismático y enternecedor. Sencillamente me entusiasmó y pude ver que interpretaba a un norteamericano sin ningún problema; su talento me dejó abrumado”.

  Una faceta singular de Jonesy supuso para Kasdan y compañía tanto un reto a nivel de diseño como una increíble oportunidad creativa: su “almacén de recuerdos”. “La idea que hay detrás del almacén de recuerdos es que todos los recuerdos y experiencias de Jonesy están almacenados en lo que es esencialmente una gran biblioteca”, explica Kasdan. “En ella están todos sus recuerdos; humillaciones deportivas, viejos boletines de notas, las letras de todas las canciones de todos los discos que ha tenido. No es una idea muy fácil de transmitir en una película, pero Jon Hutman, el diseñador de producción, lo consiguió de manera brillante ideando un elegante diseño en espiral, y nuestra diseñadora Rose Marie McSherry llenó cada uno de los estantes de este almacén de varios pisos. Al final, acaba siendo el escenario de una persecución en la que Jonesy intenta ocultar parte de la información almacenada al amenazador intruso que se ha metido en su mente; tu mente no es un lugar en el que te apetece que nadie hurgue y vea lo que tienes allí”.

  Timothy Olyphant interpreta a Pete, cuyo especial talento para encontrar lo que está perdido salvó una vez a una niña y le convirtió en héroe; en la actualidad lo utiliza para localizar llaves de coche perdidas y tratar de ligar mujeres. “Había visto a Tim Olyphant en Go”, dice Kasdan. “Es un actor muy instintivo y muy castizo. Yo quería que interpretara a Pete, que en ciertos aspectos es el más triste de los amigos”. “Pete quería ser astronauta”, dice Olyphant, “y ahora está vendiendo coches en un concesionario de coches usados, por lo que vive con cierta dosis de decepción, o la niega; y bebe constantemente. Creo que detrás de todo el encanto y el humor de Pete hay una cierta tristeza; no hay duda de que está confuso sobre cómo llegó a donde está, y por qué no está donde pensaba que estaría”.

  Donnie Wahlberg fue elegido para el crucial papel de Duddits, la misteriosa figura que ocupa el centro del círculo de amigos. Kasdan sabía que era fundamental que el actor que interpretase a Duddits fuese capaz de aparecer ya avanzada la película y hacer que los espectadores se preocupasen mucho por el personaje en un período muy corto de tiempo. “Es fundamental para la historia, por lo que en un período muy breve de tiempo en pantalla tiene que tener un impacto enorme. Y Donnie aceptó totalmente el reto, hizo lo indecible por parecer enfermizo, perder peso, afeitarse la cabeza y tomar medidas extremas con su maquillaje”.

  “En un sentido, Duddits es el quinto amigo”, dice Wahlberg. “Cuando se encuentran con él en su infancia, le salvan de un matón y él les recompensa concediéndoles un don. Ese don les obliga a establecer un lazo afectivo entre ellos, y ése es el auténtico poder que les dio, ese lazo que comparten durante el resto de sus vidas. “Experimenté con miles de cosas para Duddits”, confiesa Wahlberg, “pero realmente lo encontré en los otros personajes, en el modo en que hablan de él. Es muy fácil caer en la trampa de querer hacer una interpretación impresionante, porque Duddits está muy enfermo – podrías meterte en el papel fácilmente. Pero yo siempre volvía a lo que todos los demás decían, lo dulce y lo adorable que era Duddits y lo mucho que se preocupaban por él, y que tenía el corazón más grande del mundo”.

  También interviene en la película el famoso actor Morgan Freeman en el papel del cazador de alienígenas, el coronel Abraham Curtis, comandante de un destacamento militar secreto y de élite conocido como Unidad Azul, cuya finalidad es erradicar a todos los invasores alienígenas y contener la plaga que están propagando. Curtis, un vigilante que trabaja al margen de las Fuerzas Armadas regulares, está bastante loco después de veinticinco años de obsesiva persecución de extraterrestres. “Curtis es el amo, es un tipo muy poderoso dentro de su grupo”, dice Freeman. “Es su propio ejército personal, y cualquier cosa que necesite, la consigue – todo el dinero, los recursos humanos y las armas. Está un poco quemado, pero es un soldado entregado a su trabajo. Es un hombre que, si hay que hacer el trabajo, lo hace; la gente llama a eso crueldad, pero él lo considera como dedicación a un fin”.

  “Morgan Freeman es para mí un dios desde hace mucho tiempo”, dice Kasdan. “Es uno de esos actores extraordinarios y enormes que no creo que haya hecho nunca una mala interpretación o haya tenido un falso momento. No hay ningún momento en una interpretación en que tengas la sensación de que es falsa o prefabricada. Y en esta película interpreta a un personaje muy siniestro y lo hace maravillosamente. Lo comprendió perfectamente y se sintió feliz, creo yo, de alejarse de sus interpretaciones más angelicales. Porque a la gente le gusta utilizar su increíble carisma para personajes buenos, y éste es un personaje mucho más siniestro”.

  Tom Sizemore interpreta a Owen Underhill, el número dos del coronel Curtis y su fiel protegido, a quien éste ha estado preparando para que con el tiempo asuma el mando de la Unidad Azul. “Había trabajado con Tom antes, en mi película Wyatt Earp”, dice Kasdan. “Es un actor increíblemente convincente e hizo un excelente trabajo en Salvar al soldado Ryan y Black Hawk derribado. Es un actor estupendo”. “La relación entre Owen y Curtis es una relación padre-hijo en el sentido más auténtico de la palabra”, dice Sizemore. “Owen busca demasiado su aprobación. Curtis le habla de un modo demasiado cariñoso, y luego, cuando es agresivo, es demasiado agresivo. Puede herir a Owen del modo que un padre puede herir profundamente a un hijo simplemente diciendo algo, mientras que alguien que sólo es tu jefe no puede herirte del mismo modo. En esta película, Owen puede ser herido de ese modo”.

  El cazador de sueños - Dreamcatcher es una película inusual en el sentido de que abarca muchos géneros diferentes, y Kasdan utilizó el tiempo de ensayos para poner de acuerdo a los actores en lo que respecta al tono de la película. “A Larry le gusta tratar de entender a los personajes más que a la mayoría de los escritores”, dice Jason Lee. “La mitad del proceso de realización de una película es de hecho el rodaje, pero la otra mitad es el placer y el reto de entender a los personajes, y eso lo hace muy bien. Cuando rodamos Mumford, algo va a cambiar tu vida hablamos, hablamos y hablamos en grupo durante días, y de ahí procede el desarrollo de estos personajes. Y es increíble que, incluso en una película de acción llena de efectos como ésta, aún sigue adoptando el mismo enfoque. No importa si eres Al Pacino o Robert De Niro, todos los actores tienen que tener un director. Es como un director de orquesta – se va del escenario el director y la música simplemente se viene abajo”.

  “Larry Kasdan es un narrador con un fabuloso sentido del humor y una habilidad instintiva para hacer elecciones dramáticas”, dice Stephen King. “No le da miedo trabajar sobre un gran lienzo con muchos personajes. Creo que puede haberle atraído la idea de hacer El cazador de sueños - Dreamcatcher porque es una historia que se mueve entre el humor y el terror. Eso es algo que hemos visto en Larry desde la primera toma de Reencuentro, en la que parece que hay alguien vistiéndose para una gran fiesta al ritmo de ‘I Heard It Through the Grapevine’ de Marvin Gaye, y luego la cámara se retira y te das cuenta de que es un cadáver al que están vistiendo para su entierro. Y tal vez sea ése el Lawrence Kasdan esencial, alguien que es capaz de pasar de un género a otro”.

  Su versatilidad le permitió a Kasdan sortear hábilmente los diferentes niveles de la película. “Lo grande de esta película”, dice Timothy Olyphant, “es que los momentos en que te ríes, estás nervioso, tienes miedo, estás triste y es trágico… todos están contenidos en una escena. El hecho de que las cosas se pongan feas es una fuente de diversión, pero en el fondo se trata de una gran historia sobre unos amigos que tienen la oportunidad de volver a ser héroes, de vivir como no han vivido desde que eran niños”.

  Kasdan se sintió atraído por el elemento de acción de la historia, porque le daba la oportunidad de trabajar con la más moderna tecnología de realización cinematográfica. “He hecho muchas películas en las que la gente se sienta y hablan unos con otros”, dice. “Esta película tiene persecuciones en motonieve y coches destrozados, naves espaciales y monstruos. Ha sido maravilloso salir ahí fuera y descubrir cómo se destroza un coche, cómo se simula una batalla con ametralladora entre tierra y un helicóptero, cómo se representa a un animal que ha sido contagiado por un cuerpo alienígena”.

  Kasdan ha aprendido que el proceso de los efectos visuales es un trabajo agotador. “Es increíblemente frustrante”, dice. “Estás haciendo el paso intermedio; estás preparando algo para una toma con efectos que no se va a revelar hasta meses más tarde. Además de los retos técnicos, tuvimos que encontrar la manera de que pareciera absolutamente realista, porque ése es el criterio que nos planteamos en esta película”.

  Hay más de cuatrocientas tomas de efectos visuales en El cazador de sueños - Dreamcatcher, creadas por un grupo de postproducción casi tan numeroso como el equipo principal de rodaje. El equipo de efectos visuales está integrado por algunos de los mejores profesionales del ramo: Stefen Fangmeier, dos veces nominado al Oscar y ganador de tres premios BAFTA por La tormenta perfecta, Salvar al soldado Ryan y Twister, dirigió un enorme equipo en Industrial Light & Magic (ILM); el constructor de criaturas Steve Johnson, dos veces ganador del Emmy al mejor maquillaje en una miniserie por su trabajo en The Shining y The Stand, creó las versiones en forma de muñeco del monstruo conocido como la ‘comadreja’; y el productor de efectos visuales Jacqui Lopez supervisó la realización de todo ello.

  Dar un enfoque más realista y humanista a la historia requería algunos cambios en la manera en que trabaja habitualmente el equipo. “Los directores que están acostumbrados a rodar efectos visuales para películas fantásticas o de ciencia ficción tienden a trabajar más desde una disciplina visual”, explica Lopez. “Hacen sus storyboards y se adhieren estrictamente a los conceptos dramáticos desarrollados en el proceso de preproducción. Larry está acostumbrado a trabajar con actores, por lo que se guía más por la historia y por los diálogos. Los efectos visuales deben ser una extensión natural de las interpretaciones conseguidas, en lugar de adherirse al storyboard, por lo que hay que permitir una mayor flexibilidad. Es más difícil para los responsables de los efectos visuales, pero creo que es una manera mucho mejor de trabajar”.

  Algunos de los aspectos que en la pantalla parecen los más sencillos fueron los más difíciles para los diseñadores desde el punto de vista creativo. Un ejemplo de esto es “La Línea”, la manifestación física del radar interno de Pete que le dirige hacia las cosas que se han perdido. “La Línea tiene un elemento muy místico, por lo que cuando tratas de visualizarla, es muy abstracta, lo cual no resulta necesariamente fácil de trasladar a la pantalla”, explica el supervisor de efectos visuales Stefen Fangmeier. “Si bien es un reto técnico igualar el aspecto realista de un helicóptero Apache, disponemos de muy buenas fotografías para consultar, por lo que sabemos exactamente cómo tiene que ser. Con diseños más abstractos como La Línea, tenemos que inventar algo completamente original”.

  Dar vida a las horribles criaturas que aterrorizan el mundo de El cazador de sueños - Dreamcatcher fue un proceso muy laborioso. Basándose en el diseño de Crash McCreery, el equipo de criaturas construyó una maqueta de arcilla, que luego se escaneó digitalmente pasándola a un ordenador para formar el esqueleto del monstruo tridimensional. A continuación el modelador de gráficos por ordenador la “esculpió” con todos los rasgos y detalles necesarios. Luego el modelo fue pintado digitalmente, y se insertó dentro el armazón digital que utilizan los animadores para controlar los movimientos de la criatura. Cuando la criatura se mueve, se dobla y podría deformarse de manera extraña. Así que los diseñadores utilizan un proceso llamado “enveloping”, que retoca el objeto y asegura que, no importa cómo se mueva la criatura, la piel seguirá el movimiento naturalmente, sin ningún tipo de curva. Después de que el animador la anime en un toma concreta, el director técnico ilumina la criatura y la integra en el mundo tridimensional.

  “Encontrar la sensación de movimiento adecuada para las diversas criaturas requiere también una gran cantidad de investigación creativa”, afirma Fangmeier. “¿Cómo haces que algo así se mueva de un modo muy característico? Gran parte de la personalidad procede del movimiento, del modo especial en que se acerca a otros personajes e interactúa con ellos”. Una vez que esas imágenes son traducidas por el ordenador – después de todo el trabajo realizado por los modelistas, los pintores, los animadores y el director técnico – la imagen resultante se combina con las secuencias filmadas. Se añaden pequeños toques que realzan el aspecto de autenticidad, tales como una sombra proyectada o un reflejo en un charco de sangre en el suelo. Todos estos pequeños matices al final contribuyen a crear una criatura increíble en la que los espectadores pueden creer sin reservas.

  El equipo de maquillaje se enfrentó a similares problemas de diseño. Uno de los mayores obstáculos para el supervisor de maquillaje Bill Corso era diseñar la enfermedad que se está transmitiendo entre los humanos y los animales que tienen la desgracia de estar atrapados en los bosques. “Teníamos que idear una enfermedad biológica de otro mundo que no se hubiera visto nunca antes, y crear algo que fuese interesante a nivel visual y eficaz a nivel práctico”, explica Corso. “Los animales en concreto resultaron difíciles, porque yo tenía que calcular cómo reproducir el aspecto del tumor que ponemos sobre los humanos de modo que fuera seguro para los animales. Debe ser comestible y no tóxico porque hay posibilidades de que se lo coman. ¿Se mantendrá sobre ellos? ¿Tratarán de comérselo los otros animales? Pero lo que hace que este trabajo sea fascinante no es aportar alguna idea creativa, sino averiguar cómo llevarla a cabo de una manera práctica y realista”.

  Normalmente, las escenas más inquietantes de las películas de terror transcurren en escenarios tradicionalmente espeluznantes, como una casa abandonada, un sótano muy oscuro, o un coche aparcado en el bosque de noche. El cazador de sueños - Dreamcatcher lleva el terror a un escenario en cierto modo diferente: los espectadores ven por primera vez a los aterradores monstruos de la película… en el cuarto de baño.

  “Puede que la secuencia del cuarto de baño sea la más divertida que he hecho jamás, y también la más sangrienta, la más vulgar y la más escalofriante”, dice Kasdan. “En ciertos aspectos estoy más orgulloso de esa secuencia que de cualquier cosa que jamás haya hecho porque había mucha gente trabajando para que tuviera textura y fuera variada: el diseñador de criaturas, el marionetista, el grupo de ILM, los actores, el decorador. Hay muchos decorados físicos, que reflejan los efectos de la plaga alienígena. Cuando entras en el cuarto de baño, es como un matadero, un desastre total. Está en el límite de lo que puedes soportar ver – es divertido, apasionante y aterrador, todo al mismo tiempo, y ésas eran las combinaciones que yo quería. En una película como ésta quieres ver un efecto espantoso pero sólo durante un instante y luego hacer que los espectadores se miren unos a otros y digan, ¿He visto lo que he visto?”

  Una figura clave para crear el tono misterioso y estremecedor de la película fue el director de fotografía australiano John Seale, ganador del Oscar a la mejor fotografía por su trabajo en El paciente inglés. Seale, un hombre con una energía y un buen humor inagotables, es partidario de trabajar con múltiples cámaras, utilizando a menudo tres cámaras para rodar un plano. “Me encanta poder idear planes con un director en que dos o tres cámaras puedan estar rodando durante toda una escena”, dice Seale. “He oído en el pasado que a muchos actores les gustan las múltiples cámaras. Recuerdo a un actor decir, ‘Cada vez que daba la vuelta a una esquina había una cámara en mi cara, por lo que no podía dejar de actuar en ningún momento. Tenía que seguir con la interpretación, mantener el personaje vivo en todo momento’. Creo que eso es fantástico, porque sin duda debe contribuir a que la película sea mejor”.

  “Trabajar con múltiples cámaras es muy estimulante”, dice Kasdan. “Me da una libertad enorme para moverme con rapidez. Tienes diferentes ángulos automáticamente, y eso significa que no es necesario que todas las tomas sean perfectas, porque sabes que tienes muchas opciones para el montaje. Te da una libertad en el proceso que no siempre he sido capaz de conseguir”.

  Cuando se trata del estilo de filmación, Seale considera cada película como si fuera la primera. “Larry decía, ‘Quiero conseguir la sensación de que no hemos montado esto para la cámara, de que estamos ahí sólo por invitación. Nosotros no lo hemos creado y sólo estamos tratando de captarlo’. Me encantó la idea; es la primera vez que se me ha pedido algo así. Contribuye a una visión totalmente nueva, da la sensación de que estamos ahí simplemente como observadores, captando lo que podemos con las múltiples cámaras y teleobjetivos. En esta película no se trata de conseguir que cada toma sea tan hermosa que puedas enmarcarla. Estará llena de grano, de encuadres desajustados y zooms planos, en lugar de travellings perfectos. Si es coherente producirá en los espectadores la sensación de ‘¡Estábamos allí! ¡Vimos cómo sucedía!’”

  La mayor parte de la acción de El cazador de sueños - Dreamcatcher transcurre en medio de una tremenda ventisca en lo más profundo de los bosques de Maine; desgraciadamente, no fue posible rodar en el estado natal de Stephen King. El diseñador de producción Jon Hutman, ganador de un Emmy a la mejor dirección artística por su trabajo en la popular serie de la televisión norteamericana The West Wing, viajó por los Estados Unidos y Canadá en busca de un área accidentada y arbolada en la que estuviera garantizada la nieve. Como la historia a menudo requiere sólo un único par de huellas de neumáticos o de pies delante de la cámara, el lugar también tenía que hacer posible que todo el equipo de apoyo de la producción, equipo técnico, cámaras, equipo de iluminación y de fabricación de nieve permanecieran invisibles. También tenía que estar cerca de una comunidad capaz de acomodar a doscientas cincuenta personas.

  Hutman se decidió por Prince George, en la Columbia Británica, a unas 500 millas al norte de Vancouver. La mayor parte de los exteriores se rodaron en el campo a las afueras de Prince George. Las estructuras de un granero, una tienda de comestibles y la cabaña conocida como Hole in the Wall [Agujero en la Pared] se diseñaron y construyeron en Vancouver, y luego se enviaron a Prince George en secciones y se montaron in situ. Estaban envejecidas tan bien y de manera tan convincente que algunos de los habitantes del lugar se preguntaban si no habían estado allí todo el tiempo.

  La mayoría de los equipos de producción esperan tener un tiempo suave y complaciente durante el rodaje; sin embargo, El cazador de sueños - Dreamcatcher, necesitaba un clima más riguroso. A pesar de un historial de duro clima invernal, hubo algunos momentos de nerviosismo la semana anterior al inicio del rodaje a principios de enero de 2002, cuando la ciudad experimentó un período de tiempo templado y agradable anormal para esa época. Pero justo cuando empezó la producción, la nieve volvió a la Columbia Británica.

  “El tiempo no fue nunca constante”, dice Hutman. “Teníamos nieve real que caía, nieve real que transportábamos en camión, nieve que hacíamos con agua y luego lanzábamos. Además teníamos nieve de papel de diferentes tamaños, que era básicamente lo que llegaba al suelo, y nieve de palomitas de maíz, hecha de harina de maíz para la nieve que caía. Una gran variedad de nieve”. Pero siempre había suficiente nieve auténtica en los bosques para que el equipo tuviera que moverse sobre trineos.

  Y también llegó el frío. Las temperaturas más bajas se produjeron durante un rodaje nocturno, cuando el mercurio bajó hasta -34F (-37C). De los guardabarros de los coches colgaban carámbanos, las ventanas del hotel estaban congeladas por dentro, las botellas de agua se congelaban en el rodaje. Con pocas horas de luz diurna, todo el mundo tenía que trabajar de manera eficiente a pesar del frío. Para ahorrar tiempo, los encargados del catering llevaban comida caliente al equipo técnico por senderos para el transporte de troncos.

  Más tarde la unidad se trasladó a Vancouver, primero a los estudios en los que se construyeron los interiores. Entre estos se encontraban la cabaña y el enorme “Almacén de los Recuerdos”, ideado como una biblioteca en espiral que se eleva hasta el infinito. Al llegar la primavera, los exteriores de los flashbacks de la infancia de los muchachos se rodaron en el campo cercano. El tiempo era mejor, y los días eran cada día más largos, pero el ritmo seguía siendo agotador.

  Incluso después de experimentar los aparentemente inacabables problemas y dificultades que supuso crear un película de proporciones tan enormes, su experiencia trabajando en El cazador de sueños - Dreamcatcher sólo ha contribuido a incrementar el entusiasmo de Kasdan por la realización de películas. “Llevo dirigiendo películas desde hace veinte años, y ha hecho que sienta más ganas de probar cosas diferentes. Me gustan tantos tipos diferentes de películas que deseo tener la oportunidad de probar esos campos. Gran parte de lo que he hecho ha tratado sobre los retos diarios a los que se enfrenta la gente en el mundo normal, y creo que el placer que encontré al afrontar esta historia es que es muy extrema, está muy lejos del mundo normal, y toma esas preocupaciones básicas y las amplifica. Para mí, esta película ha sido la más divertida que podía haber hecho, enfrentándome a situaciones extremas y haciendo cosas que no había hecho antes; combinando muchas disciplinas para crear una gran oportunidad”.


Imágenes y notas de cómo se hizo "El cazador de sueños" - Copyright © 2003 Castle Rock Entertainment, Village Roadshow Pictures, NPV Entertainment y Kasdan Pictures. Distribuidora en España: Warner Sogefilms. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El cazador de sueños"
Añade "El cazador de sueños" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos