LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

Comprar DVD de "El núcleo" de Jon Amiel
DVD

Fnac

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

EL NÚCLEO
(The core)


Dirección: Jon Amiel.
Países:
USA y Reino Unido.
Año: 2003.
Duración: 134 min.
Interpretación: Aaron Eckhart (Doctor Josh Keyes), Hilary Swank (Mayor Rebecca 'Beck' Childs), Delroy Lindo (Doctor Edward Brazzleton), Stanley Tucci (Doctor Conrad Zimsky), D.J. Qualls (Taz 'Rat' Finch), Tchéky Karyo (Doctor Sergei Leveque), Richard Jenkins (General Thomas Purcell), Nicole Leroux (Madre), Bruce Greenwood (Robert Iverson), Alfre Woodard (Talma Stickley).
Guión: Cooper Layne y John Rogers.
Producción: Sean Bailey, David Foster y Cooper Layne.
Música: Christopher Young.
Fotografía:
John Lindley.
Montaje: Terry Rawlings.
Diseño de producción: Philip Harrison.
Dirección artística: Andrew Neskoromny y Sandi Tanaka.
Vestuario: Daniel J. Lester.
Estreno en USA: 28 Marzo 2003.
Estreno en España: 28 Marzo 2003.

 

CÓMO SE HIZO SE HIZO "EL NÚCLEO"
Notas de producción
© 2003 UIP

  Los científicos llevan décadas haciéndose preguntas sobre el campo magnético de la Tierra y el propio Albert Einstein declaró que éste “representa uno de los problemas más cruciales de la Física”. El Dr. Sten Odenwald, doctor en Astronomía por Harvard, lo expresa así: “Si el campo magnético de la Tierra cambiara súbitamente, y esto es algo que ocurre de forma natural más o menos cada 250.000 años, las consecuencias serían fascinantes. Los geofísicos ya han comenzado a notar una disminución de la fuerza del campo magnético de la Tierra. La verdad es que no sabemos si esto forma parte de un ciclo natural o si es el síntoma de algo mucho más siniestro”.

  Este carácter ignoto es lo que hace que EL NÚCLEO no sea sólo otra película de ciencia ficción más. Dice el productor David Foster: “Hemos visto aventuras marinas y odiseas espaciales pero el centro de la Tierra sigue siendo un terreno inexplorado”.

  Aunque se inspira en elementos científicos reales y extrapolados, EL NÚCLEO es básicamente una obra fruto de la imaginación. Dice el director Jon Amiel: “Los científicos sólo pueden hacer especulaciones sobre lo que hay ahí abajo. Lanzan ondas sónicas al interior del planeta y, por la forma en que esas ondas se ven refractadas, postulan que existe un núcleo externo líquido y un núcleo interno sólido compuesto de níquel e hierro. Pero nadie lo sabe a ciencia cierta. Esta película no es “science fiction”, es “science faction” (Juego de palabras entre fiction y fact): tiene un poco de ciencia, un componente factual y mucha ficción”.

  Otra cosa que la ciencia no sabe es si el núcleo de la Tierra dejará de funcionar alguna vez. Se sigue produciendo un intenso debate sobre la cuestión. El calor que genera ¿se debe al enfriamiento del níquel y el hierro? ¿O existe, como sugiere otra teoría, un reactor nuclear gigante de plutonio y uranio que arde bajo la superficie de la Tierra? ¿Y por qué los polos magnéticos del planeta parecen invertirse cada medio millón de años más o menos?

  Dice Amiel: “Siempre se ha pensado que el espacio era la última frontera. Pero lo cierto es que existen enormes e insondables misterios sepultados a unos pocos miles de kilómetros bajo nuestros pies. Una de las preguntas que plantea la película es qué pasaría si una persona normal como el espectador se viera enfrentado a una situación como ésta. ¿Se comportaría como un héroe? ¿Qué cualidades aportaría a la tarea y qué cualidades se sorprendería de descubrir en sí mismo?”

  Atraídos por la complejidad psicológica de la historia tanto como por las provocativas cuestiones que plantea, el reparto de EL NÚCLEO está formado por un excitante grupo de actores, todos ellos orgullosos de hacer el papel de héroes que sacrifican sus vidas por la Humanidad.

  Dice Aaron Eckhart: “Esta película cuenta la historia de un equipo muy especial de personas que se embarcan en una misión para salvar la Tierra. Me parece un argumento extraordinario”. Hilary Swank se muestra de acuerdo: “La película plantea una idea interesante desde un punto de vista muy humano. Se puede decir que llega directamente al corazón de lo que este planeta significa para todos nosotros”. Por su parte Delroy Lindo comenta: “Jon Amiel quiere que el público se ponga del lado de los personajes. Se ha preocupado mucho para que los efectos especiales de la película no eclipsen a los seres humanos que protagonizan la historia”.

  El director Amiel quería crear una acción tensa y trepidante sin perder de vista la dinámica humana de la tripulación que viaja a bordo de la nave: “Una buena historia dramática se basa siempre en el conflicto entre los personajes. Aquí tenemos a un oficial de carrera de la NASA, un astronauta, una atractiva mujer que es la primera que ha viajado al espacio, un físico nuclear francés, un científico arrogante y un colega de éste con el que tiene una rivalidad desde hace 20 años: con un grupo de personas tan atípico como éste, tienes la receta perfecta para conseguir una mezcla dramática rica y maravillosa”.

  Alfre Woodard dice que este equipo de seis personas es como una “representación de las diferentes partes del cerebro”. Y Stanley Tucci añade que esa media docena de personajes “se convierten en una sola individualidad para poder salvar a la Humanidad”.

  El actor francés de origen turco Tchéky Karyo subraya el componente multirracial del equipo de la película: “Entre ellos hay diferencias culturales pero todos los seres humanos son iguales. Y realmente se necesita un grupo tan diverso de personas para salvar al mundo”.

  Tucci comenta: “Lo mejor de la película es cómo un grupo de personas de naturaleza tan diferente se las arreglan para superar obstáculos tan tremendos. Deben recurrir a aspectos y cualidades personales que quizá no han utilizado nunca antes”. Eckhart añade: “La película tiene de todo. Tiene humor, un poco de romance y mucho heroísmo. Y cuenta una historia nueva, eso por descontado”.

  El director Jon Amiel cree que el público disfrutará tanto viendo la película como el equipo disfrutó haciéndola: “En definitiva, es un trepidante viaje que lleva al espectador a un mundo que nunca ha visto antes”.

  El productor y co-guionista Cooper Layne vio en un viaje a Hawai el magma que salía de un volcán y se deslizaba hasta el mar, enfriándose al entrar en contacto con el agua: “Me pareció que sería interesante poder meterse en un volcán en algún tipo de vehículo que te llevara hasta el mismo núcleo de la Tierra. Luego me di cuenta de que la base de un volcán es en realidad un conducto que lleva directamente al núcleo líquido del planeta”.

  Así nació la idea de EL NÚCLEO. Una vez terminado el guión, Layne se lo presentó al productor David Foster, en cuyo largo historial figuran títulos como La huida, Los vividores y La máscara del Zorro. Foster sabe reconocer un buen guión cuando lo ve y se lo enseñó a su amigo el director Jon Amiel, con el que llevaba años queriendo trabajar. Pronto llegaron a un acuerdo.

  Lo siguiente era formar un reparto de primera línea. Foster y Amiel repartieron el guión, pensando que atraería a los actores que buscaban.

  Aaron Eckhart, que encarna al héroe involuntario de la historia, sintió interés por el guión pero también por la idea de hacer una película para todos los públicos, incluidos sus propios hijos: “La película muestra un grupo de gente que une sus esfuerzos para salvar el planeta. Me siento orgulloso de participar en esta película porque pienso que servirá para que la gente empiece a replantearse sus ideas sobre este planeta”.

  Hilary Swank encarna a una de las terranautas que pilotan el vehículo que viaja hasta el núcleo de la Tierra: “Adoro a Jon Amiel –dice-. Cuando supe los nombres de los demás miembros del reparto, me pareció una oportunidad irresistible. Además, ¿cuántas veces te van a ofrecer un personaje tan fascinante como el de esta terranauta? Me atrajo el concepto tan intrigante de la película”.

  Dice Bruce Greenwood: “La historia es divertida e interesante. El diálogo es inteligente y las relaciones entre los personajes están lo bastante polarizadas como para generar mucha tensión dramática”.

  Stanley Tucci, que interpreta al científico sabelotodo, se sintió impresionado por el modo en que el guión equilibraba las escenas de acción con el desarrollo de los personajes: “Se trata de una genuina pieza coral en la que todos tienen ocasión de mostrar su talento y pasar un buen rato. Y es una película que definitivamente dará que pensar al público”.

  Dice Alfre Woodard, que interpreta el papel de la mujer que guía a los terranautas en su camino hacia el núcleo de la Tierra: “Hay un mundo increíble en el interior de nuestro planeta y ninguna película lo había explorado hasta ahora”.

  Para asegurar la verosimilitud de la película, Jon Amiel contrató los servicios de diversos asesores: científicos de CalTech, astronautas de la NASA, profesores de la UCLA y personal militar.
D. J. Qualls, que interpreta al genio de los ordenadores “Rat”, habló con hackers que han estado en prisión y ahora se han rehabilitado y trabajan para el Gobierno. De forma inesperada este trabajo de documentación le puso nervioso: “Miraba cómo esos tíos manipulaban los datos de un ordenador y tuve miedo. Llegó un momento en el que sentí que ya no quería saber nada más del tema: ya había aprendido bastante sobre sus habilidades”.

  Cada actor buscó la forma de añadirle un toque personal a su papel. Aaron Eckhart y Delroy Lindo, por ejemplo, visitaron el Laboratorio de Propulsión a chorro del California Institute of Technology en Pasadena, para observar el trabajo de los científicos. Además, Lindo visionó películas que mostraban la labor de investigación de los científicos y le pareció muy estimulante “poder asomarse a ese mundo”.

  Alfre Woodard, que interpreta el papel de jefa de Misión Control, un cargo jamás ejercido por mujer alguna, decidió averiguar por qué camino habría podido su personaje llegar a ocupar una posición tan alta: “Hablé con un científico sobre la industria aeroespacial y el programa de la NASA, y me enteré del proceso que siguen las mujeres para ascender en el escalafón. Al final me hice con una especie de historia de mi personaje: en dónde nació, en dónde estudió, qué trabajos habría ido desempeñando y cómo se manejaba dentro de ese mundo”.

  Para documentarse sobre sus personajes de terranautas, Bruce Greenwood y Hilary Swank se entrevistaron con los astronautas Tom D. Jones y la coronel Susan Helms. Jones, que pasó un total de 53 días en el espacio y que ahora es asesor aeroespacial, escritor y conferenciante, compartió sus experiencias de vuelo con Greenwood, quien comenta: “Fue muy excitante. Tom me enseñó un video que grabó en el espacio, era algo fantástico. Los dos astronautas eran grandes profesionales. Para mí todos los astronautas son héroes”.

  Swank, que curiosamente llegó a pensar en seguir la carrera espacial en su juventud, se entrevistó con Susan Helms, la astronauta que vivió en una estación espacial americana durante dos meses. Dice la actriz: “Antes de ser actriz, quise ser astronauta. Y aún sigo soñando con ir al espacio. Me parece algo espiritual, más grande que todos nosotros, y creo que nunca debemos olvidar eso: lo pequeños que somos en el esquema general del universo”.

  Cuando se puso a trabajar, el equipo de diseño de la película descubrió que crear desde cero el mundo del interior de la Tierra era una tarea llena de posibilidades pero al mismo tiempo curiosamente limitada por las expectativas del público. Así las cosas, se plantearon dos cuestiones: las recreaciones anteriores del interior de la Tierra y lo poco que saben los sabios sobre el núcleo del planeta. Con respecto al clásico de Julio Verne, “Viaje al centro de la Tierra”, llevado al cine en 1959 en lo que es la única película que ha tratado con anterioridad el tema del viaje por el interior de la Tierra, el director Jon Amiel comenta: “Verne se imaginó un elegante grupo de personajes ataviados con trajes de tweed victoriano que van andando hasta el centro del planeta, en donde encuentran un lagarto gigante, un enorme lago y ¡la ciudad perdida de Atlantis! Nosotros nos hemos beneficiado de siglo y medio de descubrimientos científicos y hemos buscado por tanto un enfoque más realista. Si alguien viene buscando encontrar ciudades perdidas en esta historia, lo siento, no es su día de suerte...”

  Dice McMurry: “En nuestra película no se trata de encontrarse con monstruos ni nada parecido. Tenemos un enfoque más realista de la ciencia. Pero lo cierto es que sabemos menos del espacio interior que del espacio exterior, así que partimos de un cierto nivel de realidad y la estiramos un poco de forma que el resultado combina todo lo que sabemos de la ciencia y una dosis generosa de licencia poética”.

  Para mantener la verosimilitud, se consultó a científicos como el Dr. Conrad Foster y el Dr. Richard Terrile, de JPL/Cal Tech sobre cuestiones tales como la escala relativa de las cosas, la temperatura que llega a alcanzar el núcleo y qué tipo de materiales podrían aguantar una temperatura tan extrema. Para crear Virgil, la nave subterránea, los diseñadores hicieron varias aproximaciones hasta que encontraron un modelo que a todos les pareció satisfactorio.

  Dice el productor David Foster: “Vimos una serie de diseños asombrosos pero Jon Amiel decidió que se parecían demasiado a naves tipo Star Trek o Star Wars. Así que pensamos, ¿cuál es la criatura emblemática que vive dentro de la Tierra? Cuando se nos ocurrió la idea del gusano de tierra, supimos que habíamos resuelto el problema”.

  Sabiendo que la nave sería larga y segmentada como un gusano, la siguiente pregunta era: ¿qué aspecto debía tener? Amiel recuerda el proceso creativo: “Fue un enorme reto diseñar y construir una nave que resultara creíble a la hora de hacer lo que tenía que hacer: llegar hasta el centro de la Tierra. ¿Cómo se abriría camino a través de la materia sólida? ¿Qué la propulsaría? ¿Cómo navegaría? Nos fijamos como modelos el gusano de tierra, el cohete y el submarino... y así fue como nació Virgil, a partir de una combinación de esos tres conceptos”.

  Se decidió construir la nave a tamaño natural porque se pensó que sería mejor que rodar con miniaturas. En un enorme estudio que disponía de una grúa para mover la cámara, el director artístico Philip Harrison se puso a trabajar como si se dispusiera a construir una nave de verdad. El resultado final fue un impresionante navío de unos 70 metros de largo y unos 10 de alto. Dice Jon Amiel, para que nos hagamos una idea de la escala de la nave: “Imagínense algo del tamaño de un jet 737 y con la altura de un tren Amtrak y se harán una idea del tipo de vehículo de que estamos hablando”.

  Aunque ciertos elementos, como todos los exteriores que rodean a la nave, se añadieron por ordenador, los interiores debían ser muy reales. Dice Amiel: “En vez de diseñar un decorado interior futurista y brillante, buscamos que tuviera un aspecto oscuro, en tonos tierra, y brutalmente funcional. Debía parecer que la nave se había montado a toda prisa en tres meses, sin tiempo para instalar comodidades de ningún tipo. Si alguna tuvieras la temible experiencia de ver el interior de un avión sin todos esos reconfortantes paneles que te hacen sentirte como si estuvieras en una especie de salón, lo que verías serían kilómetros de cables y tuberías pegados entre sí con cinta plástica. Ese fue el aspecto que quisimos darle al interior de la nave Virgil”.

  Dice el supervisor de efectos especiales Garry Elmendorf: “El rodaje se hizo en un espacio limitado. Por ello se construyó el decorado con partes móviles para que se pudiera introducir la cámara y el equipo a la hora de rodar la acción”.

  Para crear la sensacion de movimiento de la nave Elmendorf diseñó un sistema a base de bolsas de aire, mucho menos trepidante que un sistema hidráulico: “Las bolsas eran del tamaño de un camión y cada una podía desplazar unas diez toneladas. Según fuera necesario, podíamos balancear suavemente la nave, sacudirla o propinarle un buen golpe”.

  Otro reto consistió en crear la geoda gigante que la nave Virgil atraviesa en su camino al centro de la Tierra. El director artístico Philip Harrison descubrió asombrado que este tipo de geodas gigantes existen realmente en lo profundo de la corteza terrestre: “Tienen unos cristales inmensos que alcanzan los 10 metros de longitud”, dice Harrison, que utilizó unos ocho kilómetros de forro acrílico para crear modelos de cristal a escala real, muchos de los cuales alcanzan un tamaño de unos 7 metros de altura.

  Además de la geoda, el interior de la Tierra esconde muchas sorpresas: un laberinto de conductos volcánicos, un paisaje de grandes montañas invertidas en el borde de la corteza terrestre, campos de diamantes con gemas del tamaño de un edificio y el impresionante infierno de aspecto similar al de una estrella que está situado en el corazón del planeta. En total la película contiene más de 400 efectos visuales.

  El rodaje, que comenzó el 9 de diciembre de 2001 en Vancouver, se desarrolló en escenarios de Londres, París, Roma, Montreal, Washington y San Francisco. Los exteriores del desierto se rodaron en Utah. También se rodó a bordo de dos portaaviones: el USS Abraham Lincoln (CVN-72) en la estación naval de Everett, al norte de Seattle, en el estado de Washington; y el USS Constellation (CV-64) en la base naval de San Diego.


Imágenes y notas de cómo se hizo "El núcleo" - Copyright © 2003 UIP, Core Productions y Horsepower Films. Distribuidora en España: UIP. Todos los derechos reservados.

Página principal de "El núcleo"
Añade "El núcleo" a tus películas favoritas
Opina sobre "El núcleo" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "El núcleo" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El cazador de sueños (Dreamcatcher)     Destino final 2 (Final destination 2)     El oro de Moscú     Este cuerpo no es el mío (The hot chick)     Recién casados (Just married)

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
sorteos | reportajes | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto | publicidad

LA BUTACA
Revista de Cine online
Copyright © 2003 LaButaca.net. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Sorteos
Especiales
Reportaje
Carteles
Libros
Videojuegos
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Opinión
Top10
Quiénes somos
Contacto

Publicidad
Añadir a Favoritos