LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

DVD
DVD
Ed. coleccionista

2 discos

Banda sonora
BANDA SONORA
John Ottman

Novelización de la película
LIBRO
Chris Claremont

Videojuego para PC
VIDEOJUEGO

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

X-MEN 2


Dirección: Bryan Singer.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 134 min.
Interpretación: Patrick Stewart (Charles Xavier / Profesor X), Hugh Jackman (Logan / Lobezno), Halle Berry (Ororo Munroe / Tormenta), Ian McKellen (Erik Lehnsherr / Magneto), Famke Janssen (Jean Grey), James Marsden (Scott Summers / Cíclope), Rebecca Romijn-Stamos (Raven Darkholme / Mística), Anna Paquin (Marie D'Ancanto / Pícara), Alan Cumming (Kurt Wagner / Rondador Nocturno), Brian Cox (William Stryker), Kelly Hu (Yuriko Oyama / Dama Mortal), Shawn Ashmore (Bobby Drake / Hombre de Hielo), Aaron Stanford (John Allerdyce / Pyros), Bruce Davison (Senador Robert Kelly), Daniel Cudmore (Piotr Rasputin / Coloso), Cotter Smith (Presidente McKenna).
Guión: Michael Dougherty y Dan Harris; badado en un argumento de Bryan Singer, David Hayter y Zack Penn.
Producción: Lauren Shuler Donner y Ralph Winter.
Música: John Ottman.
Fotografía:
Newton Thomas Sigel.
Montaje: John Ottman.
Diseño de producción: Guy Hendrix Dyas.
Dirección artística: Geoff Hubbard y Helen Jarvis.
Vestuario: Louise Mingenbach.
Estreno en USA: 2 Mayo 2003.
Estreno en España: 30 Abril 2003.

 

CRÍTICA
por David Garrido

Mismas virtudes, mismos defectos

  Dejando a un lado las inevitables li-cencias que Bryan Singer y sus guionistas se han tomado con respec-to al cómic original en esta segunda adaptación en la pantalla grande de las aventuras de los mutantes (algo por otra parte difícil de obviar para los buenos conocedores del mismo), lo primero que hay que decir de "X-Men 2" es que es una secuela que cum-ple sobradamente con todo lo que puede exigírsele a una franquicia de éxito para que la fórmula pueda seguir repi-tiéndose a lo largo de los próximos años: la permanencia del mismo equipo delante y detrás de las cámaras, una cuidada pro-ducción que dispone de más medios para seguir con la historia justo en el punto donde se dejó y multiplicar la espectacularidad de la primera entrega, sin descuidar la introducción de nuevos perso-najes mientras se profundiza en algunos de los existentes en la primera son elementos que garantizan que estamos ante una obra que probablemente provocará exactamente las mismas sensacio-nes en su público, dejando tan satisfechos a quienes disfrutaron de la primera como insatisfechos a los más críticos con aquélla.

  Y es que "X-Men 2" arranca con espectacularidad en la secuencia prólogo en la que se introduce de manera brillante al personaje de Rondador Nocturno (una exhibi-ción de efectos visuales al servicio de una secuencia trepidante) antes de mostrarnos a todos los personajes de la primera película inmersos en sus particulares problemas cuando la paranoia antimutante provoca que un megalómano con un ejercito particular desate una guerra que tiene como consecuencia la toma por asalto de la escuela de Xavier. Resulta curioso destacar la im-prevista lectura en clave política que puede hacerse de una socie-dad como la estadounidense, ampliamente formada sobre la base del miedo al diferente, enfrentada a una amenaza tan real y palpa-ble como la de estos humanos evolucionados a una raza superior, lo que ahonda en la idea (ya expresada en la primera parte) de la contraposición de las dos posturas sobre las relaciones entre humanos y mutantes que representan Xavier y Magneto (conviven-cia pacifica y dominación por la fuerza, respectivamente) llevadas aquí al punto álgido cuando la amenaza común les obliga a adoptar una imprevista alianza. Esta parábola política resulta especialmen-te interesante en los tiempos en los que vivimos, con las tenden-cias belicistas del gobierno USA enfrentadas a un movimiento pa-cífico mundial, lo que puede legitimar una interpretación de la obra que a buen seguro no estaba en el ánimo de sus responsables cuando se llevó a cabo, y menos tratándose de la Fox, por des-contado.

  ¿Cómo se articula la película? Desde el punto de vista estric-tamente cinematográfico, con una sucesión de set pieces per-fectamente diseñadas en función de los mutantes que inter-vienen en ellas, destinadas a sacar el máximo rendimiento de los poderes y la personalidad de los mismos, lo que resulta especialmente brillante en algunas de ellas: véase la ya menciona-da primera secuencia, el despliegue del salvajismo animal de Lo-bezno en la invasión de la mansión (hay que destacar la sorpren-dente fidelidad políticamente incorrecta con la que éste es retrata-do con respecto al comic) o la espectacular fuga de Magneto de su prisión, todo un prodigio de inteligencia y buen uso de los recursos que ofrece el personaje, con una construcción visual de la escena tan apabullante como inteligente.

  Pero, ay, asimismo vuelven los errores que ya lastraban los éxitos de la primera parte y flaquea y mucho el guión de la película en dos aspectos fundamentales; el pri-mero tiene que ver con “el plan” que el megavillano de turno tiene para solu-cionar el problema mutante, carente de la más mínima lógica elemental, incluso para un producto de estas ca-racterísticas; el segundo está en los pequeños pero importantes detalles aparentemente menores, pero que de los que en el fondo depende la credibilidad del conjunto: una vez más vuelve a confundirse el hecho de que el espectador esté dispuesto a aceptar que los mutantes, con sus espectaculares po-deres, existan y sean capaces de realizar los prodigios que reali-zan, con la total falta de coherencia y lógica en algunas de las si-tuaciones y comportamientos que suceden en la pantalla, que van desde lo directamente ridículo hasta lo simplemente inaceptable para cualquier espectador con una mínima capacidad de análisis. Con el agravante añadido de que muchas de esas situaciones, inexplicablemente frecuentes, serían fácilmente evitables con la simple inclusión de alguna que otra frase de los personajes, por poner un ejemplo, que evitara al espectador la molesta sensación de ser tomado por un idiota dispuesto a aceptar sin más cuanto absurdo se le muestra en pantalla.

  Esto resulta particularmente visible en la interminable media hora final, donde la película se alarga tediosamente en el afán tanto de cerrar los múltiples cabos sueltos como en abrir otros nuevos que permitan la inevitable continuación de la franquicia, con lo que algunas de las virtudes de la primera película –su escasa duración y su agilidad narrativa– desaparecen a favor de un rompecabezas de personajes y situaciones que no supondrá un especial esfuerzo para los familiarizados con los mu-tantes a través de los coómics (a los que se hacen, de nuevo, abundantes guiños incomprensibles para la mayoría del público) pero que puede resultar algo confuso para los no iniciados, por así decirlo.

  En cualquier caso no hay que res-tarle méritos al trabajo de Bryan Singer, que vuelve una vez más a demostrar que posee un talento vi-sual más que notable a la hora de narrar una historia cuyas flaque-zas vienen más determinadas en función de los errores de guión que en su traducción visual a la pan-talla, generalmente impecable: no se le puede imputar al director, por e-jemplo, el hecho de que el personaje de Lady Deathstrike, la ayudante per-sonal de Stryker, corra el mismo destino que el brutal Dientes de Sable de la primera película y se limite a ser poco más que un pe-ligroso florero, mientras que la multiforme Mística adquiere mucha más relevancia que en la primera parte (con alguna inquietante de-mostración de sus poderes, como demuestra en cierta secuencia con Lobezno). El reparto cumple más que acertadamente con sus papeles, siendo de nuevo Hugh Jackman el que adquiere una ma-yor entidad conforme a la riqueza de su personaje, e Ian McKellen vuelve a encarnar con esa mezcla de dignidad y perverso sentido del humor al muy carismático Magneto.

  Estamos, en suma, ante una película de notable factura visual, entretenida a ratos aunque de ritmo desigual que asegura la conti-nuidad de una franquicia aprovechando la capacidad de seducción de un buen puñado de personajes y situaciones, pero a la que le queda pendiente la asignatura de un guión que esté a la altura del atractivo inicial de la propuesta y, principalmente, que no insulte a la inteligencia del espectador. Podría decirse que está muy por en-cima de la floja "Daredevil", pero un peldaño por debajo de la más compacta "Spider-Man", por citar sus dos obvios antecedentes en la adaptación de superhéroes de la Marvel.

Calificación:  


Imágenes de "X-Men 2" - Copyright © 2003 Twentieth Centy Fox, Marvel Enterprises y The Donners' Company / Bad Hat Harry. Distribuidora en España: Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Página principal de "X-Men 2"
Añade "X-Men 2" a tus películas favoritas
Opina sobre esta película en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda esta película a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

Matrix reloaded     Un diploma muy caro (Stealing Harvard)     Biker Boyz     Evil dead (Posesión infernal)     Taxi 3

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Afiliación
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos