LA BUTACA
Revista de Cine
Películas
Tráilers
Imágenes
 
   
    APUNTA TU CORREO

Cada semana los
últimos estrenos de cine

 


Compras de cine

DVD
DVD
2 discos

Banda sonora
BANDA SONORA
(Danny Elfman)

Libro
NOVELIZACIÓN
(Peter David)

Videojuego para PS2
VIDEOJUEGO
PlayStation2

FNAC

 
 
 


 

ARCHIVO DE PELÍCULAS

A B C D E F G H I J
K L M N Ñ O P Q R
S T U V W X Y Z 0-9

 

HULK
(The Hulk)


Dirección: Ang Lee.
País:
USA.
Año: 2003.
Duración: 138 min.
Interpretación: Eric Bana (Bruce Banner), Jennifer Connelly (Betty Boss), Sam Elliott (Ross), Josh Lucas (Talbot), Nick Nolte (Padre de Bruce), Paul Kersey (Bruce Banner niño), Cara Buono (Edith Banner), Todd Tesen (Joven Ross), Kevin Rankin (Harper), Celia Weston (Sra. Krensler), Daniel Dae Kim (Aide), Mike Erwin (Bruce Banner adolescente).
Guión: John Turman, Michael France y James Schamus; basado en un argumento de James Schamus sobre los personajes creados por Stan Lee y Jack Kirby.
Producción: Gale Anne Hurd, Avi Arad, James Schamus y Larry Franco.
Producción ejecutiva: Stan Lee, Kevin Feige, Cheryl A. Tkach y David Womark
Música: Danny Elfman.
Fotografía:
Fred Elmes.
Montaje: Tim Squyres.
Diseño de producción: Rick Heinrichs.
Dirección artística: John Dexter.
Vestuario: Marit Allen.
Estreno en USA: 20 Junio 2003.
Estreno en España: 4 Julio 2003.

 

CRÍTICA
por Mariano Malanga
Buenos Aires, Argentina

La doble personalidad... de un film

  Hace ya unas cuantas décadas sur-gió, en las páginas de los cómics, un personaje bastante emparentado con los héroes románticos del s. XIX y con una de las maneras más complejas de entender la condición humana. He-redero de grandes hitos en la historia de la literatura (entre los que se des-taca, por motivos de popularidad, el Dr. Jekill) aparecía ante los ojos de los lectores de este tipo de revistas, un extraño individuo: el Dr. Banner. Un apocado científico que, cuando alguna situación despertaba su ira más visceral, se trans-formaba involuntariamente en un terrible y bestial gigante verde: Hulk. Luego de una larga y versátil trayectoria, construida a través del paso por diferentes formatos e interpretaciones, hoy ha reapa-recido aquel personaje concebido como una válida y noble metáfora de nuestra inexorable dualidad. Esta vez, en la pantalla grande y a partir de una versión que, tal como otras anteriores, tiene una con-flictiva relación con su gran potencialidad artística.

  Quizá, para demasiada gente, Hulk nunca fue mucho más que un mero entretenimiento banal. Sin embargo, y en principio afortunada-mente, la realización de este film estuvo a cargo de Ang Lee. Cuál habrá sido el motivo último para que los productores, ávidos de un gran éxito de taquilla, eligieran a este director, es cosa que no im-porta demasiado. Lo importante es que, tal vez por esa misteriosa lucidez que muchas veces a lo largo de la historia han demostrado los poderosos, buscaron a alguien que fuera capaz de satisfacer sus expectativas sin por ello perder de vista la riqueza genuina de la materia prima en cuestión. Y es el caso que así lo hizo... o al menos intentó hacerlo.

  La intención, entonces, estuvo orientada en dos sentidos. El uno, rendir una especie de legítimo y aplaudible homenaje al cómic a partir de recursos formales que, aunque actualmente en desuso (quizá por el terror de atentar contra la “sagrada” ilusión de realidad o quizá por la incapacidad de operar con ellos), hace tiempo están disponibles para ampliar la expresividad del cine. El otro, reelaborar los conflictos psíquicos y/o espirituales que motivan las vicisitudes del protagonista y conducen su devenir.

  Del primer punto, en el cual por su-puesto no se debe incluir lo digital (actualmente muy usado pero siem-pre sin ningún aporte auténtico más allá de lo técnico), sólo se puede de-cir que ha dado como resultado un fu-gaz pero grato e impertinente refresco para el pacato estado en el cual se encuentra el lenguaje cinematográfico de las producciones masivas (y, en general, de las no tan masivas). Muy probablemente, la división del cuadro en varias tomas y las ingeniosas cortinillas que, reempla-zando al corte directo o al fundido, separan un plano del otro, que-darán sólo en eso y no tendrán mayor trascendencia. Es que, aun-que su confección es ajustada, ciertamente no se ha logrado que puedan aspirar a mucho mas. Sin embargo, sería deseable que sir-viesen, por lo menos, para dar lugar al comienzo de un oportuno removimiento.

 

Ang Lee rinde con esta adaptación un legítimo y aplaudible homenaje al cómic

  El segundo punto, en cam-bio, es bastante más escabro-so. Si bien queda claro que se intentó repensar la problemáti-ca dual tantas veces versiona-da, pareciera que sólo se lo-gró embarullarla y, paradójica-mente, reducirla. Ocurre que se metieron más personajes para des-plazar el núcleo conflictivo hacia una psicoanalítica triangulación fa-miliar que justifica todo el drama del personaje, pero, lamentable-mente, de esta forma dicho núcleo conflictivo no recibió el mas mí-nimo aporte... sino todo lo contrario. Muy sintéticamente, el cuadro de situación se podría enunciar así: la brutalidad latente del Dr. Banner, o sea Hulk, es aquí el producto de aquella originaria, sim-bólica y no siempre resuelta disputa entre un hombre y su padre por el amor, también simbólico, de su madre. En sí mismo, el planteo suena más que interesante y parece abrir todo el universo de la traumática metamorfosis. Sin embargo, al ver el film, uno siente que éste le agregó una causa específica y una posible solu-ción a un dilema humano tan esencial que, no sólo las excede (a estas psicoanalíticas o a cualquier otras), sino que además las re-chaza pues enturbian su contundencia. Por otro lado, es discutible que, incluso esta nueva interpretación, haya sido complejamente desarrollada a lo largo del relato.

  Más allá de todo lo dicho sobre esta producción, no se debe olvidar que se trata de un film diseñado confor-me a las rigurosas demandas del más voraz aparato de comerciali-zación cinematográfica. Siendo un indudable exponente de esa estructura, constituirse como una obra de gran valor artístico no suele ser nada fácil (sobre todo porque demanda una sagacidad extre-ma por parte del realizador). El mayor mérito de este “Hulk” de Ang Lee, entonces, es que está muy cerca de alcanzar esa meta. Qui-zá no llegue a un nivel superlativo porque sus indagaciones inte-lectuales y estéticas tienen un recorrido algo errático y cuestiona-ble. Sin embargo, lo importante es que se permite tenerlas sin que por ello pierdan efectividad ni capacidad de impacto las esperadas y bien resueltas escenas en las cuales el gigantón despliega in-creíbles aptitudes físicas y pelea con todo tipo de criaturas y apa-ratos.

Calificación: 7 / 10


Imágenes de "Hulk" - Copyright © 2003 Universal Pictures, Good Machine, Marvel Entertainment, Pacific Western y Valhalla Motion Pictures. Distribuida en España por UIP. Fotos por Peter Sorel. Todos los derechos reservados.

Página principal de "Hulk"
Añade "Hulk" a tus películas favoritas
Opina sobre "Hulk" en nuestra Lista de Cine
Suscríbete a la Lista de Cine si todavía no eres miembro
Recomienda "Hulk" a un amigo
 


OTRAS PELÍCULAS

El monje (Bulletproof monk)     The hunted (La presa)     Spider-Man     X-Men 2     Daredevil

estrenos | novedades | críticas | cartelera | preestrenos | vídeo y DVD | de compras
reportaje | especiales | carteles | buscar | afiliación | listas de cine
reseñas de un butaquero | quiénes somos | contacto

LA BUTACA
Revista de Cine online
La Butaca © 1999 Ángel Castillo Moreno. Valencia (España)
Prohibida su reproducción sin consentimiento expreso. Todos los derechos reservados.
 

 

Estrenos
Novedades
Críticas
Cartelera
Preestrenos
Vídeo y DVD
De compras
Especiales
Reportaje
Carteles
Buscar
Listas de cine
Reseñas de
un Butaquero

Top10
Afiliación
Quiénes somos
Contacto

Añadir a Favoritos