LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online

 
BANDA SONORA
(Klaus Badelt)

Amazon

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

LA PRUEBA
(The recruit)


Dirección: Roger Donaldson.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 114 min.
Interpretación: Al Pacino (Walter Burke), Colin Farrell (James Clayton), Bridget Moynahan (Layla), Gabriel Macht (Zack), Kenneth Mitchell (Alan), Brian Rhodes (Psiquiatra), Eugene Lipinski, Karl Pruner (Dennis Slayne), Michael Rubenfeld (Félix).
Guión: Roger Towne, Kurt Wimmer y Mitch Glazer.
Producción: Jeff Apple, Gary Barber y Roger Birnbaum.
Música: Klaus Badelt.
Fotografía:
Stuart Dryburgh.
Montaje: David Rosenbloom.
Diseño de producción: Andrew McAlpine.
Dirección artística: Dennis Davenport.
Vestuario: Beatrix Pasztor.
Estreno en USA: 31 Enero 2003.
Estreno en España: 21 Marzo 2003.

 

CÓMO SE HIZO SE HIZO "LA PRUEBA"
Notas de producción
© 2003 Buena Vista International

1. La película

  “La idea de crear una historia sobre las pruebas de reclutamiento de la CIA nos pareció fascinante”, comenta Roger Birnbaum, productor de “The Recruit” (La Prueba), la nueva película de Touchstone Pictures/Spyglass Entertainment. “¿Quiénes son estos jóvenes ansiosos por realizar un trabajo que muy pocos se atreven a hacer? ¿Cómo elige esta organización secreta a las personas que encajan con este tipo de trabajos? Éstas eran algunas de las preguntas que rondaban por nuestras cabezas”.

  Trabajar con Al Pacino, –ganador de un Oscar de la Academia y uno de los mejores actores de la historia del cine– para contar esta historia fue una oportunidad que no podíamos rechazar. El productor Gary Barber añade: “Es un mito. “Se muestra siempre tan natural que es imposible no creer en lo que está haciendo”.

  “The Recruit” (La Prueba) es un thriller psicológico repleto de giros y sorpresas. “Nunca se sabe quiénes son los buenos ni qué es lo que va a pasar. La película está ambientada en las instalaciones de la CIA, pero en realidad, es una proeza interpretativa en la que se ponen de manifiesto las dotes dramáticas de Al Pacino”, comenta Roger Donaldson, director de esta película y de otros thrillers policíacos como “No Way Out” (No hay salida) y “Thirteen Days” (Trece días). “En un plano distinto, es la historia de un muchacho que busca a su padre”, añade el productor, Gary Barber. “Es el duro viaje que tendrá que realizar James para conseguir superar la ausencia de su padre”.

  “La formación de espías no proviene de ningún libro”, nos dice el productor Jeff Apple, quien ya tuvo un escarceo con otra organización clandestina – el Servicio secreto – en “In the Line of Fire” (En la línea de fuego). “Es necesario tener muchas capacidades: desde un punto de vista visceral, hay que aprender a manejar explosivos o saltar en paracaídas; la parte cerebral, en cambio, consiste en poder distinguir lo que es real de lo que no lo es, aprender a caracterizarse uno mismo, o saber interpretar un papel y convertirse en el mejor actor de todos los tiempos”.

  Chase Brandon ha sido una pieza clave, ya que se ha encargado de proporcionarnos toda la información sobre la CIA: las instalaciones, los métodos que se emplean, así como el complejo proceso de reclutamiento: los métodos que sigue la Agencia para elegir a los candidatos adecuados, formarlos y moldearlos hasta convertirlos en oficiales de operaciones. “El proceso de formación que se desarrolla en la Agencia es realmente interesante; hasta tenemos una parte en la que nuestros oficiales de operaciones realizan tareas de formación clandestinas”, comenta Brandon. “Soy consciente de que la gente piensa que lo llamamos "La Granja". Como respondería un Agente tradicional, no puedo confirmar ni desmentir que exista ese lugar, lo único que puedo decir es que si tuviéramos que darle un nombre a nuestros centros de entrenamiento, "La Granja" sería con toda probabilidad el más apropiado”. Brandon lo organizó todo para que los realizadores pudieran visitar la sede central de la CIA en Langley, Virginia, e incluso proporcionó información que tuvo su efecto directo en la historia. “Tuvimos la oportunidad de ver cómo se llevan a cabo las operaciones y, lo que es más importante, cómo es la gente en realidad”, recuerda Apple.

  Roger Donaldson, el director, fue el elegido para llevar la historia a la gran pantalla. Barber y Birnbaum estuvieron encantados de poder trabajar con Donaldson, famoso por ser el creador de películas inteligentes, cargadas de matices y suspense. “Gary y yo creemos que la película de Roger ‘No Way Out’ (No hay salida) guarda ciertas similitudes con ‘The Recruit’ (La Prueba)”, afirma Birnbaum. “Conocemos a Roger desde hace mucho tiempo y ha sido maravilloso poder trabajar con él una vez más; ya habíamos trabajado con él en ‘White Sands’”, comentan Birnbaum y Barber. Donaldson afirma que le encanta hacer thrillers. “He realizado varias películas que se pueden calificar de thriller, incluso los dramas que he hecho tienen siempre elementos de peligro, violencia e intriga. He hecho películas ambientadas en Washington; ‘Thirteen Days’ (Trece días) se sitúa en la Casa Blanca y ‘No Way Out’ (No hay salida) tenía el Pentágono como escenario principal. Y ahora ésta habla de la CIA. Estas tres instituciones desarrollan su trabajo no sólo en Washington y el resto de Estados Unidos. También tienen una gran repercusión en el resto del mundo porque tienen algo que las hace irresistiblemente atractivas”, apunta Donaldson.

  Aparte del gancho de la historia y de los temas que aborda, la idea de trabajar con Al Pacino interpretando al inspector de la CIA, Walter Burke, y Colin Farrell como el nuevo aspirante, James Clayton, fue decisiva a la hora de dirigir esta película. “Tanto Al como Colin están entre los mejores actores del momento. Trabajar con intérpretes de esta categoría facilita mucho las cosas”, comenta.

  Roger Birnbaum explica algunas de las decisiones que se vio obligado a tomar: “Al y Colin son actores consumados. Ambos saben conectar a la perfección con el resto del equipo. La personalidad de Al pone de manifiesto una naturaleza voluble con rasgos de autoritarismo y también de misterio. El público tiene la sensación de que cuando Al dice algo, esconde parte de verdad. ¿Hay alguien mejor para interpretar un papel de espía?”.

  Como ya ocurrió con otros muchos directores, Donaldson no puede más que elogiar la manera en que Pacino ha abordado su papel: “No hay duda que es uno de los mejores actores de su generación. Al es perfeccionista y extremadamente autoexigente. Nadie es más duro con Al que él mismo. Y no hay mejor regalo para un director. Mi trabajo consistía simplemente en hacer ver a Al que sabíamos apreciar el magnífico trabajo que estaba realizando”, señala Donaldson.

  La voz de Farrell cambia cuando tiene que hablar de su experiencia al trabajar con Al Pacino: “Nos llevábamos tan bien. Es un hombre fabuloso; es muy inteligente y tiene muchas virtudes. Me sorprendió lo divertido que es. Me reí tanto con él... no podía parar. He aprendido muchísimo – a cambiar las tomas, a mantenerlas... Dicen que ningún hombre es una isla, pero en términos de talento, Al es todo un país”.

  Al Pacino tuvo el mismo efecto en los demás actores. La frase que se solía escuchar era ‘vamos a clase' – ninguno de los actores tenía que fingir mientras se rodaban las escenas en el aula. Moynahan narra la experiencia: “Todas las escenas que tenía que rodar con Al estaban relacionadas con el ambiente en las aulas. Tuve el inmenso honor de poder asistir a la mejor lección de interpretación y además sentado en primera fila. Para prestar atención no hace falta actuar. Cuando Al Pacino está trabajando, no te queda más remedio que prestar atención". “Me encantó trabajar con Al porque no todos los días tienes la oportunidad de trabajar con un mito del cine estadounidense y aprender de él. Me encantó ver cómo actúa y cómo acepta todo tipo de riesgos”, recuerda Macht. “Cuando supe que iba a trabajar con Al me pareció que estaba soñando”, comenta Farrell. “Es una leyenda viva, un genio. Ha sido maravilloso poder trabajar con él”.

  Farrell comenta de su personaje: “Parece que me atraen los personajes que han experimentado o están experimentando algún cambio importante en sus vidas. Cuando James tenía 12 años, su padre murió en un accidente de avión y, a los 14, su madre falleció por causas naturales. A pesar de que finge que no se toma las cosas en serio, todo para él es serio. Lo que me atrajo de este personaje fue su dolor y la incapacidad de convertirse en un adulto de 25 años. No lograba encontrarse a sí mismo. No tenía ningún tipo de referente porque ni siquiera era capaz de recordar a sus padres”.

  Esta carga dramática de la película fue otro de los elementos que llamó la atención a Farrell, un actor que se caracteriza por su sensibilidad creativa: “Es maravilloso tener una base sobre la que construir a los personajes. Algo por donde empezar a investigar y cuyo resultado es algo totalmente distinto. Ese viaje de investigación es muy valioso porque te permite crear un personaje de carne y hueso y no una pobre marioneta a merced de la historia". Farrell asocia la relación entre James y Burke con la de un padre y un hijo. “Es una relación de tira y afloja. James considera la figura de Burke como la figura paterna, a pesar de que Burke juega con él como si fuera un muñeco. Burke lo manipula, lo atrae y luego lo aparta de él. Y todo para conseguir un propósito que al final acaba funcionando". Donaldson supo instintivamente que elegir a Farrell había sido la decisión correcta: “Colin es un actor con mucho talento y mucha energía, virtudes que no se ven empañadas por su gran atractivo físico. Siempre estaba preparado para lo que exigiera el guión a cada momento”.

  Bridget Moynahan fue la elegida para interpretar el papel de Layla Moore, otra recluta de la CIA. Había leído varias versiones del guión pero su impresión sobre el personaje no cambió en absoluto. “Layla es una mujer muy inteligente, ambiciosa y decidida. Tiene un objetivo concreto y nada podrá detenerla. Al mismo tiempo, es una persona que se deja llevar por su corazón. Layla es sensible y, a veces, se debate entre corazón y razón, algo que creo que les ocurre a muchas mujeres con una mentalidad fuerte y centrada en su carrera. Es una mujer con la que me siento muy identificada”. Los realizadores sabían perfectamente qué tipo de mujer debía interpretar el papel de Layla; y Moynahan cumplía todos los requisitos. Barber comenta, “Buscábamos a una mujer joven para el papel de Layla, pero no una niña. Bridget es una gran actriz y además es muy guapa e inteligente. Imprime fuerza mental y física a los personajes que interpreta. Bridget da vida a Layla”.

  Gabriel Macht fue el elegido para interpretar el papel de Zach, cuyas intenciones hicieron que Clayton sospechara desde el principio. “El papel de Zach me interesaba porque compite con James para atraer la atención de Burke. Me parecía el candidato perfecto para la CIA. Él sigue las reglas del juego y quiere este puesto desde que era niño. También me gusta el hecho de que si estás en activo en la CIA, nadie sabe de donde procedes en realidad. Zach parece ser un agente doble. Los giros y las sorpresas que se suceden en la película están llenas de misterio y suspense”.

  A Donaldson le entusiasmó la idea de trabajar con este grupo de actores, la mayoría desconocidos en el momento del casting: “Es más difícil crear misterio con actores famosos. A menudo sus interpretaciones difieren de lo que tú estás intentado crear. Esta combinación me proporciona más libertad como director”. A pesar de la limitación de tiempo, los actores pudieron preparar sus papeles: “Leí varios libros para documentarme antes de empezar el rodaje. Leí My Spy - A Memoir of a CIA Wife, de Bina Cady Kiyonaga, y The Book Of Honor, de Ted Gulp. Son libros que se adentran en las vidas secretas y la muerte de los agentes de la CIA. También leí una revista con muchísima información sobre los servicios de inteligencia como la CIA, la NSA, MIG, y el FBI”, recuerda Macht. “El año pasado trabajé en otra película en la que interpretaba a un agente de la CIA especializado en investigación. Para ese papel, leí sobre la Fuerza Delta y trabajé con un Ranger del ejército que me contó muchas historias sobre los entrenamientos necesarios para llegar a ser un Ranger y después un agente de la CIA. Fue muy útil”.

  A pesar de que el resto de actores se divertía haciendo de espías para la gran pantalla, ninguno hubiera querido interpretar ese papel en la vida real. Moynahan explica: “Una de las cosas que me apasionaba de las historias sobre la vida de los agentes era la capacidad para mentir a los que querían. No puedo imaginarme teniendo una doble vida. El trabajo es necesario pero tener que engañar a todos los que quieres debe resultar dificilísimo”.

  Farrell visitó el campus del MIT para poder sentirse como un estudiante, pero la mayor parte del tiempo estuvo trabajando el acento. Para ello ensayó con su compañero, Michael Buster, quien ha trabajado en las cinco primeras películas americanas de Farrell, incluido el éxito, “Minority Report”. Tres semanas antes del rodaje, trabajaron a diario para cambiar el fuerte acento irlandés de Farrell y convertirlo en lo que Buster denomina “un acento americano estándar, no de una región determinada. Nada debe identificarse con una zona en particular”. A Donaldson, como al resto de los compañeros, le fascinó la “facilidad con la que Colin pasa de uno a otro acento”.

1. La película
2. La producción


Imágenes y notas de cómo se hizo "La prueba" - Copyright © 2003 Touchstone Pictures y Spyglass Entertainment. Distribuidora en España: Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Página principal de "La prueba"
Añade "La prueba" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Argentina
México
USA
Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos