LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras online
Tus compras
online en las
mejores tiendas

FNAC
 

  EL CORTE INGLÉS
 

DVDGO
 

 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

POLÍGONO SUR (El arte de Las Tres Mil)


Dirección: Dominique Abel.
Países:
España y Francia.
Año: 2003.
Duración: 107 min.
Género: Documental.
Intervenciones: Rafael Amador, José Ríos Vega (Pepe El Quemao), Tío Adolfo, El Varilla, Juana Revuelo, Martín Revuelo, Martín Revuelo (Hijo), Ramón Quilate, Emilio Caracafé, El Turco, Torombo, Manuel Campos, Juan López Romero.
Guión: Dominique Abel y Juan José Ibáñez.
Producción: Antonio P. Pérez, José Manuel Lorenzo y Pierre Olivier Bardet.
Música: Varios artistas
Fotografía: Jean Yves Escoffier.
Montaje: Fernando Franco, Dominique Abel y Claudio Martínez.
Dirección artística: Lala Obrero.
Estreno en España: 21 Marzo 2003.

 

CRÍTICA
por Tònia Pallejà
Canalcine.net, Barcelona

El flamenco está en la calle

  La polifacética Dominique Abel –actriz, bailarina, modelo, pre-sentadora, escritora, guionista y, por supuesto, directora parisina– tuvo su primer encontronazo con el flamenco a raíz de presenciar un espectáculo de Antonio Gades y de escuchar un disco del mí-tico Camarón, y quedó tan fascinada por este mundo que decidió establecerse en Madrid y buscar las raíces de dicho arte. En 1998 dirigió el mediometraje documental "Agujetas, cantaor", junto a Jean Yves Escoffier –director de fotografía de títulos como "El indomable Will Hunting", "Abajo el telón" o "Los amantes del Pont-Neuf"–, cinta que fue premiada en distintos festivales internacio-nales y que, es de imaginar, la animó a continuar con su andadura en este terreno.

  En "Polígono Sur", nueva colabora-ción de Abel con Escoffier, la realiza-dora traslada las cámaras al pintores-co barrio de Las Tres Mil Viviendas de Sevilla, una zona muy degradada –siempre en primera plana de los me-dios de comunicación por su conflicti-vidad–, habitada en su mayoría por gitanos, y en donde, dicen, se con-centra el mayor número de artistas por metro cuadrado del mundo: de allí han salido figuras destaca-das como los Pata Negra o los Revuelo, por ejemplo. De hecho, el film se subtitula "El Arte de Las Tres Mil", dando a entender el ca-rácter autóctono, casi se podría decir genético, transgeneracional, de este arte flamenco que corre por las venas de todos los vecinos. La película pretende así recoger el ambiente que se respira en un entorno tan peculiar, dar a conocer a sus gentes –algunos de ellos con relevancia pública– y transmitir ese duende que reina en calles, plazas, bares y viviendas.

  En su vertiente más cinematográfica, "Polígono Sur" es un trabajo negado, impersonal y epidérmico. Discurre de forma errática, sin ningún tipo de estructura, pauta o propósito apa-rentes, con la introducción continua de una serie de personajes y situaciones que no parece responder a una planificación premedita-da. Abel adora el flamenco y se siente cautivada por sus intérpre-tes, y cree que con esto hay suficiente para empezar a rodar. Tam-poco el (imperceptible) montaje ha sabido filtrar o poner un poco de orden a todo el material filmado, limitándose a encadenar unas to-mas con otras sin gracia ni intencionalidad.

 Pero "Polígono Sur" también po-see un valor limitado como docu-mento de una realidad. Durante el 95% de la película, lo único que vemos es a diferentes personas –mayores, jóvenes y niños– cantar, bailar, tocar la guitarra o dar pal-mas, de manera supuestamente es-pontánea, con el sempiterno botellín de cerveza en la mano y jaleados por los "¡Olé!" y "¡Qué arte!" habituales, como si los protagonistas bus-caran más vender su arte a posibles cazatalentos que mostrar su cotidianeidad. No todo empieza y se acaba con el flamenco. Tenían mucho más que decir, pero Abel pasa de puntillas por los aspectos menos agradables, queriendo tal vez romper con la mala imagen del barrio, pero pecando de superficialidad. Así pues, el largometra-je podrá ser de interés para los amantes del flamenco popular, en estado puro, pero de escaso atractivo para aquellos que esperen encontrar en este documental algún tipo de incursión más antropológico-social. Curiosamente, los momentos más interesan-tes son aquellos en los que los distintos grupos hablan delante de las cámaras y nos ofrecen su visión sobre la vida y el mundo –la pérdida de valores, las circunstancias del barrio, los sueños de fu-turo, la lacra de la drogadicción...–, pero estas reducidas ocasio-nes no representan más que el 5% restante del metraje, con lo cual apenas merecen la pena ser tenidas en cuenta.

 

Un trabajo superficial que se limita a encadenar unas tomas tras otras sin gracia ni intención

  En el mejor de los casos, un documental parte de una pre-gunta a la que trata de dar res-puesta. En otras ocasiones, la pregunta genera multitud de cuestiones que quedan sin re-solver, pero que ayudan a es-clarecer las variables que constituyen el tema sobre el que pivotan (véase el caso de la im-prescindible "Bowling for Columbine" de Michael Moore). Abel no tenía ninguna pregunta que formular y su documental no responde a ninguna meta concreta. En este mismo sentido, cuando alguien se propone retratar una comunidad, puede optar por reflejarla en todas sus dimensiones o bien, yendo más allá, intentar derrumbar los tópicos generalizados sobre la misma. Tampoco lo consigue. Uno de los patriarcas gitanos que aparecen en la cinta se queja de que a los de su etnia sólo los buscan para dar palmas y cantar, para la fiesta, para el jolgorio y la alegría, pero por lo demás, la sociedad y las autoridades les tienen desatendidos, ignorados. La realizadora francesa les hace un flaco favor, puesto que precisa-mente lo único que nos muestra de ellos son esas palmas, esa fiesta, esa alegría, eludiendo el resto de parcelas y reforzando así ese tópico. De esta manera, "Polígono Sur" apenas penetra en otras problemáticas del barrio, como la droga, la delincuen-cia, la marginalidad, la discriminación, el paro... y nos ofrece una realidad sesgada, la de la cara bonita.

  La película recibió una Mención Es-pecial en el Festival de Cine de Berlín 2003, un reconocimiento que, creo, se debió al exotismo que para los de afuera puede tener el flamenco ejerci-tado por estos gitanos andaluces, y por compensar el olvido que sufre es-ta etnia. Es una lástima que para una vez que se les da voz a los gitanos, sólo se utilice para cantar. A mí, per-sonalmente, me interesaba mucho más conocer sus opiniones. Por lo tanto, nos encontramos ante una oportunidad desaprovechada que, como ya apuntaba, únicamente será satisfactoria para los amantes del flamenco que no busquen nada más que el qué, el quiénes y el cómo de este arte. No hay porqués. Y si no les gusta el flamenco, se pasarán toda la proyección consultando el reloj, para ver cuánto falta por concluir.

Calificación: 3 / 10

CANAL #CINE - Revista de Cine colaboradora


Imágenes de "Polígono Sur" - Copyright © 2003 Maestranza Films, Produce + e Ideale Audience. Distribuidora en España: Wanda Films. Fotos por Elisa Arroyo y Miguel Á. León. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Polígono Sur"
Añade "Polígono Sur" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos